Una acción es simplemente una participación en la propiedad de una empresa. Las acciones representan un reclamo sobre los activos y ganancias de una compañía. A medida que adquiera más acciones, su participación en la propiedad de la empresa se hace mayor. Se puede decir acciones o valores, ya que significan lo mismo.

Tener acciones

Tener acciones de una empresa significa que es uno de los muchos propietarios (accionistas) de una empresa y, como tal, tiene una reclamación (aunque por lo general muy pequeña) de todo lo que la empresa posee. Sí, esto significa que, técnicamente, es el propietario de una pequeña parte de cada mueble, cada marca, y todos los contratos de la empresa. Como propietario, tiene derecho a su parte de las ganancias de la compañía, así como a los derechos de voto correspondientes a las acciones.

Una acción está representada por un certificado de acciones. Se trata de un papel que prueba su propiedad. En la era tecnológica de hoy en día, en realidad no se llega a ver este documento, ya que las agencias mantienen estos registros electrónicamente. Esto se hace para que sea más fácil operar con las acciones. En el pasado, cuando una persona quería vender sus acciones, esta llevaba físicamente los certificados hasta la agencia. Ahora, operar haciendo clic con el ratón o mediante una llamada telefónica ha hecho que todo esto sea mucho más fácil para todos.

Ser accionista de una empresa pública no significa que tenga derecho a decidir en el funcionamiento del día a día de la misma. Esto quiere decir que su voto por acción para elegir al consejo de administración en la junta anual es el grado de poder que tiene sobre la empresa. Por ejemplo, ser accionista de Microsoft no quiere decir que pueda llamar a Bill Gates y decirle cómo cree que la empresa debe actuar. En esta misma línea, ser accionista de Anheuser Busch no significa que pueda ir a la fábrica y coger libremente una Bud Light.

Se supone que la dirección de la empresa debe aumentar el valor de la misma para los accionistas. Si esto no sucede, los accionistas pueden votar para que el equipo gestor sea reemplazado, al menos en teoría. En realidad, los inversores individuales como usted y yo no poseemos suficientes acciones para tener una influencia importante en la empresa. Son los grandes inversores institucionales y empresarios multimillonarios los que toman las decisiones.

Para los accionistas ordinarios, no ser capaz de gestionar la empresa no es un gran problema. Después de todo, la idea es que usted no quiere tener que trabajar para ganar dinero, ¿verdad? La importancia de ser accionista es que tiene derecho a una parte de las ganancias de la compañía y tener un reclamo sobre los activos. Los beneficios se pagan a veces en forma de dividendos. Cuantas más acciones tenga, mayor será la parte de beneficios que reciba. Su reclamo sobre los activos solo es relevante si una empresa recurre al impago. En caso de liquidación, recibirá lo que queda después de haber pagado a todos los acreedores. Vale la pena repetir esto: la importancia de la propiedad de acciones es su reclamo sobre los activos y los ingresos. Sin esto, la acción no valdría nada.

Otra característica muy importante de las acciones es su responsabilidad limitada, lo que significa que, como propietario de una acción, no responde personalmente con sus activos si la empresa no es capaz de pagar sus deudas. Otras empresas, como las asociaciones, se configuran de manera que si la sociedad va a la quiebra los acreedores pueden recurrir a los socios (accionistas) personalmente y vender su casa, coche, muebles, etc. Con las acciones lo máximo que puede perder es el valor de su inversión. Incluso si una empresa de la que es accionista va a la quiebra, nunca podrá perder sus bienes personales.

Deuda y capital

¿Por qué emite acciones una empresa? ¿Por qué los fundadores comparten los beneficios con miles de personas cuando se podrían guardar las ganancias para sí mismos? La razón es que en algún momento todas las empresas necesitan recaudar dinero. Para ello, las empresas pueden pedir un préstamo o vender parte de la empresa, lo que se conoce como la emisión de acciones.

Una empresa puede pedir prestado mediante la adopción de un préstamo de un banco o mediante la emisión de bonos. Ambos métodos se incluyen en el marco de la financiación de la deuda. Por otra parte, la emisión de acciones se denomina financiación de capital. La emisión de acciones es ventajosa para la empresa, ya que no requiere a la empresa devolver el dinero o hacer pagos de intereses. Todo lo que los accionistas reciben a cambio de su dinero es la esperanza de que algún día las acciones valdrán más de lo que pagaron por ellas. La primera venta de una acción, que se emite por la propia empresa privada, se llama oferta pública inicial (OPI).

Es importante que usted entienda la diferencia entre una empresa a través de la financiación de la deuda y la financiación a través de capital. Al comprar una inversión de deuda como un bono, se le garantiza la devolución de su dinero, junto con el pago de los intereses prometidos. Este no es el caso de una inversión de capital. Al convertirse en propietario, asume el riesgo de que la empresa no tenga éxito, ya que, al igual que un pequeño empresario no tiene garantizado un rendimiento, los accionistas tampoco.

Como propietario, su reclamo sobre los activos es menor que el de los acreedores. Esto significa que si una empresa va a la quiebra y liquida, como accionista no recibe dinero hasta que los bancos y tenedores de bonos hayan sido pagados. Esto se denomina prioridad absoluta. Los accionistas ganan mucho si una compañía tiene éxito, pero también pueden llegar a perder toda su inversión si se da el caso contrario.

Riesgo

bHay que enfatizar que no hay garantías cuando se trata de acciones individuales. Algunas compañías pagan dividendos, pero muchas otras no lo hacen. Y no hay ninguna obligación de pagar dividendos incluso para aquellas empresas que tradicionalmente los han dado. Sin dividendos un inversor puede ganar dinero con una acción solo si se revaloriza en el mercado. En el peor de los casos, ninguna acción puede ir a la quiebra, lo único que puede pasar es que no valga nada.

Aunque la palabra riesgo tenga connotaciones negativas, también tiene un lado positivo. Cuanto mayor riesgo tenga una inversión, mayores serán los rendimientos. Esto es lo que ha hecho que las acciones hayan superado históricamente a otras inversiones, como los bonos o cuentas de ahorro. A largo plazo, una inversión en acciones históricamente ha tenido un rendimiento promedio de alrededor del 10-12%.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis