Durante el boom de las puntocom de finales de 1990, la noción de inversión de dividendo era de risa. En aquel entonces, todo iba en porcentajes de dos dígitos, y nadie quería perder el tiempo con una ligera ganancia del 2-3% de los dividendos. Después de todo, estábamos en la “nueva economía”: las reglas habían cambiado y las empresas que pagaban dividendos eran la “antigua economía”.

Como cantaba Bob Dylan, “Los tiempos están cambiando”. Tras el fin del mercado alcista de los años 90, de nuevo los dividendos se volvieron atractivos. Para muchos inversores las acciones que pagan dividendos han llegado a tener mucho sentido. En este artículo vamos a explicar lo que son los dividendos y qué hacer para que le convengan.

Información sobre los dividendos

Un dividendo es un pago en efectivo de las ganancias de una empresa. Lo anuncia la junta directiva de una empresa y se distribuye entre los accionistas. En otras palabras, los dividendos son la parte correspondiente a un inversor de las ganancias de una empresa como copropietario de la misma. Aparte de las estrategias de opción, los dividendos son la única manera de que los inversores se beneficien de tener acciones sin la eliminación de su participación en la compañía.

Cuando una empresa obtiene beneficios de las operaciones, la administración puede hacer dos cosas con las ganancias. Se puede optar por retenerlas, esencialmente reinvirtiéndolas en la compañía con la esperanza de crear más beneficios y por lo tanto que aumente su valor. La otra alternativa es distribuir una parte de las ganancias a los accionistas en forma de dividendos. La dirección también puede optar por la recompra de algunas de sus propias acciones, una medida que también beneficiaría a los accionistas.

Una empresa debe seguir creciendo a un ritmo superior a la media para justificar la reinversión en sí misma en lugar de pagar un dividendo. En términos generales, cuando el crecimiento de una empresa se desacelera, sus acciones no suben tanto, y los dividendos son necesarios para mantener a los accionistas. Esta desaceleración del crecimiento pasa a prácticamente todas las empresas después de alcanzar una gran capitalización de mercado. Una empresa suele llegar a un tamaño en el que ya no tiene el potencial de crecer a tasas anuales del 30-40%, independientemente de cuánto dinero se invierta de nuevo en ella. En un momento determinado, la ley de los grandes números hace que sea imposible que haya una empresa de gran crecimiento y grandes tasas de crecimiento que superan el mercado.

Los cambios presenciados en Microsoft (Nasdaq: MSFT) en 2003 son un ejemplo perfecto de lo que puede suceder cuando los niveles de crecimiento de una empresa se limitan. En enero de 2003, la compañía finalmente anunció que pagaría un dividendo: Microsoft tenía tanto dinero en efectivo en el banco que simplemente no podía encontrar suficientes proyectos en los que valiera la pena gastar. Las acciones de altos vuelos no pueden seguir creciendo para siempre.

El hecho de que Microsoft comenzara a pagar dividendos no supuso el fallecimiento de la empresa. Simplemente era una señal de que Microsoft se había convertido en una empresa enorme y había entrado en una nueva etapa de su ciclo de vida, lo que significaba que probablemente no sería capaz de duplicar y triplicarse al ritmo al que lo hizo una vez.

Los dividendos no engañan

Al elegir el pago de dividendos, la administración lo que viene a admitir es que es mejor que las ganancias de las operaciones se distribuyan a los accionistas a que se vuelvan a invertir en la empresa. Esto quiere decir que la gestión considera que la reinversión de beneficios para lograr un mayor crecimiento no va a ofrecer al accionista un rendimiento tan alto como su distribución en forma de dividendos.

Existe otra motivación para que una empresa pague dividendos: la distribución de un dividendo en constante aumento se considera como un fuerte indicio de éxito continuo de la empresa. Lo bueno de los dividendos es que no se pueden falsificar. Se pagan o no, y aumentan o disminuyen.

Este no es el caso de los ingresos, que son básicamente la mejor estimación para un contable de la rentabilidad de una empresa. Con demasiada frecuencia, las empresas deben repetir sus cuentas del pasado debido a prácticas de contabilidad agresivas, y esto puede causar problemas considerables para los inversores, que pueden haber basado las futuras predicciones de precios de acciones en función de estos resultados históricos (poco fiables).

Las tasas de crecimiento esperadas tampoco son fiables. Una empresa puede hablar de las oportunidades de crecimiento maravillosas que darán rendimientos durante varios años, pero no hay garantías de que aprovechará al máximo las ganancias reinvertidas. Cuando los planes estables de una empresa para el futuro (lo que afecta su cotización actual) no se materializan, esto afecta a la cartera de los inversores.

Sin embargo, puede estar tranquilo de que nadie le quitará sus dividendos. Por otra parte, los dividendos no pueden verse afectados por la expansión de la empresa. Los dividendos que recibe de sus acciones son suyos. Puede utilizarlos para hacer lo que quiera: pagar su hipoteca, gastarlo como ingreso discrecional o comprar las acciones de una empresa que piensa que tiene mejores perspectivas de crecimiento.

¿Quién determina la política de dividendos?

La directiva de la empresa decide qué porcentaje de las ganancias se paga a los accionistas y, a continuación, devuelve las ganancias que quedan a la empresa. Aunque los dividendos suelen pagarse de forma trimestral, es importante recordar que la empresa no está obligada a pagar dividendos cada trimestre. De hecho, la empresa puede dejar de pagar dividendos en cualquier momento, pero esto es poco frecuente, especialmente para una empresa con una larga historia de pagos de dividendos.

Si la gente estuviera acostumbrada a obtener dividendos de forma trimestral de una empresa bien establecida, una interrupción repentina en los pagos a los inversores sería similar a un suicidio financiero corporativo. A menos que la decisión de suspender el pago de dividendos se viera respaldada por algún tipo de estrategia, como por ejemplo invertir todas las ganancias acumuladas en proyectos de expansión, sería una señal de que algo va mal. Por esta razón, el consejo de administración por lo general hace un gran esfuerzo para mantener el pago de al menos la misma cantidad de dividendos.

¿En qué se parecen las acciones que pagan dividendos a los bonos?

Al evaluar los pros y los contras de acciones que pagan dividendos, también tendrá que considerar su volatilidad y el rendimiento del precio de la acción en comparación con los de las acciones que no pagan dividendos.

Debido a que las empresas públicas en general se enfrentan a las reacciones adversas de los mercados si interrumpen o reducen los pagos de dividendos, los inversores pueden estar seguros de que van a recibir los dividendos de forma regular durante el tiempo que mantengan sus acciones. Por lo tanto, los inversores tienden a confiar en los dividendos de la misma manera en la que confían en el pago de intereses de los bonos corporativos.

Puesto que pueden ser considerados como cuasi-bonos, las acciones que pagan dividendos tienden a exhibir características de fijación de precios que son moderadamente diferentes de las de las acciones de crecimiento. Esto es debido a que proporcionan un ingreso regular, similar a un bono, pero aún así proporcionan a los inversores la posibilidad de beneficiarse de la subida del precio de las acciones si a esta le va bien.

Los inversores que buscan riesgo en el potencial de crecimiento del mercado de valores, en combinación con la seguridad de los ingresos (moderadamente) fijos de los dividendos, deberían considerar las acciones con alta rentabilidad por dividendos. Una cartera con acciones que pagan dividendos es probable que sufra una menor volatilidad en los precios en comparación con una cartera de valores de crecimiento. Esta es la razón por la que los dividendos se consideran a menudo una buena inversión en época de recesión.

Conclusión

Una empresa no puede seguir creciendo para siempre. Cuando se alcanza un cierto tamaño y agota su potencial de crecimiento, la distribución de dividendos es quizás la mejor manera para asegurar que los accionistas reciban un retorno de las ganancias de la compañía. Un anuncio de dividendo puede ser una señal de que el crecimiento de la empresa se ha ralentizado, pero también evidencia una capacidad sostenible de ganar dinero. Este ingreso sostenible producirá probablemente una cierta estabilidad de precios cuando se paga regularmente en forma de dividendos. Lo mejor de todo es que tener el dinero muestra que las ganancias están ahí realmente y se pueden volver a invertir o gastar como mejor le parezca.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis