telegramyoutube

A diferencia de las transacciones a largo plazo (es decir, la compra de acciones u otros instrumentos), la venta en corto tiene unos costes significativos, además de las comisiones habituales que tienen que pagarse en las transacciones de valores. Entre esta se incluyen:

Margen de interés

El margen de interés puede suponer un gasto importante cuando se opera con acciones en el margen. Dado que las ventas en corto pueden llevarse a cabo en las cuentas de margen, los intereses aplicables a las operaciones en corto pueden aumentar con el tiempo, especialmente si las posiciones cortas se mantienen abiertas durante un periodo prolongado.

Costes de endeudamiento

Las acciones que son difíciles de tomar prestadas, debido al alto interés en corto, su limitación, o cualquier otra razón, tienen cargos altos. Esta tarifa se basa en una tasa anualizada que puede variar desde una pequeña fracción de un porcentaje de más del 100% del valor de la operación corta, y se prorratea por el número de días que la operación queda abierta. Como la tasa de préstamo puede variar considerablemente de un día a otro e incluso en el mismo día, la cantidad exacta en dólares de la tasa no puede conocerse de antemano. La cuota por lo general la carga la sociedad de valores a la cuenta del cliente o bien a final de mes o al cierre de la operación y, si es bastante grande, puede causar un gran impacto en la rentabilidad de una operación corta o exacerbar las pérdidas.

Los dividendos y otros pagos

El vendedor en corto es responsable de realizar los pagos de dividendos de las acciones con las que se ha operado en corto a la entidad de la que la acción ha sido prestada. El vendedor también deberá realizar los pagos a cuenta en relación a otras operaciones relacionadas con las acciones en corto, como desdoblamientos de acciones, spin-offs y ampliaciones de capital. Todos estos casos se pueden producir de forma inesperada.

Además de estos costes, los riesgos asociados a la venta al descubierto pueden incluir los siguientes:

El riesgo de estrangulamiento de posiciones cortas (short squeeze) y adquisiciones

Una acción con un interés muy alto en corto puede ocasionalmente subir de precio. Por lo general esto ocurre cuando un desarrollo positivo en el mercado de valores desencadena una cobertura masiva de posiciones en corto, y crea lo que se conoce como un estrangulamiento de posiciones cortas (short squeeze). Estas son muy propensas a las adquisiciones, lo que suele ocurrir cuando un agente de bolsa cierra posiciones cortas en un préstamo de valores difícil, ya que sus acreedores lo vuelven a exigir. El riesgo de adquisición es mayor cuando se trata de una venta al descubierto debido a su carácter impredecible, y puede conducir a pérdidas inesperadas para el vendedor en corto.

Los riesgos regulatorios

Los reguladores a veces imponen una prohibición de ventas en corto en un sector específico o incluso en el mercado para evitar el pánico y la presión de venta injustificada. Tales acciones pueden causar un aumento repentino en el precio de las acciones, lo que obliga al vendedor en corto a cubrir posiciones cortas en enormes pérdidas.

Ir en contra de la tendencia del mercado a largo plazo

Ya que la tendencia a largo plazo del mercado es al alza, la venta en corto es una estrategia contraria. A diferencia de una estrategia de comprar y mantener, tiene que ser muy oportuna.

Ratio de pago sesgado

La venta en corto tiene una relación de ganancia sesgada si la ganancia máxima, lo que se produce si la acción en corto cayera a cero, es limitada, pero la pérdida máxima teóricamente es infinita.

La venta al descubierto es un juego de azar

La historia ha demostrado que, en general, las acciones tienen una tendencia al alza. A largo plazo, la mayoría de las acciones suben de precio. Por lo demás, incluso si una empresa casi no mejora con los años, la inflación sube en cierta medida el precio de las acciones. Esto significa que la venta al descubierto apuesta contra la dirección general del mercado.

Por lo tanto, si la tendencia es en general al alza, mantener una posición corta abierta durante un largo período puede llegar a ser muy arriesgado.

Las pérdidas pueden ser infinitas

Al vender en corto, las pérdidas pueden ser infinitas. Una venta en corto pierde cuando el precio de las acciones sube y una acción (teóricamente, al menos) no tiene límite a la hora de subir. Por ejemplo, si operas en corto con 100 acciones a 65 $ cada una con la esperanza de obtener un beneficio, pero las acciones suben a 90 $ cada una, acaba perdiendo 2.500 $. Por otra parte, una acción no puede ir por debajo de 0, por lo que su ventaja es limitada. En pocas palabras: se puede perder más de lo que inicialmente se invierte, pero lo mejor que se puede obtener es una ganancia del 100% si una empresa quiebra y la acción pierde todo su valor.

Operar en corto conlleva el uso de dinero prestado

Esto se conoce como margen de operaciones. Cuando se opera en corto se abre una cuenta de margen, lo que le permite tomar prestado el dinero de la agencia bursátil utilizando su inversión como garantía. Del mismo modo que cuando se va de largo en el margen, es fácil que las pérdidas se vayan de las manos, ya que debe cumplir con el requisito de mantenimiento mínimo del 25%. Si su cuenta llega a estar por debajo, se producirá un ajuste de márgenes y se le obligará a poner más dinero en efectivo o liquidar su posición.

El riesgo de estrangulamiento puede limitar el beneficio de su inversión

Cuando sube el precio de las acciones, aumentan las pérdidas del vendedor al descubierto, ya que los vendedores se apresuran a comprar las acciones para cubrir sus posiciones. Esta prisa crea una gran demanda de acciones, lo que hace que su precio suba aún más. Este fenómeno se conoce como estrangulamiento de posiciones cortas. Por lo general, viene provocado por las noticias del mercado, pero a veces los operadores que observan un gran número de posiciones en corto intentan provocarlo. Por ello no es una buena idea operar en corto con altos intereses en corto, ya que con un estrangulamiento podría perder mucho dinero y de forma rápida.

Incluso si tiene razón, podría ser en el momento equivocado

La mayor y última complicación es llevar razón antes de tiempo. A pesar de que una empresa esté sobrevalorada, podría tardar un tiempo hasta volver a bajar. Mientras tanto, es vulnerable a los intereses, los ajustes de margen y las llamadas de distancia. Los académicos y operadores llevan años intentando dar con una explicación del por qué el precio de mercado de una acción varía de su valor intrínseco. Aún no han dado con un modelo que funcione en todos los casos, y probablemente nunca lo consigan.

Pongamos como ejemplo la burbuja de Internet. Es verdad que podría haber conseguido grandes beneficios si hubiera operado en corto cuando el mercado estaba en su mejor momento a principios del 2000, pero muchos creyeron que las acciones estaban sobrevaloradas incluso un año antes. Estaría en la ruina si hubiera operado en corto en el Nasdaq en 1999. Fue entonces cuando subió un 86%, aunque dos tercios de las reservas disminuyeron. Esto se muestra contrario a la creencia popular de que las valoraciones anteriores a 1999 reflejan con mayor exactitud el Nasdaq. Sin embargo, no fue sino hasta tres años después, en 2002, cuando el Nasdaq volvió a los niveles de 1999.

El impulso es divertido, pero ya sea en la física o en el mercado de valores, es mejor evitarlo. Todo lo que se necesita es que se produzca un gran error al operar en corto para acabar con grandes pérdidas. Al igual que no se pondría delante de una manada de toros en estampida, no luche contra la tendencia de acciones en caliente.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar