Los actores del mercado de futuros se dividen en dos categorías: hedgers y especuladores.

Los hedgers

Los agricultores, los fabricantes, importadores y exportadores pueden considerarse hedgers. Un hedger compra o vende en el mercado de futuros para fijar el precio futuro de un producto destinado a ser vendido en una fecha posterior en el mercado de dinero en efectivo. Esto ayuda a proteger contra los riesgos de precio.

Los titulares de la posición larga en los contratos de futuros (los compradores de la mercancía) tratan de asegurar un precio tan bajo como sea posible. Los titulares de posiciones en corto del contrato (los vendedores de la mercancía) quieren asegurar un precio tan alto como sea posible. El contrato de futuros, sin embargo, proporciona un precio definitivo para ambas partes, lo que reduce los riesgos asociados a la volatilidad de los precios. Cubrirse por medio de contratos de futuros también puede servir como medio para bloquear un margen de precio aceptable entre el coste de la materia prima y el precio de venta del producto final vendido.

Los especuladores

Sin embargo, otros participantes del mercado no tienen como objetivo minimizar el riesgo, sino que se beneficien de la naturaleza de riesgo del mercado de futuros. Estos son los especuladores, y su objetivo es aprovechar el cambio de precio del que los hedgers se intentan proteger. Los hedgers quieren minimizar el riesgo, independientemente del producto en el que inviertan, mientras que los especuladores quieren aumentar el riesgo y por lo tanto maximizar sus beneficios.

En el mercado de futuros, un especulador que compra un contrato a precio bajo con el fin de vender caro en el futuro probablemente compraría este contrato de un hedger que lo vendería bajo ante la posible caída de los precios en el futuro.

A diferencia del hedger, el especulador en realidad no busca ser dueño de la mercancía en cuestión. Más bien al entrar en el mercado lo que busca es obtener ganancias mediante la compensación ante la subida y bajada de precios a través de la compra y venta de contratos.

En un mercado de continuos cambios, los especuladores y hedgers se benefician entre sí. Cuanto más se acerque la fecha de vencimiento del contrato, más sólida será la información relacionada con el producto en cuestión. Por lo tanto, todos pueden esperar un reflejo más exacto de la oferta y la demanda y el precio correspondiente.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis