telegramyoutube

¿Qué es la compra en el margen?

Imagínese la siguiente situación: está sentado en una mesa de blackjack y el concesionario le lanza un as. Le gustaría aumentar su apuesta, pero tiene poco dinero en efectivo. Por suerte, su amigo se ofrece a prestarle 50 $ y le dice que le puede pagar después. Es tentador, ¿verdad? Si le salen buenas cartas, puede ganar mucho dinero y devolverle a su compañero sus 50 $ incluso con intereses. Pero, ¿y si pierde? No solo habrá perdido su apuesta, sino que aún le deberá 50 $ a su amigo. El préstamo de dinero en el casino implica riesgos, pero las posibilidades de obtener beneficios aumentan en gran medida. No obstante, de igual forma aumenta el riesgo.

Invertir en el margen no es necesariamente un juego. Sin embargo, se pueden encontrar algunos paralelismos entre las operaciones de margen y el casino. El margen es una estrategia de alto riesgo que puede producir un beneficio enorme si se ejecuta correctamente. El lado oscuro del margen es que se puede perder hasta la camisa y cualquier otro activo que lleve. Una de las cosas de más riesgo que invertir en el margen es hacerlo sin entender lo que está haciendo. Este tutorial le enseñará lo que necesita saber.

Antes de seguir leyendo, puede que le convenga leer nuestro tutorial sobre los aspectos básicos de las acciones, ya que si no entiende lo que es una acción, de ninguna manera debe comprarlas en el margen.

Puntos básicos

La compra en el margen consiste en pedir dinero prestado a un intermediario para la compra de acciones. Es como una especie de préstamo de intermediación. Las operaciones de margen permiten comprar más acciones de lo que podría en circunstancias reales. Para operar en el margen se necesita una cuenta de margen, que es diferente de una cuenta de efectivo regular, con la que se opera con el dinero que hay en la cuenta. La cuenta de margen puede ser parte de su contrato de apertura de cuenta estándar o puede ser un acuerdo completamente separado. Se requiere una inversión inicial de al menos 2.000 $ para una cuenta de margen, aunque algunas casas de bolsa requieren más. Este depósito se conoce como el margen mínimo. Una vez abierta y operativa la cuenta, puede pedir prestado hasta el 50% del precio de compra de una acción. Esta parte del precio de compra que usted deposita se conoce como el margen inicial. No tiene que tener un margen de hasta el 50%. Puede pedir prestado menos, por ejemplo, un 10% o 25%. Tenga en cuenta que algunos agentes de valores requieren que se deposite más del 50% del precio de compra.

Puede mantener el préstamo tanto tiempo como quiera, siempre y cuando cumpla con sus obligaciones. En primer lugar, cuando vende las acciones en una cuenta de margen, los ingresos van a su intermediario con el reembolso del préstamo hasta que esté completamente pagado. En segundo lugar, también hay una restricción llamada margen de mantenimiento, que es el saldo mínimo que se debe mantener en la cuenta antes de que su agente le obligue a depositar más fondos o vender acciones para pagar el préstamo. Cuando esto sucede, se produce un ajuste de margen. Hablaremos de esto en detalle en la siguiente sección.

El préstamo de dinero no está exento de costes. Lamentablemente, los títulos con los que se opera en margen en la cuenta son garantía. También tendrá que pagar el interés del préstamo. Los tipos de interés se aplican a su cuenta a menos que decida hacer pagos. Con el tiempo, su nivel de deuda aumenta a medida que se acumulan cargos de interés. A medida que aumenta la deuda, aumentan los cargos de interés, y así sucesivamente.

Por lo tanto, la compra en el margen es utilizada principalmente por inversiones a corto plazo. Cuanto más tiempo mantenga una inversión, mayor será el rendimiento que se necesita para alcanzar el equilibrio. Si mantiene una inversión en el margen durante un largo período de tiempo, tendrá menos probabilidades de obtener beneficios.

No todas las acciones se pueden comprar en el margen. La Junta de la Reserva Federal regula con qué acciones se puede operar. Como regla general, los brókeres no permiten a los clientes comprar acciones de poco valor, acciones negociadas over-the-counter (OTCBB) u ofertas públicas iniciales (OPI) en el margen debido a los riesgos del día a día involucrados con este tipo de acciones. Los agentes de valores individuales también pueden optar por no comprar en margen determinadas acciones, por lo que es importante que le confirmen qué restricciones existen en su cuenta de margen.

Un ejemplo de poder de compra

Supongamos que deposita 10.000 $ en su cuenta de margen. Como pone el 50% del precio de compra, esto significa que tiene 20.000 $ de poder de compra. Por lo tanto, si compra 5.000 $ de valor de acciones, aún dispone de 15.000 $ de poder de compra. Tiene suficiente dinero en efectivo para cubrir esta transacción y no interviene en su margen. Comienza a tomar prestado dinero solo cuando compra títulos por valor de más de 10.000 $.

Esto nos lleva a un punto importante: el poder adquisitivo de una cuenta de margen cambia diariamente en función del movimiento de los precios de los títulos con apalancamiento en la cuenta. Más adelante en el tutorial repasaremos lo que sucede cuando los valores suben o bajan.

¿Por qué utilizar el margen?

Todo es cuestión de apalancamiento. Así como las empresas piden prestado dinero para invertir en proyectos, los inversores pueden pedir dinero prestado y aprovechar el dinero que invierten. El apalancamiento amplifica cada punto de subida de una acción. Si tiene que elegir la inversión adecuada, el margen puede aumentar en gran medida su beneficio.

Un margen inicial del 50% le permite comprar hasta el doble de la cantidad de acciones que podría comprar solo con el dinero en su cuenta. Es fácil ver cómo se podría conseguir mucho más dinero mediante el uso de una cuenta de margen que mediante la negociación desde una posición de efectivo puro. Lo que realmente importa es si su acción sube o no. El mundo de las inversiones siempre debatirá si es posible escoger sistemáticamente las acciones ganadoras. No nos detendremos en eso, pero cabe señalar que el margen sí ofrece la oportunidad de completar sus rendimientos.

La mejor manera de demostrar el poder de apalancamiento es con un ejemplo. Imaginemos una situación en la que todos nos gusta estar: grandes beneficios.

Seguiremos con los valores de 20.000 $ comprados utilizando 10.000 $ en margen y 10.000 $ en efectivo. Cory's Tequila cotiza a 100 $ y siente que va a subir de manera espectacular. En circunstancias normales solo podría comprar 100 acciones (100 x 100 $ = 10.000 $). Puesto que invierte en el margen, puede comprar 200 acciones (200 x 100 $= 20.000 $).

Cory's Tequila contrata a Jennifer López como portavoz y el precio de las acciones se dispara un 25%. Su inversión tiene ahora un valor de 25.000 $ (200 acciones x 125 $) y decide retirar el dinero. Después de pagar a su agente los 10.000 $ que pidió prestado, obtiene 15.000 $, y 5.000 $ por lo tanto sería su ganancia. Esto supone un rendimiento del 50% a pesar de que las acciones solo aumentaron un 25%. Tenga en cuenta que para simplificar esta operación no hemos incluido comisiones e intereses que se deducirían de su beneficio.

El temido ajuste de márgenes

En los mercados volátiles, los precios pueden caer rápidamente. Si el capital (valor de los títulos menos lo que le debe al agente) en su cuenta cae por debajo del margen de mantenimiento, la agencia hará un "ajuste de márgenes". Esto obliga a los inversores a liquidar ya sea su posición en la acción o añadir más dinero a la cuenta.

Así es como funciona. Supongamos que compra 20.000 $ en títulos con un préstamo de 10.000 $ de su agencia y 10.000 $ suyos. Si el valor de mercado de los títulos cae a 15.000 $, el valor de su cuenta cae a 5.000 $ (15.000 $ - 10.000 $ = 5.000 $). Si el requisito de mantenimiento es del 25%, debe tener 3.750 $ de capital en su cuenta (25% de 15.000 $ = 3.750 $). Esto estaría bien, ya que el valor de capital de 5.000 $ de su cuenta es mayor que el margen de mantenimiento de 3.750 $. Pero asumamos que el requisito de mantenimiento de la intermediación es del 40% en lugar del 25%. En este caso, el valor acumulado de 5.000 $ es menor que el margen de mantenimiento de 6.000 $ (40% de 15.000 $ = 6.000 $). Como resultado, la agencia puede solicitar un ajuste de márgenes.

Si por alguna razón no cumple con una demanda de cobertura, la agencia tiene el derecho de vender sus títulos para aumentar el capital de la cuenta hasta que esté por encima del margen de mantenimiento. Lo que puede ser aún peor es que su agente no tenga que consultarle antes de vender. En la mayoría de los acuerdos de margen, una empresa puede vender sus valores sin notificárselo. Ni siquiera se puede controlar qué acción se vende para cubrir la demanda de cobertura.

Por ello debe leer acuerdo de margen de su intermediario con mucho cuidado antes de invertir. Este acuerdo explica los términos y condiciones de la cuenta de margen, entre los que se incluyen cómo se calculan los intereses, sus responsabilidades para pagar el préstamo y cómo los valores de su compra sirven como garantía para el préstamo.

Los riesgos

Ya debería saber que las cuentas de margen implican riesgos y no son para todos los inversores. El apalancamiento es un arma de doble filo, lo que amplifica las pérdidas y ganancias en la misma medida. De hecho, una de las definiciones de riesgo es el grado de oscilación del precio de los activos. Puesto que el apalancamiento amplifica estas oscilaciones entonces, por definición, aumenta el riesgo de su cartera.

Volviendo a nuestro ejemplo de los beneficios exagerados, supongamos que en lugar de subir hasta el 25%, las acciones caen un 25%. Ahora su inversión tendría un valor de 15.000 $ (200 acciones x 75 $). Si vende las acciones, devuelve a su agente 10.000 $, y termina con 5.000 $. Eso supone una pérdida del 50%, más las comisiones e intereses, que de otro modo habría supuesto una pérdida de solo el 25%.

¿Está mal una pérdida del 50%? Podría ser mucho peor. La compra en el margen es la única inversión basada en acciones donde se puede llegar a perder más dinero del que invirtió. Una caída del 50% o más hará que pierda más del 100%, además de intereses y comisiones.

En una cuenta de efectivo siempre existe la posibilidad de que las acciones se recuperen. Si los fundamentos de una empresa no cambian, puede que le convenga esperar hasta la recuperación. Si le sirve de consuelo, sus pérdidas son pérdidas en papel hasta que venda. Sin embargo, como recordará, en una cuenta de margen su agente puede vender sus títulos si caen los precios de las acciones. Esto significa que sus pérdidas se bloquean y no podrá beneficiarse de futuros rebotes.

Si es nuevo en el campo de las inversiones, se recomienda encarecidamente que se mantenga alejado del margen. Incluso si cree estar preparado para las operaciones de margen, recuerde que no tiene que pedir prestado todo el 50%. Haga lo que haga, invierta en el margen solo con su capital de riesgo, es decir, el dinero que puede permitirse el lujo de perder.

Esta es la conclusión de las operaciones de margen:

Tiene más probabilidad de perder mucho dinero (o ganar mucho dinero) cuando se invierte en margen.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar