telegramyoutube
La razón por la que seguimos tomando decisiones estúpidas
Photo by Vianney Le Caer/Invision/AP, File
Página principal Análisis

Andre Spicer, profesor en la City University London, habla acerca de por qué los expertos no logran convencer a la población a pesar de tener las mejores evidencias.

La brecha entre el análisis de expertos y la opinión pública parece estar aumentando día a día. En EE. UU. existe un importante apoyo popular para las políticas de Donald Trump, a pesar de que la gran mayoría de expertos considera, cuanto menos, cuestionable.

En el Reino Unido, hemos visto un amplio consenso de expertos en economía advirtiendo que abandonar Europa sería desastroso, pero la mayoría de los ciudadanos votaron a favor del Brexit de todos modos.

La comunidad científica mundial continúa advirtiendo sobre los catastróficos peligros del cambio climático, sin embargo muchos miembros del público ver el cambio climático creado por el hombre como un engaño.

Estos son solo tres ejemplos de un fenómeno cada vez más extendido: los expertos bien informados presentan un punto de vista sobre un tema basándose en la mejor evidencia disponible, y la opinión pública se vuelve contra ellos. ¿Por qué ocurre esto?

Una respuesta posible es que el público general es simplemente estúpido. Para poner esto en términos más aceptables, se puede decir que la población no tiene un alto coeficiente intelectual, suficiente educación, o la información correcta para sopesar con precisión los argumentos.

Esta explicación posiblemente atraiga a los expertos cuya opinión es ignorada, pero no es correcta. La mayoría de la población tiene suficiente inteligencia para sopesar los argumentos básicos. Los niveles generales de educación nunca han sido tan altos, y casi cualquier tipo de información está fácilmente disponible para todos aquellos que tengan conexión a Internet.

Una segunda explicación es que la confianza pública en los expertos está disminuyendo. Una mirada más de cerca a la evidencia sugiere que esto no es así. El barómetro de confianza anual Edelman muestra que el 70% del público sigue confiando en los académicos y expertos de la industria. Esta cifra contrasta con el 43% para los jefes ejecutivos y el 38% para los funcionarios públicos.

Decisiones rápidas

Para descubrir la verdadera razón por la que la gente parece no tener en cuenta las opiniones de los expertos en lo que se refiere a asuntos importantes, tenemos que prestar atención a la forma en que procesamos la información. ¿Por qué, en un mundo de gente cada vez más inteligente, terminamos tomando decisiones increíblemente estúpidas con tanta frecuencia?

Una de las razones son nuestros prejuicios cognitivos innatos. A menudo tomamos decisiones sobre cuestiones complejas rápidamente, en base a nuestras creencias pasadas o incluso asociaciones casuales. Después de haber tomado estas decisiones – que a menudo ocurren en cuestión de milisegundos – empezamos el laborioso proceso de probarnos a nosotros mismos que llevamos razón.

Buscamos información que justifica las decisiones ya tomadas. Muchas personas ya tienen una opinión sobre Trump, Europa o el cambio climático. En lo único que se centran es en la búsqueda de información que confirma sus decisiones tomadas en cuestión de segundo. La información que desafía sus creencias es cuidadosamente ignorada; podría hacerles sentir incómodos y obligarlos a pensar de nuevo.

Y es cierto que prestar atención a la evidencia de los expertos puede ser incómodo. Hay contradicciones difíciles que requieren humillantes vueltas atrás. Los seres humanos tienden a evitar lo que los psicólogos llaman disonancia cognitiva a toda costa. Cuando los hechos no encajan con nuestras creencias, solemos preferir cambiar los hechos en lugar de nuestras creencias. En el estudio, se descubrió que los altos directivos ignoraban la evidencia de que un proceso caro había fracasado para que pudieran aferrarse a la idea de que habían asignado sabiamente los valiosos recursos de la compañía. Un estudio del declive de la empresa de telefonía móvil Nokia (HEL: NOKIA) muestra este proceso de forma muy clara.

Otra de las razones por las que ignoramos a los expertos es que hacer caso a sus consejos puede crear malestar social; puede crear discusiones incómodas con nuestros compañeros. Para evitar tal malestar, la gente elige a confiar en el juicio de sus compañeros. A corto plazo, esto puede significar que la interacción social fluye sin problemas y seguimos siendo aceptados en el grupo. Pero a largo plazo puede crear el tipo de pensamiento de grupo sofocante observado en Nokia – junto con algunos rivales muy poderosos, por supuesto.

Cuestión de números

Los economistas por lo general tienen poco impacto en la opinión pública con respecto a cuestiones importantes. Las investigaciones muestran que la única vez que los economistas influyen en la opinión pública es cuando se trata de un problema técnico.

Cuando la opinión se trata de una cuestión muy simbólica, como la UE, el público ignora la evidencia económica. Cuando el público está expuesto a las opiniones de los economistas que están en contra de ellos, se convence aún más de sus puntos de vista. Buscan información que desacredita la opinión de los expertos, y no hacen caso a la información que apoya esto.

En el mejor de los casos, puede significar el público simplemente no tiene en cuenta las opiniones de los expertos cuando contradicen la suya propia. En el peor de ellos, puede provocar una reacción donde la opinión de expertos cambia la opinión pública en la dirección opuesta. Esto es lo que ocurrió en el caso de quienes se oponían a las vacunaciones: cuantas más opiniones de expertos había, con más fuerza se aferraban a sus puntos de vista los defensores de las campañas antivacunas.

Somos más propensos a endurecer nuestros puntos de vista contra el consenso de expertos, cuando los de arriba están más divididos sobre el tema. Un estudio realizado por tres científicos políticos de Estados Unidos halló que a medida que los partidos políticos estadounidenses se habían ido dividiendo cada vez más en los últimos 25 años, la gente se había vuelto más propensa a creer firmemente en las perspectivas que respalda su partido, incluso en casos donde hay poca evidencia substancial.

El problema no se limita al pobre y tonto público. La manera en que los expertos piensan sobre temas complejos es igual de confusa. A menudo están dispuestos a escuchar las opiniones de fuera de sus reducidos círculos profesionales. Un estudio descubrió que los economistas casi exclusivamente se basan en las ideas de otros economistas. Esto es muy diferente de otras ciencias sociales, que son más propensas a recurrir a otras disciplinas. Además, cuando hay un alto nivel de acuerdo entre los economistas, es cuando suele haber una brecha más amplia con la opinión pública – en algunos casos hasta un 35%.

De modo que no se sorprenda cuando los expertos doblen sus advertencias sobre Trump, el Brexit, o el cambio climático, y esto parezca tener el efecto contrario en la opinión pública. Seamos todos estúpidos o no, es un punto discutible, pero ciertamente podemos ser decididamente obstinados frente a la evidencia más convincente.

Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar