telegramyoutube

¿Alguna vez ha tenido la total certeza de que una acción iba a bajar y ha querido aprovecharse de la situación? ¿Alguna vez ha deseado ver un aumento en el valor de su cartera durante un mercado bajista? Ambos escenarios son posibles. Muchos inversores ganan dinero cuando baja una determinada acción o durante un mercado bajista gracias a una técnica de inversión llamada venta al descubierto.

La venta al descubierto hace que sea posible vender lo que no se posee, tomando prestado el activo o instrumento de que se trate, vendiéndolo, y luego comprando de nuevo (con la esperanza de que sea a un precio más barato) para reemplazar el activo prestado. Como el vendedor no posee el activo, el proceso de venta crea una posición corta (que se puede considerar un déficit) que con el tiempo debe ser cubierta por la recompra en el mercado. La diferencia entre el precio de venta inicial y el precio al que el activo fue devuelto representa el resultado del beneficio o pérdida del vendedor.

La venta al descubierto también se conoce como “cortocircuito”, “venta corta”, o “ir en corto”. Para vender en corto un valor o activo, uno actúa con una posición bajista ante el mismo y se espera que el precio disminuya.

La venta al descubierto puede utilizarse con fines de especulación o de cobertura. Mientras que los especuladores utilizan la venta en corto para sacar provecho de una disminución potencial de un valor específico o del mercado en general, los operadores de cobertura utilizan la estrategia para proteger las ganancias o mitigar las pérdidas en un valor o cartera. Los fondos de cobertura están entre los vendedores al descubierto más activos, y a menudo utilizan las posiciones cortas en determinados activos o sectores para cubrir sus posiciones largas en otros.

A menudo se dice que los vendedores al descubierto son individuos que se empeñan en obtener ganancias y quieren que determinadas empresas quiebren. Además, muchos inversores consideran las ventas en corto como una estrategia excesivamente peligrosa, ya que la tendencia a largo plazo del mercado de valores es generalmente al alza y teóricamente no existe un límite al que puede llegar una acción.

No obstante, aunque sea arriesgado, la realidad es que los vendedores al descubierto facilitan el buen funcionamiento de los mercados, ya que proporcionan liquidez, y también permiten que ciertos valores vuelvan a la realidad cuando su precio se ha exagerado demasiado, sobre todo en períodos de euforia irracional. Las acciones se pueden vender a niveles altísimos o con valoraciones absurdas ante la ausencia de la influencia restrictiva de los vendedores al descubierto, y los inversores que compran en periodos de furor pueden enfrentarse a pérdidas masivas cuando llega la inevitable corrección.

En las circunstancias adecuadas, las ventas en corto pueden ser una estrategia de inversión viable y rentable para los operadores con experiencia y los inversores que tienen un grado adecuado de tolerancia al riesgo y que están familiarizados con los riesgos que implican. Los inversores con poca experiencia también harían bien en aprender sobre los aspectos básicos de las ventas en corto a través de herramientas de aprendizaje como este tutorial con el fin de expandir el conjunto de herramientas de inversión que tienen a su disposición.

¿En qué consiste la venta al descubierto?

En primer lugar, vamos a describir lo que significa la venta en corto con la compra de acciones. En la compra de acciones, lo que se hace es comprar una parte de una empresa. La compra y venta de acciones puede llevarse a cabo a través de un corredor de bolsa o directamente a través de la compañía. Los corredores se utilizan con más frecuencia, ya que sirven de intermediarios entre el inversor y el vendedor y, a menudo cobran una tarifa por sus servicios.

Cuando se recurre a un agente de bolsa, se tiene que abrir una cuenta, que será de dinero en efectivo o una cuenta de margen. Una cuenta de efectivo requiere pagar por la acción cuando la compra, pero con una cuenta de margen el agente le da una parte de los fondos en el momento de la compra y el valor es la garantía.

Cuando un inversor opera en largo con una inversión, esto significa que compra una acción cuyo precio cree que subirá en el futuro. A la inversa, cuando un inversor opera en corto, anticipa una disminución en la cotización de las acciones.

La venta en corto es la venta de una acción que no pertenece al vendedor, pero que se compromete a entregar. Esto puede sonar confuso, pero en realidad es un concepto bastante sencillo.

Cuando se vende una acción en corto, el agente se la presta. La acción vendrá del propio inventario de la correduría, de uno de los clientes de la empresa, o de otra firma de corretaje. Las acciones se venden y los fondos se acreditan a su cuenta. Tarde o temprano debe "cerrar" la operación en corto mediante la recompra del mismo número de acciones (lo que se denomina en cubierto) y las devuelve a su corredor. Si el precio baja se puede volver a comprar las acciones al precio más bajo y obtener un beneficio con la diferencia. Si el precio de la acción sube, tiene que volver a comprarla al precio más alto, y se pierde dinero.

La mayor parte del tiempo puede mantener una operación en corto durante el tiempo que desee, aunque se cobran intereses en las cuentas de margen, por lo que mantener una venta corta abierta durante mucho tiempo cuesta más. Por otra parte, puede verse obligado a cubrir si el prestamista quiere las acciones que le prestó. Las agencias bursátiles no pueden vender lo que no tienen, por lo que o bien tienen que hacerse con nuevas acciones prestadas, o tendrán que cubrir. Esto se conoce como venta a distancia. Esto no sucede a menudo, pero es posible si muchos inversores venden en corto un valor concreto.

Como no posee la acción con la que opera en corto (la tomó prestada y luego la vendió), debe pagar al prestamista de las acciones los dividendos o derechos declarados durante el transcurso del préstamo. Si la acción se divide durante el transcurso de la operación, deberá el doble de acciones a mitad de precio.

Ejemplo de una transacción de venta en corto

Pongamos que el operador Travis ha identificado la empresa Fiscal Foibles (se trata obviamente de una acción hipotética) como una candidata para realizar ventas en corto. Travis decide operar en corto con 100 acciones de la compañía, que actualmente cotizan a 100 $. Estos son los pasos involucrados en el proceso de venta en corto:

1. Travis realiza la operación a través de su cuenta de corretaje en línea o mediante su asesor financiero. Travis debe declarar la venta en corto como tal cuando realiza la orden, ya que de no ser así se infringen las leyes de valores. También tendría que asegurarse de que tiene un mínimo de 5.000 $ (50% de 100 $ X 100 acciones) como capital en su cuenta de margen antes de realizar la operación en corto.

2. El agente bursátil de Travis intentará tomar prestadas las acciones de varias fuentes: su propio inventario, a partir de las cuentas de margen de uno de sus clientes, o de otro agente de bolsa. La regulación al respecto de la Comisión de Valores de EE. UU, que entró en vigor en enero de 2005, impone el requisito de "localización” de una agencia bursátil antes de realizar una venta en corto. Esto requiere que un agente bursátil tenga motivos razonables para creer que el valor con el que se va a operar en corto puede tomarse prestado, de modo que pueda ser entregado al comprador en la fecha en que deba efectuarse la entrega.

3. Una vez que las acciones han sido tomadas como préstamo por parte de la sociedad de valores, se venderán en el mercado y los ingresos se depositarán en la cuenta de margen de Travis.

La cuenta de margen de Travis ahora tiene 15.000 $, 10.000 $ de la venta en corto de 100 acciones de Fiscal Foibles a 100 $, más 5.000 $ (50% de 10.000 $) como depósito de margen de Travis.

Digamos que al día siguiente la acción cotiza a 110 $. Ya que la cuenta de margen tiene que disponer de un mínimo del 150% del precio actual de la acción con la que se opera en corto, el margen de mantenimiento basado en el precio de mercado es ahora de 5.500 $ (50% x 100 x 110 $). Travis ya había contribuido con 5.000 $ como margen cuando se hizo la venta en corto, pero el nivel de margen de mantenimiento de 5.500 $ significa que su saldo de la cuenta es deficiente por 500 $. Recibirá por lo tanto un ajuste de márgenes por parte de su agente para que se rectifique de forma inmediata. Travis tendrá que inyectar 500 $ adicionales en la cuenta de margen para cumplir con el requisito de margen de mantenimiento.

Pongamos ahora que Fiscal Foibles cotiza entre 100 y 110 $ para los próximos días, y después de una semana baja a 90 $. Travis decide cerrar la posición corta mediante la recompra de las 100 acciones que se vendieron en corto, a un coste total de 9.000 $. Por lo tanto, su beneficio bruto (antes de costes y comisiones) sería de 1.000 $.

Por otro lado, supongamos que Fiscal Foibles decide corregir sus errores, por lo que las acciones suben a 120 $. A este precio, Travis decide cerrar su posición corta en lugar de correr el riesgo de sufrir mayores pérdidas. En este caso, la pérdida sería de 2.000 $ (10.000 - 12.000 $).

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar