telegramyoutube

Los contratos de futuros tratan de predecir el valor de un índice o una mercancía en alguna fecha en el futuro. Los especuladores del mercado de futuros pueden utilizar diferentes estrategias para aprovechar el aumento y la disminución de los precios. Las más comunes son operar en largo, en corto y spread

Operar en largo

Cuando un inversor opera en largo establece un contrato en el que acuerda comprar y recibir la entrega del subyacente a un precio fijo, lo que significa que trata de beneficiarse de un esperado aumento de precio futuro.

Por ejemplo, digamos que, con un margen inicial de 2.000 $, el especulador Joe compra un contrato de septiembre de oro (COMEX:GOLD) a 350 $ la onza, para un total de 1.000 onzas o 350.000 $. Al comprar en junio, Joe opera en largo, con la expectativa de que el precio del oro subirá en el momento en que expire el contrato en septiembre.

En agosto, el precio del oro aumenta 2 $ hasta 352 $ la onza y Joe decide vender el contrato con el fin de lograr un beneficio. El contrato de 1.000 onzas tendría ahora un valor de 352.000 $ y el beneficio sería de 2.000 $. Dado el alto nivel de apalancamiento (recordemos que el margen inicial fue de 2.000 $), al operar en largo Joe obtuvo un beneficio del 100%.

Por supuesto, lo contrario sería cierto si el precio del oro por onza hubiera caído en 2 $. El especulador habría tenido una pérdida del 100%. Es también importante recordar que durante todo el tiempo que Joe tuvo el contrato, el margen podría haber caído por debajo del nivel de margen de mantenimiento. Por lo tanto, habría tenido que responder a varios ajustes de margen, lo que hubiera resultado en pérdidas aún más grandes o menores beneficios.

Operar en corto

Un especulador que opera en corto, es decir, que establece un contrato de futuros al acordar vender y entregar el subyacente a un precio fijo, está tratando de obtener un beneficio ante la disminución de los niveles de precios. Con la venta ante la subida, el contrato puede recomprarse en el futuro a un precio más bajo, lo que genera así un beneficio para el especulador.

Pongamos como ejemplos que Sara investigó y llegó a la conclusión de que el precio del petróleo iba a disminuir en los próximos seis meses. Ella podría vender un contrato hoy al precio corriente más alto, y comprar de nuevo dentro de los próximos seis meses después de que el precio hubiera disminuido. Esta estrategia se llama operar en corto y se utiliza cuando los especuladores se aprovechan de un mercado en retroceso.

Supongamos que, con un depósito de margen inicial de 3.000 $, Sara vende un contrato de petróleo crudo de mayo (un contrato equivalente a 1.000 barriles) a 25 $ por barril, por un valor total de 25.000 $.

Para marzo, el precio del petróleo había alcanzado los 20 $ el barril y Sara sintió que era el momento de sacar provecho de sus beneficios. Por ello volvió a comprar el contrato que se valoró en 20.000 $. Al operar en corto, Sara obtuvo un beneficio de 5.000 $. No obstante, si Sara no hubiera investigado y hubiera tomado una decisión diferente, su estrategia podría haber terminado siendo una gran pérdida.

Spread

Como puede ver, las operaciones en largo y en corto son posiciones que básicamente implican la compra o venta de un contrato ahora con el fin de aprovechar el aumento o la disminución de los precios en el futuro. Otra estrategia común utilizada por los operadores de futuros se denomina spread.

Esta estrategia supone el aprovechamiento de la diferencia de precio entre dos contratos diferentes del mismo producto. Se considera que es una de las formas más conservadoras de negociación en el mercado de futuros, ya que es mucho más segura que la negociación de contratos de futuros en largo o en corto.

Hay muchos tipos diferentes de spreads, entre los que se incluyen:

  • Spread calendario. Consiste en la compra y venta simultánea de dos futuros del mismo tipo, que tienen el mismo precio, pero con diferentes fechas de entrega.
  • Spread intermercado. En este caso el inversor, con contratos del mismo mes, opera en largo en un mercado y en corto en otro. Por ejemplo, el inversor puede operar en corto en junio con trigo y en largo con panceta de cerdo.
  • Spread intercambiario. Se trata de cualquier tipo de spread en el que cada posición se crea en diferentes bolsas de futuros. Por ejemplo, el inversor puede crear una posición en el Chicago Board of Trade (CBOT) y en el Mercado Internacional de Futuros y Opciones de Londres (LIFFE).
Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar