Los futuros son contratos financieros que obligan al comprador a adquirir un activo o al vendedor a vender un activo, tal y como puede ser el caso de un producto físico o un instrumento financiero, en una fecha futura y a un precio predeterminado. Los contratos de futuros detallan la calidad y cantidad del activo subyacente. Están estandarizados para facilitar la negociación en un mercado de futuros. Algunos contratos de futuros pueden exigir la entrega física del activo, mientras que otros se liquidan en efectivo.

Los mercados de futuros se caracterizan por la capacidad de utilizar un apalancamiento muy alto en relación con los mercados de valores. Los futuros pueden ser utilizados para cubrir o especular sobre el movimiento del precio del activo subyacente. Por ejemplo, un productor de maíz podría utilizar los futuros para asegurarse un cierto precio y reducir el riesgo, o cualquiera podría especular sobre el movimiento de los precios del maíz operando en largo o corto utilizando futuros.

La diferencia principal entre opciones y futuros es que las opciones dan al tenedor el derecho a comprar o vender el activo subyacente al vencimiento, mientras que el titular de un contrato de futuros está obligado a cumplir con los términos de su contrato. En la vida real la tasa de ejecución real de los bienes subyacentes especificados en los contratos de futuros es muy baja, ya que los beneficios de los contratos de cobertura o especulación se pueden tener en gran medida sin llegar a mantener el contrato hasta el vencimiento y la entrega de la mercancía. Por ejemplo, si operara en largo en un contrato de futuros, podría operar en corto con el mismo tipo de contrato para compensar su posición. Esto sirve para salir de su posición, al igual que la venta de una acción en los mercados de valores cierra una operación.

Especulación con futuros

Los contratos de futuros se utilizan para gestionar los posibles movimientos de los precios de los activos subyacentes. Si los participantes del mercado anticipan un aumento en el precio de un activo subyacente en el futuro, podrían posiblemente ganar al adquirir el activo en un contrato de futuros y venderlo posteriormente a un precio más alto en el mercado al contado o aprovecharse de la diferencia de precio favorable a través de la liquidación en efectivo. Sin embargo, también podrían perder si el precio de un activo llegara a estar por debajo del precio de compra especificado en el contrato de futuros. Por el contrario, si se espera que el precio de un activo subyacente caiga, algunos pueden vender el activo de un contrato de futuros y comprar de nuevo más tarde a un precio más bajo en el mercado al contado.

La cobertura con futuros

El propósito de la cobertura no es sacar provecho de los movimientos de precios favorables, sino evitar las pérdidas por los cambios de precios que puedan ser desfavorables y, en el proceso, mantener un resultado financiero predeterminado según lo permitido por debajo del precio de mercado actual. Cuando se gana en los contratos de futuros, siempre hay una pérdida en el mercado ocasional, o viceversa. Con la compensación de dicha pérdida y ganancia, la cobertura bloquea el precio actual aceptable del mercado.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis