telegramyoutube

En el mercado de futuros, el margen tiene una definición distinta de su definición en el mercado de valores, donde el margen consiste en el uso de dinero prestado para comprar valores. En el mercado de futuros, el margen se refiere al depósito inicial de "buena fe" hecho en una cuenta a fin de establecer un contrato de futuros. Este margen se denomina de buena fe porque este es el dinero que se utiliza para cargar las pérdidas diarias.

Cuando se abre un contrato de futuros, el mercado de futuros indicará una cantidad mínima de dinero que se debe depositar en la cuenta. Este depósito original de dinero se denomina margen inicial. Cuando se liquida el contrato, se le reembolsa el margen inicial más o menos las ganancias o pérdidas que se producen durante los contratos de futuros. En otras palabras, la cantidad en su cuenta de margen cambia todos los días, ya que el mercado fluctúa en relación con el contrato de futuros. El margen de nivel mínimo se determina en el mercado de futuros y supone generalmente entre un 5% y 10% del contrato de futuros. Estas cantidades predeterminadas del margen inicial son continuamente objeto de examen: en momentos de elevada volatilidad del mercado pueden subir los requisitos de margen inicial.

El margen inicial es la cantidad mínima necesaria para establecer un nuevo contrato de futuros, pero el margen de mantenimiento es la cantidad más baja que una cuenta puede alcanzar antes de que se necesite reemplazar. Por ejemplo, si su cuenta de margen se reduce a un cierto nivel debido a una serie de pérdidas diarias, se requieren intermediarios para hacer un ajuste de margen y un depósito adicional en su cuenta para llevar de nuevo el margen hasta la cantidad inicial.

Pongamos el ejemplo de que tiene que depositar un margen inicial de 1.000 $ en un contrato y el nivel de margen de mantenimiento es de 500 $. Una serie de pérdidas hacen caer el valor de su cuenta a 400 $. Esto entonces obligaría al intermediario a realizar un ajuste de margen, por lo que requeriría un depósito de al menos 600 $ más para que la cuenta volviera al nivel de margen inicial de 1.000 $.

Cabe recordar que cuando se hace un ajuste de margen, los fondos por lo general tienen que entregarse inmediatamente. De no ser así el intermediario puede tener derecho a liquidar su posición completamente con el fin de compensar en su nombre las pérdidas.

Las reglas del juego: la espada de doble filo

En el mercado de futuros el apalancamiento se refiere a tener el control de grandes cantidades de efectivo de las materias primas con bajos niveles de capital. Esto quiere decir que con una cantidad relativamente pequeña de dinero en efectivo puede establecer un contrato de futuros que vale mucho más de lo que inicialmente tiene que pagar (depósito en su cuenta de margen). Se dice que en el mercado de futuros, más que cualquier otra forma de inversión, los cambios de precios están muy apalancados, es decir, que un pequeño cambio en un precio de futuros puede traducirse en una enorme ganancia o pérdida.

Las posiciones en futuros están muy apalancadas porque los márgenes iniciales que son fijados por los intercambios son relativamente bajos en comparación con el valor en efectivo de los contratos en cuestión (que es parte de la razón por la cual el mercado de futuros es útil pero también muy arriesgado). Cuanto menor sea el margen en relación con el valor en efectivo del contrato de futuros, mayor será el apalancamiento. Así, con un margen inicial de 5.000 $ puede operar en largo en un contrato de futuros de 30.000 libras de café de un valor de 50.000 $, que se considerarían inversiones con un alto nivel apalancamiento.

Ya sabe que el mercado de futuros puede ser muy arriesgado y, por lo tanto, no es para los débiles de corazón. Esto lo verá más claro una vez que entienda la aritmética del apalancamiento. Las inversiones con un alto nivel de apalancamiento pueden producir dos resultados: grandes ganancias o pérdidas mayores.

Como resultado de apalancamiento, si el precio del contrato de futuros se mueve hacia arriba aunque sea ligeramente, el aumento del beneficio será grande en comparación con el margen inicial. Sin embargo, si el precio baja, el mismo alto nivel de apalancamiento producirá grandes pérdidas en comparación con el depósito de margen inicial. Pongamos por ejemplo que, en previsión de un aumento de los precios de las acciones en todos los ámbitos, compra un contrato de futuros con un depósito de garantía de 10.000 $ para un índice que actualmente es de 1.300. El valor del contrato es 250 veces el índice (por ejemplo, 250 $ x 1300 = 325.000 $), lo que significa que por cada aumento o pérdida de puntos se ganarían o perderían 250 $.

Si después de un par de meses el índice consigue un aumento del 5%, esto significaría que el índice subió 65 puntos hasta situarse en 1365. En términos de dinero, esto significaría que como inversor obtuvo un beneficio de 16.250 $ (65 puntos x 250 $), lo que supone una ganancia del 162%.

Por otro lado, si el índice disminuyó un 5%, esto se traduciría en una pérdida monetaria de 16.250 $, una gran cantidad en comparación con el depósito de margen inicial realizado para obtener el contrato. Esto significa que usted todavía tiene que pagar 6.250 $ de su bolsillo para cubrir sus pérdidas. El hecho de que un pequeño cambio del 5% en el índice pueda dar lugar a una gran ganancia o pérdida para el inversor (a veces incluso más que la inversión inicial realizada) es la aritmética arriesgada del apalancamiento. En consecuencia, ante la gran volatilidad de los precios, las mismas ganancias y pérdidas porcentuales son mucho más sustanciales en los contratos de futuros, debido a los bajos márgenes y a un alto apalancamiento.

La determinación de precios y límites

Como mencionamos anteriormente, los contratos en el mercado de futuros son el resultado de la determinación de precios competitivos. Los precios están expresados como lo estarían en el mercado de dinero en efectivo: en dólares y centavos o por unidad (onzas de oro, fanegas, barriles, puntos porcentuales, porcentajes, etc.).

Los precios de los contratos de futuros, sin embargo, tienen una cantidad mínima que se puede mover. Estos mínimos los establecen los mercados de futuros y se conocen como "ticks". Por ejemplo, la suma mínima que una fanega de grano puede subir o bajar es un cuarto de un centavo de dólar. Para los inversores de futuros es importante entender cómo el movimiento de precios mínimos para cada producto afectará al tamaño del contrato de que se trate. Si tenía un contrato de trigo para 5.000 fanegas, el movimiento del precio mínimo sería de 12,50 $ (0,0025 $ x 5.000).

Los precios de futuros también tienen un límite de variación de precios que determina los precios entre los cuales los contratos pueden negociarse sobre una base diaria. El límite de cambio de precio se suma y resta al del cierre del día anterior y los resultados siguen siendo los límites superiores e inferiores del precio para el día.

Pongamos como ejemplo que el límite de cambio en el precio de la onza de plata es de 0,25 $. Ayer, el precio por onza cerró a 5 $. El límite superior de precio actual de la plata sería de 5,25 $ y el límite inferior sería de 4,75 $. Si en cualquier momento durante el día el precio de los contratos de futuros de la plata alcanza cualquier límite, el intercambio cierra todas las operaciones de futuros de plata del día. Al día siguiente, los nuevos límites se calculan de nuevo sumando y restando 0,25 $ al cierre del día anterior. Cada día la onza de plata puede aumentar o disminuir 0,25 $ hasta que se encuentre un precio de equilibrio. Puesto que las operaciones terminan si los precios alcanzan su límite diario, puede haber ocasiones en las que no es posible liquidar una posición de futuros existentes si uno quiere.

El intercambio puede revisar este límite de precio si lo considera necesario. No es raro que el intercambio elimine los límites de precios diarios en el mes en que expire el contrato (entrega o "spot" mensual). Esto se debe a que las operaciones son a menudo volátiles durante este mes, ya que los vendedores y compradores tratan de obtener el mejor precio posible antes de la expiración del contrato.

Con el fin de evitar cualquier ventaja injusta, el CTFC y las bolsas de futuros imponen límites a la cantidad total de los contratos o unidades de un producto en el que cualquier persona puede invertir. Estos son los conocidos como límites de posición y aseguran que ninguna persona puede controlar el precio de mercado para un producto en particular.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar