Tras la decisión del Reino Unido, Francia y Alemania se apresuran a salvar la zona euro
AP
Página principal Análisis, Unión Europea, Brexit

Cuando o si el Reino Unido abandona la Unión Europea, la voluntad de la zona euro a todos los efectos prácticos llega a ser la Unión Europea.

Nadie lo sabe mejor que Francia y Alemania. Puesto que creen que la Unión Europea no sobreviviría a una desintegración de la unión monetaria, están trabajando duro para demostrar que tienen la intención de reforzar la moneda única, aplicando reformas que han estado durante mucho tiempo sobre la mesa.

Tras la decisión del Reino Unido, Francia y Alemania se apresuran a salvar la zona euro
Antonio Bronic/Reuters

También hay cierta urgencia. Los inversores han comenzado a pensar que Italia, con su sistema bancario aquejado de problemas, podría ser la próxima pieza del dominó en caer, posiblemente creando para París y Berlín un reto mucho más difícil e inmediato que la decisión del Reino Unido.

Francia e Italia podrían ser las próximas economías europeas en caer

Centrarse en la zona euro a corto plazo tiene sentido político, económico y práctico. Con la salida del mayor miembro de la UE que no adoptó el euro, las áreas más importantes como los mercados financieros y la regulación bancaria quedarán directamente bajo la influencia de los países dominantes de la eurozona – como el comisario europeo y británico, Jonathan Hill, dejó claro después de su dimisión. La pérdida de influencia de la ciudad de Londres en la normativa europea puede representar para algunos, como los grupos de presión bancarios franceses y alemanes, una forma de progreso. Sin embargo, eso no le dará por sí mismo a la unión monetaria bases más firmes.

La salida británica de la UE provoca una crisis de poder en Europa

Incluso si pueden ponerse de acuerdo en las medidas progresivas hacia una mayor integración de la zona euro, François Hollande y Angela Merkel pronto se darán cuenta de que reformas más serias requerirían hacer frente a una de sus diferencias fundamentales sobre cómo gestionar la economía de Europa: Mostrar un poco de coraje y dinamismo a través de reformas serias, dicen los alemanes. Mostrar corazón y gastar más, responden los franceses. Eso implicaría la búsqueda de un mayor compromiso político entre ambos gobiernos – que es poco probable antes de las elecciones nacionales previstas para el próximo año a ambos lados del Rin.

"Ilusión de movimiento"

La idea principal es crear "al menos una ilusión creíble del movimiento", dijo un asesor del Tesoro francés, una visión que parecía dar marcha atrás en cierta medida en la declaración de Hollande el día después del referéndum británico pidiendo "un fortalecimiento de la zona euro y su gobernabilidad democrática".

Centrándose en lo concreto, los detalles técnicos de cómo reforzar la unión monetaria no tienen el mismo inconveniente que los llamamientos habituales para "más Europa" o "más integración" – que no funcionarían bien con los votantes en el actual clima político. Este enfoque simplemente se basaría en la experiencia de la crisis de seis años de la unión monetaria y en las reformas ya implementadas – tales como la creación de un fondo de rescate y el lanzamiento de una unión bancaria.

Aún mejor, desde un punto de vista político: No es probable que estos pequeños pasos desencadenan acalorados debates políticos o una agitación populista. Ningún referéndum que alguna vez sea propuesto sobre un sistema de garantía de depósitos bancarios en común o "reglas de rescate" (que obligan a los titulares de bonos o a los depositantes a participar en el rescate de sus bancos, ahorrando así dinero a los contribuyentes).

El problema es que, incluso en asuntos de la zona euro, el ayuno técnico se convierte en política.

No hay ninguna señal de que Francia y Alemania estén acercándose para superar su desacuerdo fundamental sobre política – que enfrenta las persistentes dudas de Berlín sobre la seriedad financiera y económica de Francia contra la petición de París de una mayor integración y de transferencias fiscales para ayudar a las posibles crisis de la zona euro. En los últimos años, esa divergencia ha tomado una nueva forma, con Francia y la mayoría de las instituciones de la Unión Europea – como la Comisión y el Banco Central Europeo – aunando fuerzas para pedir a Alemania que haga un mayor gasto en inversiones públicas, hasta ahora sin éxito.

Sobre los márgenes del euro

La zona euro está todavía muy lejos de tener un presupuesto común administrado por un ministro de Finanzas común – una idea severamente rechazada por el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, mientras los gobiernos piden que no se estén implementando reformas serias y controlando sus propios presupuestos.

Así que serán pequeños pasos por ahora.

El funcionario del Tesoro francés afirmó:

"Entonces espera un mejor momento político para tener conversaciones serias. Por ahora, con las elecciones dentro de poco en Francia y Alemania, no espere nada que agite el populismo".

Existe otro problema que París y Berlín tendrán que abordar: Centrándose en la eurozona puede que defrauden de inmediato a los miembros que no adoptaron el euro. Una vez que el Reino Unido se haya ido, ocho de los 27 miembros restantes de la Unión Europea quedarán fuera de la unión monetaria, solo uno de los cuales –Dinamarca– tiene una exención permanente. De los otros, que están legalmente obligados a unirse en algún momento, dos – Suecia y la República Checa– no muestran ningún tipo de interés por ahora. En Polonia y Hungría, la política hacia la moneda común se correlaciona con cualquier partido que esté en el poder en un momento dado. Solo Bulgaria, Croacia y Rumanía se muestran "todavía interesados".

Estos países no serán capaces de utilizar las excepciones especiales sobre la regulación financiera que David Cameron había negociado para Gran Bretaña con la esperanza de que los electores apreciaran una "Unión Europea reformada." Ahora que el Reino Unido se ha ido, el acuerdo del Reino Unido queda extinguido. Eso le da a los partidarios de una mayor integración de la zona euro un poco más de libertad de movimiento, por así decirlo.

Tras la decisión del Reino Unido, Francia y Alemania se apresuran a salvar la zona euro
Francois Lenoir/Reuters

Detrás de la atención de Merkel y Hollande a la zona euro está la idea de que una unión monetaria más restrictiva será más atractiva para las personas ajenas al euro. También tienen que demostrar a los votantes, según lo observado por un asesor del Ministerio de Finanzas francés, que "Europa puede aportar prosperidad." Y en ese sentido, los líderes de Alemania y Francia se están quedando sin tiempo.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis