ETFs en el mercado global y mercados emergentes

Los ETFs en el mercado global y en los mercados emergentes permiten a los inversores diversificar sus inversiones fuera de Estados Unidos y beneficiarse del crecimiento de economías extranjeras.

Según las estimaciones de 2012 del Fondo Monetario Internacional (FMI), se espera que las economías emergentes crezcan dos o tres veces más rápido que economías desarrolladas como Estados Unidos.

Entre las cualidades atractivas de las economías de los mercados emergentes está el incremento de la población trabajadora, niveles de consumo en aumento y niveles de deuda relativamente bajos.

Los inversores ponen su mirada en los mercados emergentes por la posibilidad de obtener ganancias relativamente altas, impulsadas por tasas de crecimiento económico potencialmente elevadas. Sin embargo, las inversiones en los mercados emergentes suponen también mayores riesgos, como la posible inestabilidad política, fluctuaciones en los tipos de cambio y niveles más bajos de liquidez.

ETF iShares MSCI Emerging Markets

El ETF de mercados emergentes iShares MSCI Emerging Markets (NYSE:EEM) es un gigante en el mundo de los ETFs que en 2013 contaba con activos bajo gestión por valor de 40.000 millones de dólares. Es también uno de los ETFs más activos en el mundo, con una media de negocio de más de 60 millones de participaciones cada día.

El fondo replica el índice de fluctuación libre MSCI Emerging Markets, concebido para medir el comportamiento del mercado de valores en los mercados emergentes globales.

Desde 2013, el MSCI Emerging Markets Index cubre 21 países con mercados emergentes, incluyendo Brasil, Chile, China, Colombia, República Checa, Egipto, Grecia, Hungría, India, Indonesia, Corea, Malasia, México, Perú, Filipinas, Polonia, Rusia, Sudáfrica, Taiwán, Tailandia y Turquía.

El fondo, introducido en 2003, está gestionado por BlackRock y tiene una relación de gastos relativamente alta, del 0,67%.

ETF Vanguard FTSE Emerging Markets

El ETF de mercados emergentes Vanguard FTSE Emerging Markets (NYSE:VWO) sigue el comportamiento del índice FTSE Emerging. Este índice ponderado en función de la capitalización bursátil mide el comportamiento de aproximadamente 850 empresas de gran capitalización y de mediana capitalización en 22 mercados emergentes.

Introducido en 2005, VWO tenía activos bajo gestión por valor de más de 47.000 millones de dólares en 2013. Aunque el fondo tiene menos liquidez que EEM, su volumen diario es de 17 millones de participaciones negociadas cada día y tiene un ratio de gastos más bajo, del 0,18%.

ETF iShares MSCI EAFE

iShares MSCI EAFE (NYSE:EFO) es otro gran ETF global concentrado en las economías desarrolladas. En noviembre del 2013, los activos bajo gestión del fondo suponían más de 50.000 millones de dólares, con un volumen medio de 15 millones de participaciones negociadas diariamente. El fondo tiene un ratio de gastos del 0,34%.

EFO sigue el índice MSCI EAFE, que cubre acciones de capitalización grande y mediana basadas en el mercado desarrollado.

ETFs de índice bursátil

Los ETFs que replican los índices bursátiles tienen un papel prominente entre los ETFs más destacados, valorados según sus activos bajo gestión y su volumen de negociación.

Negociar con ETFs de índice bursátil permite a los inversores exponerse a un mercado más amplio con la misma facilidad que si compraran una única acción.

Los ETFs de índice bursátil pueden utilizarse también para proteger su exposición al mercado. Por ejemplo, las posiciones largas en el mercado de valores pueden protegerse vendiendo en corto un ETF de índice bursátil o comprando un ETF inverso. Sus altos niveles de liquidez y volatilidad, así como la disponibilidad de comisiones bajas para entrar y salir de las operaciones, hacen que gocen de popularidad entre los day traders.

Los factores más importantes que influyen en el movimiento de los ETFs de índice bursátil incluyen los informes de ganancias, los datos económicos y las noticias geopolíticas.

Los ETFs de índice bursátil están pensados para seguir de cerca sus índices subyacentes y, por consiguiente, el movimiento de precios refleja el movimiento del índice al que están vinculados.

ETF SPDR S&P 500

En enero de 1993, State Street Global Advisors lanzó el ETF SPDR S&P 500 (NYSE:SPY). Sus participaciones son llamadas en ocasiones “spiders”, un juego de palabras basado en su símbolo y que significa “arañas”.

El ETF SPDR replica el S&P 500, un índice basado en las capitalizaciones bursátiles de 500 grandes compañías con acciones ordinarias listadas en el NYSE o en el Nasdaq. Con mayor cobertura que Dow Jones Industrial Average, que incluye solo 30 compañías, SPDR es un punto de referencia ampliamente utilizado en la bolsa estadounidense.

En pocas palabras, una subida o bajada en el índice S&P 500 coincide con un movimiento proporcional ascendente o descendente en el ETF SPDR S&P 500.

SPDR es el mayor ETF del mundo, con un valor formidable de activos netos bajo gestión (AUM, por sus siglas en inglés) de más 160.000 millones de dólares en 2013.

Su enorme volumen medio diario alcanza una cifra de más de 100 millones de participaciones, siendo también el ETF con mayor liquidez en el mundo.

iShares Russell 2000

El segundo ETF de índice bursátil con más operaciones realizadas en el 2013 es el iShares Russell 2000 (NYSE:IWM), que sigue el índice de base amplia Russell 2000.

El ETF indexado iShares Russell 2000 proporciona a lo inversores acceso al segmento de la capitalización pequeña del mercado de valores estadounidense. El índice Russell 2000 está formado por las 2.000 compañías más pequeñas del índice Russell 3000.

Las acciones de pequeña capitalización ofrecen un gran potencial de crecimiento, pero suponen un nivel de riesgo más alto. Históricamente, las acciones de pequeña capitalización han logrado un buen rendimiento en medios donde hay una tasa de interés al alza.

Cuando el índice Russell 2000 asciende o desciende, se puede observar un movimiento equivalente en el ETF indexado iShares Russell 2000.

PowerShares QQQ

Powershares QQQ (Nasdaq:QQQ), lanzado en octubre de 1999 por Invesco Powershares Capital Management, replica el índice Nasdaq 100.

El índice Nasdaq 100 abarca gran cantidad de empresas tecnológicas e incluye las mayores compañías no financieras, domésticas e internacionales, listadas en el Nasdaq según su capitalización bursátil.

SPDR Dow Jones Industrial Average

Se trata de uno de los primeros ETFs de índice bursátil. SPDR Dow Jones Industrial Average (NYSE:DIA) se introdujo en 1998.

A sus participaciones se les llama en ocasiones “diamonds”, es decir, “diamantes”, haciendo un juego de palabras con su símbolo. El fondo está gestionado por State Street Global Advisors y replica el Dow Jones Industrial Average, un índice ponderado a partir del precio de 30 acciones estadounidenses de alto rendimiento. Dow Jones Industrial Average es uno de los más antiguos referentes mundiales en el mercado de valores y es seguido muy de cerca.

ETF Vanguard Total Stock Market

El ETF Vanguard Total Stock Market (NYSE:VTI) fue lanzado en 2001 y provee a los inversores que buscan la mayor exposición al mercado de valores estadounidense. El fondo proporciona un medio sencillo y económico de diversificar una cartera de gran capitalización.

VTI sigue el índice CRSP U.S. Total, un referente que mide la rentabilidad de inversión de todo el mercado de valores estadounidense. El índice incluye acciones de capitalización grande, mediana, pequeña y micro capitalización que se operan habitualmente en la Bolsa de Nueva York y en Nasdaq.

ETFs de materias primas

Las materias primas son un ejemplo de una clase de activos menos accesibles a los pequeños inversores hasta hace poco años. Antes de la aparición de los ETFs, los inversores en materias primas se solían limitar al mercado de futuros.

Los precios de las materias primas, por regla general, se incrementan cuando la inflación se eleva, convirtiéndose estos en una valiosa forma de resguardarse de las subidas de precios en un intento de proteger el poder adquisitivo del capital de los inversores.

También son valiosas en términos de diversificación. Los bonos tienen una relación mínima con las acciones, haciendo de ellos un instrumento eficaz para diversificar las inversiones. Las materias primas aportan incluso una mayor diversificación, al encontrarse tradicionalmente vinculadas de forma negativa a las acciones y los bonos.

Mercancías como el oro a menudo también son consideradas como un refugio seguro en períodos de incertidumbre geopolítica.

SPDR Gold Shares

En noviembre de 2004, State Street Global Advisors sacó al mercado el primer ETF de participaciones en oro bajo el nombre de SPDR Gold Shares (NYSE:GLD).

El fondo fue diseñado para replicar el precio al contado del lingote de oro. Cada participación corresponde a la propiedad de una décima parte de una onza de oro en poder de dicho fondo.

SPDR Gold Shares está respaldado físicamente, lo que significa que las participaciones que emite son respaldadas por reservas de este metal precioso. El oro se almacena en Londres en la cámara de seguridad del HSBC.

Cuando el precio del oro aumenta o disminuye, GLD sube o baja. Los factores clave que influyen en la oscilación del precio del oro comprenden el nivel de producción y demanda, la cotización del dólar y las políticas del banco central.

iShares Silver Trust

El segundo mayor ETF que se ocupa de una única materia prima es iShares Silver Trust (NYSE:SLV). Lanzado en 2006 y gestionado por BlackRock es un fondo diseñado para seguir el precio al contado del lingote de plata.

En comparación con el oro, la utilización industrial de la plata está más extendida y su precio está sujeto a mayor volatilidad debido a que es un mercado más reducido.

Similar a GLD, una participación de SLV corresponde a la propiedad de algo menos de una onza de plata. Los principales factores que influyen en el precio de la plata incluyen la demanda industrial y de consumo, el precio del oro y la cotización del dólar.

United States Oil Fund LP

El petróleo crudo, a veces llamado “oro negro”, es otra de las materias primas más destacadas y observadas más atentamente del mundo.

Comercializado en 2006, el fondo está vinculado al valor de futuros del crudo ligero y dulce negociados en la Bolsa Mercantil de Nueva York (la propiedad y gestión de NYMEX corresponde al CME Group).

En muchos casos, como en el de United States Oil Fund, los ETFs invierten en el mercado de futuros por sus elevados niveles de liquidez disponibles.

Los futuros de crudo ligero y dulce del NYMEX son la referencia del crudo que cuenta con la mayor liquidez en el mercado global y el producto energético más negociado en el mundo entero.

Los factores que influyen en el precio del crudo incluyen la oferta en términos de producción, el nivel de reservas de petróleo, el nivel de demanda y los acontecimientos geopolíticos. El incremento de los niveles de producción y reservas tienden a forzar el descenso del precio del crudo, mientras que la disminución de esos niveles causa una inflación de este. Las noticias y sucesos geopolíticos, particularmente los de Oriente Medio, pueden influir en el precio del petróleo. Si se percibe una amenaza a los niveles de abastecimiento, se elevarán los precios.

United States Natural Gas Fund LP

United States Natural Gas Fund LP (NYSE:UNG) debutó en 2007 y es otro de los principales ETFs en el sector de la energía. El fondo está vinculado a los futuros de gas natural en NYMEX, el contrato con mayor liquidez de los mercados de gas natural.

Los factores que influyen en el precio del gas natural abarcan los niveles de producción, las importaciones, el nivel de reservas subterráneas, las condiciones meteorológicas y el precio del petróleo. Como ocurre con el crudo, el incremento en los niveles de producción y reservas tiende a provocar el descenso del precio del gas natural y, cuando disminuyen los niveles, sucede lo contrario. El clima y los precios del petróleo afectan a los niveles de demanda. El petróleo es visto como un posible sustituto del gas natural en algunos casos.

Powershares DB Commodity Index Tracking Fund

Powershares DB Commodity Index Tracking Fund (NYSE:DBC), comercializado en 2006, ofrece una opción a los inversores que buscan invertir en una cesta de materias primas.

El fondo replica el índice DBIQ Optimum Yield Diversified Commodity, compuesto de contratos de futuros sobre 14 de los materias primas físicas con mayor liquidez en el mundo, abarcando energía, agricultura y metales. Los productos incluidos en este índice son: crudo ligero y dulce (WTI), fuelóleo, gasolina RBOB, gas natural, crudo Brent, oro, plata, aluminio, zinc, cobre, maíz, trigo, soja y azúcar.

Los principales factores que influyen en los precios de las materias primas en su conjunto son la oferta y la demanda, los niveles de existencias, los tipos de cambio y el nivel de inflación.

Conclusión

La rápida expansión del universo ETF es claro testimonio de su popularidad entre los inversores y de su efectividad para posibilitar una amplia variedad de asignación de activos. Los ETFs proporcionan un vehículo versátil y rentable para la diversificación de la cartera, tanto la de inversores pequeños como la de los grandes inversores. Es importante que, al contrario que los fondos mutuos, el gran nivel de transparencia que ofrecen los ETFs da poder a los inversores, ya que estos pueden tener una mayor comprensión del producto en el que invierten.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis