Una de las mayores fuentes de confusión para los nuevos en el mercado de divisas es el estándar para cotizar monedas. En esta sección vamos a repasar las cotizaciones de divisas y la forma en que se opera con ellas.

Interpretar una cotización

Cuando se cotiza una moneda, se hace frente a otra moneda, por lo que el valor de una se refleja a través del valor de otra. Por lo tanto, si está tratando de determinar el tipo de cambio entre el dólar de EE. UU. (USD) y el yen japonés (JPY), la cotización de la divisa se vería así:

Esto se conoce como par de divisas. La moneda de la izquierda de la barra es la moneda base, mientras que la moneda de la derecha se denomina contra-divisa. La divisa de referencia (en este caso, el dólar de EE. UU.) es siempre igual a una unidad (en este caso, 1 US$), y la moneda cotizada (en este caso, el yen japonés) es a lo que equivale la unidad base en la otra moneda. La cotización significa que 1 US$ = 119,50 ¥ japoneses.

En otras palabras, un 1 US$ puede comprar 119,50 ¥ japoneses.

Divisa directa cotizada vs. Divisa indirecta cotizada

Hay dos formas de cotizar un par de divisas, ya sea directa o indirectamente. Una cotización de una divisa directa es simplemente un par de divisas en el que la moneda nacional es la divisa cotizada. Una cotización indirecta es un par de divisas donde la moneda nacional es la divisa base. Así que si consideraba el dólar canadiense como la moneda nacional y el dólar de EE. UU. como la moneda extranjera, una cotización directa sería USD/CAD, mientras que una cotización indirecta sería CAD/USD. En la cotización directa varía la moneda nacional, y la base, o en moneda extranjera, se mantiene fija en una unidad. En la cotización indirecta, por otra parte, la moneda extranjera es variable y la moneda nacional se fija en una unidad.

Por ejemplo, si Canadá es la moneda nacional, una cotización directa sería 1,18 USD/CAD y USD significa que el otro 1 $ compra 1,18 C$. La cotización indirecta para esto sería la inversa (1/1,18), 0,85 CAD/USD, es decir, con 1 C$, puede adquirir 0,85 US$.

En el mercado spot de divisas, la mayoría de las monedas se negocian frente al dólar de EE. UU., y el dólar de EE. UU. es con frecuencia la moneda base en el par de divisas. En estos casos, se denomina cotización directa. Esto se aplicaría al par de divisas USD/JPY anterior, lo que indica que 1 US$ es igual a 119,50 ¥ japoneses.

Sin embargo, no todas las monedas tienen el dólar de EE. UU. como base. Las divisas de la Reina, las monedas que históricamente han tenido relación con Gran Bretaña, por ejemplo, la libra esterlina, el dólar australiano y el dólar de Nueva Zelanda, todas están cotizadas como moneda base frente al dólar de EE. UU. El euro, que es relativamente nuevo, se cotiza también así. En estos casos, el dólar de EE. UU. es la contra-divisa, y el tipo de cambio es una cotización indirecta. Esta es la razón por la que la cotización EUR/USD es 1,25, por ejemplo, porque significa que un euro equivale a 1,25 dólares estadounidenses.

La mayoría de los tipos de cambio de divisas se cotizan a cuatro dígitos después del punto decimal, con la excepción del yen japonés (JPY), que se cotiza a dos cifras decimales.

Cruce de divisa

Cuando se da una cotización de una divisa sin el dólar de EE. UU. como uno de sus componentes, se denomina cruce de divisa. Los pares de divisas cruzadas más comunes son el EUR/GBP, EUR/CHF y el EUR/JPY. Estos pares de divisas amplían las posibilidades de negociación en el mercado de divisas, pero es importante tener en cuenta que no son tan codiciados (es decir, por ejemplo no se opera con ellos de forma tan activa).

Oferta y demanda

Al igual que con la mayoría de operaciones en los mercados financieros, cuando opera con un par de divisas, hay un precio de oferta (compra) y un precio de venta (venta). Estos están en relación a la moneda base. En la compra de un par de divisas (en largo), el precio de venta se refiere a la cantidad de moneda cotizada que tiene que ser pagada con el fin de comprar una unidad de la moneda base, o hasta qué punto el mercado va a vender una unidad de la divisa base en relación con la moneda cotizada.

El precio de la oferta se utiliza al vender un par de divisas (ir en corto) y refleja la cantidad de moneda cotizada que se obtiene al vender una unidad de la moneda base, o hasta qué punto el mercado va a pagar por la citada moneda con respecto a la moneda base.

La cotización de antes de la barra es el precio de la oferta, y los dos dígitos después de la barra representan el precio de venta (normalmente solo se cotizan los dos últimos dígitos del precio completo). Tenga en cuenta que el precio de la oferta es siempre menor que el precio de venta. Veamos un ejemplo:

Si quiere comprar este par de divisas, significa que va a comprar la divisa base y por lo tanto está buscando en el precio de venta para ver cuánto (en dólares canadienses) el mercado cobrará por dólares estadounidenses. De acuerdo con el precio de venta, se puede comprar un dólar EE. UU. con 1,2005 dólares canadienses.

Sin embargo, con el fin de vender este par de divisas, o vender la divisa base a cambio de la moneda de la cotización, tendría que ver el precio de la oferta. Esto indica que el mercado va a comprar la moneda base de 1 US$ (que se vende en el mercado de la divisa base) por un precio equivalente a 1,2000 dólares canadienses, que es la moneda cotizada.

La moneda que se cotiza primero (la moneda base) es siempre con la que se lleva a cabo la transacción. Se compra o vende la divisa base. Dependiendo de cuál es la moneda que desea utilizar para comprar o vender la base, hay que tener en cuenta la tasa de cambio de contado del par de divisas correspondientes para determinar el precio.

Spreads y pips

La diferencia entre el precio de compra y el precio de venta se denomina diferencial (spread). Si tenemos en cuenta la siguiente cotización: EUR/USD = 1,2500/03, el diferencial sería 0,0003 o 3 pips, también conocidos como puntos. A pesar de que estos movimientos pueden parecer insignificantes, incluso el cambio de punto más pequeño puede resultar en miles de dólares ganados o perdidos debido al apalancamiento. Una vez más, esta es una de las razones por las que los especuladores se sienten tan atraídos por el mercado de divisas, ya que incluso el más mínimo movimiento de precios puede resultar en un gran beneficio.

El pip es la cantidad más pequeña que un precio puede moverse en cualquier cotización de una divisa. En el caso del dólar de EE. UU., euro, libra esterlina o el franco suizo, un pip sería 0,0001. Con el yen japonés, un pip sería 0,01, ya que esta moneda cotiza a dos decimales. Así, en una cotización de la divisa de USD/CHF, el pip sería 0,0001 francos suizos. La mayoría de las divisas cotizan dentro de un rango de 100 a 150 pips por día.

Pares de divisas en los mercados de forwards y futuros

Una de las diferencias técnicas fundamentales entre los mercados de divisas es la forma en la que cotizan las divisas. En los mercados de forwards o futuros, las divisas siempre cotizan en relación al dólar de EE. UU. Esto significa que los precios se establecen según cuántos dólares estadounidenses se necesitan para comprar una unidad de la otra moneda. Hay que recordar que en el mercado al contado algunas monedas se cotizan frente al dólar de EE. UU., mientras que para otros, el dólar de EE. UU. se cotiza en su frente. Por ello, las cotizaciones de los mercados de forwards o futuros y las cotizaciones del mercado al contado no siempre son paralelas.

Por ejemplo, en el mercado al contado, la libra esterlina se cotiza frente al dólar de EE. UU. como GBP/USD. Se trata de la misma manera que se cotizaría en los mercados de forwards y futuros. Por lo tanto, cuando la libra esterlina suba, aumentará en los mercados de forwards y futuros.

Por otro lado, cuando se tiene en cuenta el tipo de cambio para el dólar de EE. UU. y el yen japonés, el primero se cotiza frente al último. En el mercado al contado, la cotización podría ser por ejemplo 115, lo que significa que un dólar de EE. UU. compraría 115 yenes japoneses. En el mercado de futuros, cotizaría (1/115) o 0,0087, lo que significa que 1 yen japonés compraría 0,0087 dólares estadounidenses. Por lo tanto, un aumento en la tasa al contado USD/JPY equivaldría a un descenso de la tasa de futuros JPY porque el dólar EE. UU. se habría fortalecido frente al yen japonés y por lo tanto un yen japonés podría comprar menos dólares estadounidenses.

Ahora que sabe un poco más acerca de cómo cotizan las divisas hablaremos sobre las ventajas y riesgos de operar con divisas.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis