telegramyoutube
5 conclusiones de las nuevas elecciones en España
Reuters/Marcelo del Pozo
Página principal Análisis, Elecciones en España, España

El PP vuelve a ganar las elecciones con más votos, el PSOE resiste como segunda fuerza política y evita el sorpasso, Unidos Podemos no logra sacarle partido a su alianza, y Ciudadanos sufre una bajada.

El pasado domingo, el Partido Popular de Mariano Rajoy ganó las segundas elecciones generales de España en seis meses, asegurando 137 escaños en el Congreso y el 33% de los votos. La principal sorpresa de la noche fue el fracaso de Unidos Podemos para sobrepasar al PSOE. Unidos Podemos obtuvo 71 escaños y el 21% de los votos, mientras que los socialistas aseguraron 85 escaños y el 23% de los votos.

Ciudadanos sufrió pérdidas, y terminó en un distante cuarto lugar, reclamando 32 escaños y el 13% de los votos.

La escena política de España sigue estando extremadamente equilibrada: A la izquierda, el PSOE y Unidos Podemos con un total de 156 escaños, mientras que a la derecha, el PP y Ciudadanos suman un total de 169 escaños.

La participación fue del 70%, tres puntos menos que en diciembre.

“Mi intuición me dice que no habrá unas terceras elecciones”, declaró Rajoy durante la campaña, un sentimiento del que se hicieron eco sus adversarios. Los cambios electorales entre diciembre y ahora han sido relativamente pequeños.

Sin embargo, una nueva serie de presiones, entre ellas las consecuencias de Brexit y la impaciencia de los votantes descontentos, significa que probablemente veamos más voluntad de compromiso en las próximas semanas, haciendo más probable la formación de un gobierno.

1. Podemos ya no es lo que era

Antes de las elecciones, las encuestas habían augurado un giro a favor de Unidos Podemos, que muchos habían esperado que superara a los socialistas como la principal fuerza de la izquierda. Pero los resultados fueron decepcionantes para la coalición dirigida por Pablo Iglesias.

En teoría, la alianza formada por Podemos e Izquierda Unida era completamente lógica. El sistema electoral había trabajado anteriormente contra de IU, y uniendo sus recursos ambas partes parecían listas para beneficiarse ampliamente.

5 conclusiones de las nuevas elecciones en España
Reuters/Andrea Comas

Pero 71 escaños no representan ninguna victoria y pone en duda tanto si la alianza ha sido una buena idea, como su futuro a corto plazo.

“No son unos buenos resultados”, declaró Íñigo Errejón, el segundo líder de Podemos, que ha chocado con Iglesias en los últimos meses en cuanto a la dirección del partido. “No es un buen resultado para la alianza con IU y no es un buen resultado para España”.

Una vez más, Podemos y sus aliados electorales han obtenido buenos resultados en muchas partes del norte de España, y el partido sigue siendo fuerte en ciudades más grandes, donde se concentran los jóvenes que representan su electorado principal. Sin embargo, hay indicios de que a algunos de sus votantes más moderados puede no haberle gustado la alianza con IU, mientras que otros han quedado agotados por la sobreexposición a Iglesias.

2. El Brexit probablemente haya ayudado a Rajoy

Por segunda vez en seis meses ha ganado el PP de Rajoy. Una vez más, le ha faltado mucho para llegar a la mayoría en el Congreso que consiguió en 2011, pero el partido de Rajoy superado el 30% de los votos al que aspiraba y, dadas las circunstancias, 137 escaños es un buen resultado, 14 más que en diciembre.

Muchos creían que los casos de corrupción que plagaron al PP en el período previo a las elecciones funcionarían en contra de Rajoy. Y otro escándalo estalló en los últimos días de la campaña, cuando surgieron pruebas que aparentemente mostraban al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz trazando un plan para manchar a los políticos catalanes con el fin de frustrar su intento de independencia.

Mientras tanto, el Brexit puede haber ayudado a los conservadores. España es notoriamente vulnerable a las turbulencias del mercado y habiendo hecho campaña en base a su previsibilidad y experiencia económica, en comparación con el cambio ofrecido por sus tres principales rivales, la incertidumbre generada por el resultado del referéndum del Reino Unido probablemente haya empujado a algunos votantes en dirección a Rajoy.

6 mensajes que nos deja la inesperada victoria del Brexit

3. Una noche buena y mala para los socialistas

En diciembre, los socialistas consiguieron 90 escaños, su peor resultado en unas elecciones generales – hasta estas últimas. Con solo 85 escaños, esto fue, a primera vista, un resultado muy pobre. Y sin embargo, seguir en la segunda posición, con 14 escaños más que Unidos Podemos, Pedro Sánchez podría interpretar esto como una especie de victoria. “Pese a los augurios, el PSOE ha confirmado que es el partido hegemónico de la izquierda”, dijo a sus partidarios.

Los desafíos electorales para él han sido sustanciales: los recuerdos de los españoles de la mala administración de la economía por parte del PSOE; una posterior recuperación económica supervisado por el PP; y la llegada de Podemos a la izquierda y Ciudadanos a la derecha.

Pero igualmente perjudicial para el proyecto de Sánchez ha sido la disidencia interna. Las disputas públicas desde diciembre sobre si el partido debía pactar con Podemos, así como las desafortunadas intervenciones de personalidades como el ex presidente socialista Felipe González, complicaron los planes de Sánchez. Y la presidenta del partido en Andalucía, Susana Díaz, ha encontrado difícil ocultar sus propias ambiciones para dirigir el partido, desautorizando a Sánchez repetidamente.

El hecho de que Díaz perdiera frente al PP en Andalucía y el resultado mediocre para Unidos Podemos podría conseguirle a Sánchez algo de tiempo. Pero su actuación en las próximas semanas, con los partidos intentando formar un nuevo gobierno de nuevo, será analizada minuciosamente por sus propios compañeros.

4. Ciudadanos pierde fuelle

Presentarse a sí mismo como el partido liberal centrista de la política española le funcionó bien a Ciudadanos cuando se formó como un partido nacional en 2014, pero este fue un resultado decepcionante, si bien ya se esperaba.

Cuando los partidos caen por debajo de la marca del 15% en el voto popular, la ley electoral comienza a trabajar duramente contra ellos. Con solo un 13% de los votos, este ha sido el problema para Ciudadanos, que ha perdido una quinta parte de los escaños que ganaron en diciembre.

Albert Rivera: el "centro radical" de España

En los días previos a las elecciones había problemas. El joven carisma y la habilidad política de Albert Rivera había puesto a Ciudadanos en el centro del escenario en primavera, cuando apareció dispuesto a llegar a su izquierda y derecha, lo que resultó en un acuerdo post-electoral con los socialistas dirigido a la formación de un gobierno “reformista y progresista”. El acuerdo finalmente fracasó y la voluntad de Rivera de hacer equipo con los socialistas puede haber asustado a algunos de sus votantes más conservadores en esta ocasión.

El viernes, Rivera dijo que creía que el partido había realizado una mejor campaña que en diciembre, “con menos errores, un equipo más unido y un proyecto más consolidado”. Todo eso puede ser cierto, pero, al igual que los socialistas, Ciudadanos se ha visto en medio de una campaña polarizada, a pesar de la participación de Rivera en la licitación para señalar a Podemos como peligrosos radicales bolivarianos.

Sin embargo, con 32 escaños, Ciudadanos podría todavía ayudar a formar un gobierno de minoría con el PP – si el PSOE se abstuviera. La gran pregunta es: ¿Seguirá insistiendo Rivera en que Rajoy se retire, como lo ha hecho en las últimas semanas? Este resultado hace que sea mucho más difícil para Ciudadanos defender esa postura.

5. Cataluña quiere que el derecho a decidir

En Comú Podem, volvió a ganar en la región noreste. El mensaje de justicia social del partido y la promesa de llevar a cabo un referéndum sobre la independencia catalana si gobernara España fueron bien acogidos entre los votantes que no están a favor de la secesión total, sino que quieren el derecho a decidir.

Entre los partidos independentistas, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) confirmó su trayectoria ascendente, superando a los nacionalistas más conservadores de Convergencia (CDC). Los desacuerdos recientes dentro del movimiento de independencia han aparecido para poner al proyecto en peligro. Sin embargo, En Comú Podem, ERC y CDC juntos tienen 29 escaños, 11 más que los partidos unionistas catalanes, y aumentando la presión para que se realice un referéndum formal al estilo de Escocia.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar