Una orden de compra indica a un agente bursátil que tiene que entrar o salir de una posición. En un primer momento, la colocación de las operaciones puede parecer demasiado simple: presionar el botón "comprar" cuando se cumplen las condiciones de entrada, y el botón "vender" cuando es el momento de salir. Si bien es posible realizar operaciones de esta manera simplificada, no es muy eficiente, ya que requiere un seguimiento constante y expone a los operadores a riesgos financieros innecesarios.

Los operadores que utilizan solo el botón de compra y venta pueden experimentar pérdidas de deslizamiento y de operaciones sin una orden de stop-loss de protección. El deslizamiento se refiere a la diferencia entre el precio que el operador esperaba y el precio al que realmente se lleva a cabo la operación. En los mercados de rápido movimiento, el deslizamiento puede ser sustancial ante la diferencia entre una operación de pérdida o ganancia. Ciertos tipos de órdenes permiten a los operadores especificar precios exactos para las operaciones, lo que minimiza los riesgos asociados con el deslizamiento.

Las órdenes protectoras de stop-loss, por el contrario, limitan las pérdidas mediante la creación de una "línea en la arena" que no permite a los operadores arriesgar más de lo establecido. Estas órdenes se cierran automáticamente a ciertos niveles predeterminados. Mediante la utilización de tipos de órdenes avanzadas, una orden de stop-loss de protección se puede colocar en el mercado tan pronto como se entra en una operación. Esto puede ser especialmente importante para los operadores activos en un mercado que se mueve rápidamente cuando se alcanza un nivel de pérdidas tope a los pocos segundos de realizar la operación.

Las plataformas modernas de negociación permiten a los operadores utilizar una multitud de tipos de órdenes para añadir precisión y protección a sus métodos de negociación. Saber cuándo operar constituye solo una parte de la negociación. Los operadores de éxito también deben saber cómo operar, y qué tipo de orden es apropiada para una situación dada. Esta guía de introducción le explicará los distintos tipos de órdenes, desde básica a avanzada, y le proporcionará ejemplos de cómo se usa cada una hoy en día.

Operaciones en corto y en largo

Un concepto básico que debe entenderse antes de aprender acerca de los tipos de órdenes específicas es la dirección en la que se puede establecer una operación. Las operaciones pueden introducirse en dos direcciones diferentes, en función de la previsión de un mercado ascendente o descendente. Las operaciones en largo son el método clásico de compra con la intención de aprovecharse de un mercado en alza. Las operaciones en largo las pueden realizar todos los agentes bursátiles y no necesariamente se exige que el operador tenga una cuenta de margen (suponiendo que la cuenta tenga fondos para cubrir la transacción). Las pérdidas de una operación en largo se consideran limitadas (a pesar de que estas pérdidas podrían ser grandes). Esto se debe a que si se introduce una operación en largo a cualquier nivel, el precio solo puede caer hasta 0 $ si la operación se realiza en la dirección equivocada.

Las operaciones en corto, por otro lado, se realizan con la intención de aprovecharse de un mercado a la baja. Esto se logra tomando prestada una acción, contrato de futuros u otro instrumento de un bróker y luego vendiéndolos. Una vez que el precio alcanza el nivel objetivo, los operadores compran de nuevo las acciones (o contratos), o compran para cubrir, y reemplazan lo prestado originalmente del bróker. Si el precio cae, la operación puede ser rentable (dependiendo de otros factores tales como el deslizamiento y la comisión); si el precio sube, la operación supondrá una pérdida. Las operaciones en corto requieren una cuenta de margen con un bróker, ya que el operador debe pedir prestados acciones o contratos del agente con el fin de completar la transacción. No todos los instrumentos comerciales pueden venderse en corto, y no todos los brókeres ofrecen los mismos instrumentos para la venta en corto.

  • Operaciones en largo = beneficios de un mercado al alza
  • Operaciones en corto = beneficios de un mercado a la baja

Operar con posiciones en corto es una parte importante de la negociación activa, ya que permite a los operadores aprovecharse de los mercados ascendentes y descendentes. A diferencia de las operaciones en largo, donde las pérdidas son limitadas, las operaciones en corto pueden suponer pérdidas ilimitadas. Esto se debe a que una operación corta pierde valor cuando el mercado sube, y dado que los precios se mantienen en teoría siempre en aumento, las pérdidas pueden ser ilimitadas, y catastróficas. Operar con una protección stop-loss permite a los operadores gestionar este riesgo.

Las órdenes de mercado

Nota: Utilice una orden de mercado para garantizar una operación. Una orden de mercado es la forma más rápida y fiable de operar. Una orden de mercado es apropiada si cubrirse es más importante que obtener un precio determinado.

Una orden de mercado es la orden de operaciones más básica. Permite al bróker comprar (o vender) al mejor precio que está disponible actualmente. Las interfaces de entrada de órdenes por lo general tienen los botones de "comprar" y "vender" para hacer estas órdenes de forma rápida y fácil, como se muestra en la Figura 1. Por lo general, este tipo de orden se ejecuta inmediatamente. La principal ventaja de utilizar una orden de mercado es que el operador se garantiza cubrirse. Si un operador tiene absoluta necesidad de entrar o salir de una operación, una orden de mercado es el tipo de orden más fiable. La desventaja, sin embargo, es que las órdenes de mercado no garantizan el precio, no permiten ninguna precisión en la entrada de órdenes y pueden dar lugar a un deslizamiento costoso. El uso de las órdenes de mercado solo en los mercados con buena liquidez puede ayudar a limitar las pérdidas de deslizamiento.

Idealmente, una orden de mercado para comprar se basa en el precio de venta, y una orden de mercado para vender se basa en el precio de la oferta. Es esencial recordar, sin embargo, que el último precio negociado no es automáticamente el precio al que se ejecutará una orden de mercado. Esto es especialmente cierto en mercados de rápido movimiento o de escaso volumen de negociación.

Por ejemplo, un operador puede poner una orden de mercado para operar en largo con 1.000 acciones de ABC cuando el mejor precio de oferta es de 20 $ por acción. Si otras órdenes de la cola se ejecutan antes de la de este operador, puede que la orden se ejecute a un precio mayor. Es posible también que partes de la orden se ejecuten a diferentes precios. En este ejemplo, la mitad de la orden podría ejecutarse al mejor precio de oferta y la otra a un precio mayor. Una orden de mercado no garantiza el precio, solo garantiza la ejecución.

Las órdenes limitadas

Nota: Utilice una orden limitada para garantizar un precio. Una orden limitada permite la entrada de una orden concreta. Una orden limitada es apropiada si conseguir un precio específico es más importante que la ejecución.

Una orden limitada es una orden para comprar (o vender) a un precio determinado o mejor. Una orden de compra limitada (una orden de límite de compra) solo puede ejecutarse al precio especificado o a un precio inferior. Por el contrario, una orden de venta limitada (una orden de límite para vender) se ejecutará al precio límite especificado o superior. A diferencia de una orden de mercado para la que el operador puede simplemente pulsar "comprar" y dejar al mercado "elegir" el precio, un operador debe especificar un precio deseado cuando se utiliza una orden de límite. Mientras que las órdenes limitadas evitan el deslizamiento negativo, no garantizan la ejecución. Una orden limitada solamente se ejecutará si el precio alcanza el límite especificado, y se podría perder una oportunidad de operar si el precio se aleja del precio límite antes de ejecutarse.

Nota: el mercado se puede acercar al precio límite y aún se puede ejecutar la orden si no hay suficientes compradores o vendedores (dependiendo de la dirección de la operación) a ese nivel de precios en particular.

Las órdenes limitadas permiten a los operadores entrar y salir de las operaciones con precisión. Sin embargo, deben introducirse correctamente para garantizar que se cumple el objetivo de mejorar los precios, es decir, para obtener un precio determinado, o lo que es aún mejor, en una ejecución de operaciones. Es importante estar en el lado correcto del mercado: al introducir una orden límite de compra, el operador debe especificar un precio que es igual o inferior a la oferta actual. Para una orden de venta limitada, el precio especificado debe ser igual o superior al del mercado actual.

Una orden de límite siempre se utiliza para obtener un precio determinado o mejor, y debe situarse en el lado correcto del mercado.

  • Orden de límite de compra = igual o inferior al de mercado
  • Orden de límite de venta = igual o superior al mercado

Las órdenes de parada

Nota: Utilice una orden de parada para desencadenar una orden de mercado o limitada una vez que se ha alcanzado el precio especificado. Una orden de parada es adecuada cuando es importante confirmar la dirección del mercado antes de entrar en una operación.

Una orden de parada para comprar o vender solo se activa después de alcanzar un determinado nivel de precios (el "nivel de parada"). Funcionan de forma opuesta a las órdenes de límite: una orden de stop de compra se coloca por encima del mercado, y una orden stop de venta se coloca por debajo del mercado. Una vez que se ha alcanzado el nivel de parada, la orden se convierte automáticamente en una orden de mercado o límite (dependiendo del tipo de orden que se especifica). En este sentido, una orden de parada actúa para activar la orden del mercado o límite.

En consecuencia, las órdenes de parada se definen además como órdenes stop-market o stop-limit. Una orden stop-market envía una orden de mercado al mercado una vez que se ha alcanzado el nivel de parada. Una orden stop-limit envía una orden limitada. Las órdenes de parada en el mercado son quizás las más usadas ya que se ejecutan con más normalidad.

Ya que una orden de stop de compra crea una orden para comprar una acción (u otro instrumento de operaciones) por encima del precio actual, algunos operadores pueden preguntarse por qué alguien querría entrar en una operación a un precio peor que el precio de mercado actual. Esta es una buena pregunta. Una orden de stop de compra activará la orden de mercado o de límite solamente si el precio alcanza el nivel de parada, lo que permite a los operadores desafiar el precio para llegar a un cierto nivel. Si el precio alcanza el nivel de parada, se puede proporcionar una confirmación con respecto a la dirección del mercado. Los operadores utilizan a menudo niveles clave, como el apoyo y la resistencia o los niveles de Fibonacci a la hora de elegir niveles de parada.

Quizás el uso más común de una orden de suspensión es fijar un límite de riesgo para una operación, o un stop-loss. Una orden de stop-loss se fija en el nivel de precios más allá del cual un operador no estaría dispuesto a arriesgar más dinero. Para las posiciones largas, el stop-loss inicial se establece por debajo de la entrada de la operación, lo que proporciona protección en caso de caída del mercado. Para las posiciones cortas, el stop-loss inicial se establece por encima de la entrada de la operación en caso de que suba el mercado.

Otra aplicación de una orden de parada es la parada final. Un trailing stop es una orden de suspensión dinámica que sigue el precio con el fin de asegurar ganancias. Un trailing stop aumenta en una operación en largo, al seguir el precio tras su subida. En una operación en corto, un trailing stop disminuye a medida que bajan los precios. Los operadores deben definir la magnitud de la parada final, en porcentaje o cantidad de dinero, que define la distancia entre el precio actual y el nivel límite de pérdidas. Cuanto más apretado es el trailing stop, más de cerca seguirá el precio. Por el contrario, una trailing stop amplio dará más espacio a la operación, ya que estará más lejos del precio.

Orden condicional

Nota: Utilice una orden condicional para emitir órdenes que serán ejecutadas o canceladas únicamente si se cumplen los criterios especificados. Una orden condicional es adecuada cuando es importante para automatizar parte o la totalidad del proceso de entrada de órdenes de entrada / salida.

Las órdenes condicionadas son órdenes avanzadas de negociación que se presentan o se cancelen si se cumplen los criterios especificados de forma automática. Las órdenes condicionadas deben hacerse antes de entrar en la operación, y se consideran la forma más básica de la automatización de la operación. Dos órdenes condicionadas comunes son la orden cancela orden (OCO) y la orden envía orden (OSO, por sus siglas en inglés).

Orden cancela orden (OCO)

Una OCO permite a los operadores hacer varias órdenes a la vez. Cuando una se ejecuta, el resto de órdenes del grupo se cancelan de forma automática. La OCO es útil tanto para entradas y salidas de operaciones. Una orden de soporte, que envía órdenes de parada y límite de forma simultánea en el mercado (véase Figura 6), es quizás el uso más popular de una orden OCO. En una orden OCO de soporte, una vez que se alcanza la orden de parada o límite, la orden restante se cancela automáticamente. La orden de parada sirve como orden de stop-loss de protección en el caso de movimientos de operaciones en la dirección equivocada. La orden limitada sirve como objetivo de beneficio. Una sola orden OCO realiza la función de tres órdenes separadas:

  1. Una orden de parada (para proteger contra las pérdidas).
  2. Una orden limitada (para cerrar la operación en un beneficio).
  3. Una orden para cerrar la orden restante.

Es importante recordar que si un operador introduce manualmente una orden de beneficios y de stop-loss (en lugar de utilizar una orden condicional), la orden restante no se cancela automáticamente. En este caso, el operador podría terminar con una posición no intencional (y tal vez incluso desconocida) en el mercado. Como ejemplo hipotético, supongamos que un operador entra en una posición larga en la acción XYZ. Una vez introducida la operación, el operador coloca una orden de parada y una orden limitada. En este ejemplo hipotético se alcanza el objetivo de beneficio (orden limitada) y la operación se cierra con una ganancia. Feliz con la sesión de negociación, el operador se dirige a un campo de golf.

Mientras tanto, esa orden de parada sigue en el mercado. El precio baja lo suficiente como para entrar en esta operación en corto y luego rebota y sube en gran medida. Ajeno a todo esto, el operador se encuentra ahora en una operación corta de pérdida que podría empeorar mucho, ya que no está protegida en el mercado, sin un objetivo de beneficio y sin un stop-loss. Si el operador hubiera utilizado una orden OCO, para empezar esto nunca hubiera sucedido, ya que la orden de suspensión habría sido cancelada automáticamente al ejecutarse la orden de límite.

Los operadores también pueden utilizar OCOs para operar con riesgos. En estos casos una OCO, por ejemplo, se puede utilizar para colocar órdenes de entrada de forma simultánea por encima y por debajo del precio actual. Un operador, por ejemplo, podría entrar en una posición larga si el precio sube por encima de un nivel de resistencia en particular o entrar en una posición corta si el precio baja de un nivel de soporte. Una vez que se toca cualquiera de los niveles, se ejecutará la orden correspondiente y la posición restante se cancelará de forma automática: una orden se ejecuta, la otra se cancela.

Orden envía orden (OSO, por sus siglas en inglés)

Una orden OSO puede automatizar aún más la gestión de la operación mediante el envío de órdenes al mercado una vez que se ejecuta una orden de entrada. Una OSO consiste en una orden primaria que enviará una o más órdenes secundarias si se ejecuta la orden primaria, y se utiliza con frecuencia en combinación con una orden OCO para agilizar el proceso de gestión. Una OSO, por ejemplo, se podría establecer para activar una orden de soporte cuando se empieza a operar.

Duración

Además de las órdenes de mercado, limitada, de parada y condicionada, los operadores también pueden especificar el tiempo de duración de la orden, es decir, el tiempo que la orden permanecerá en el mercado hasta que se cancela (suponiendo que no se ejecute). Las interfaces de entrada de las órdenes suelen ofrecer varias opciones.

Día

Una orden de días expira automáticamente al final de la sesión regular si no se ha ejecutado. Muchas plataformas la usan como la duración de orden predeterminada. Una duración "Día +" es válida hasta el final de la sesión extendida.

Orden GTC (Good-Til-Canceled)

Una orden de este tipo está activa hasta que se ejecuta la operación o el operador cancela la orden. Los brókeres suelen cancelar estas órdenes automáticamente si no se han ejecutado en un periodo de entre 30 y 90 días.

Orden GTD (Good-Til-Date)

Una orden GTD se mantiene activa hasta una fecha especificada por el usuario, a menos que haya sido ejecutada o cancelada.

Orden IOC (Immediate-Or-Cancel)

Un orden IOC requiere que la totalidad o parte de la orden se ejecute de manera inmediata. De lo contrario, se cancela la orden (o cualquier parte que no haya sido ejecutada).

Orden FOK (Fill-Or-Kill)

Una orden FOK debe ejecutarse inmediatamente en su totalidad o se cancela. La ejecución parcial no se acepta con este tipo de orden.

Orden AON (All-Or-None)

Similar a una FOK, una orden AON se cancela si la orden no puede ejecutarse en su totalidad al final de la sesión de negociación. No se aceptan ejecuciones parciales con este tipo de orden.

Orden de apertura

Una orden de apertura se ejecuta con la apertura de la sesión de negociación. Si la orden no puede ser ejecutada en la apertura, se cancela.

Orden de cierre

Este tipo de órdenes se ejecutan al término de la sesión de negociación, en o lo más cerca posible al precio de cierre.

Orden de minutos

Son órdenes que expiran después de que haya transcurrido un número específico de minutos. Los intervalos comunes incluyen duraciones de órdenes de uno, tres y cinco minutos.

Conclusión

Saber cómo operar es tan importante como el momento en el que hacerlo. Conocer los diferentes tipos de órdenes y la forma de aplicarlas puede ayudar a los operadores a optimizar el proceso de entrada de órdenes, el costoso deslizamiento y pérdidas innecesarias.

Los tipos de órdenes avanzadas, tales como las órdenes OCO y OSO, actúan como una forma básica de automatización de las operaciones, ya que muchas de las órdenes, una vez definidas, las gestiona la plataforma de negociación. La automatización de las operaciones, ya sea a un nivel básico o como sistema de operaciones totalmente automatizado, puede ayudar a los operadores a controlar sus emociones, evitar errores costosos y proteger las operaciones abiertas con los objetivos de beneficios, paradas y trailing stops.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis