Merkel, Hollande, Renzi: simbolismo, pero sin sustancia
REUTERS/Hannibal Hanschke
Página principal Análisis, Unión Europea, Brexit

En el encuentro del lunes, los tres líderes de la UE no ofrecieron detalles sobre su estrategia para hacer frente a las negociaciones del Brexit ni presentaron nuevas propuestas económicas.

Ante una situación política ensombrecida por el espectro del Brexit, el terrorismo y los mercados financieros inestables, los líderes de las potencias dominantes en la Unión Europea manifestaron su voluntad de revivir el espíritu decadente de un continente desconcertado por una racha de crisis aparentemente interminable – pero ofrecieron pocas pistas sobre la forma en que lo harían.

Unión Europea: resurgir o morir

De pie bajo el sol de la tarde en la cubierta de un portaaviones italiano, el nuevo club de los tres de Europa – Ángela Merkel de Alemania, François Hollande de Francia y Matteo Renzi de Italia – invocaba las glorias pasadas de Europa mientras prometía que vendrán tiempos mejores. Renzi, acompañado por sus dos homólogos, afirmó:

"Muchos pensaron que después de la decisión del Brexit, Europa estaba acabada. Ese no es el caso. Vamos a escribir la siguiente página de nuestro futuro".

Por ahora, permanece en blanco.

La reunión del lunes fue anunciada como una "consulta" antes de una cumbre informal de los 27 miembros de la Unión Europea, en Bratislava el próximo mes, para hablar sobre una Europa post-Brexit. Alemania, sensible a las críticas de los países más pequeños que se quejan de su dominio, ha hecho hincapié en la importancia de incluir a todos los países miembros en el debate. Sin embargo, a Berlín también le gustaría tener un consenso generalizado sobre los puntos clave con París y Roma antes de la cumbre.

Al igual que la reunión de los tres líderes celebrada en Berlín solo unos días después de la votación del Brexit en junio, el encuentro del lunes ofreció más simbolismo que sustancia. Los líderes no ofrecieron detalles sobre su estrategia para hacer frente a las negociaciones del Brexit, ni presentaron nuevas propuestas económicas u otros planes.

Merkel, Hollande y Renzi se reunirán para discutir el Brexit

El telón de fondo marítimo puede que haya sido poco convencional para una conversación sobre el futuro de Europa, donde el despliegue del poder militar se suele mirar con recelo. Sin embargo, la coreografía no fue un accidente. El portaaviones italiano "Giuseppe Garibaldi", ha desempeñado un papel fundamental en el esfuerzo de la Unión Europea por luchar contra la trata de seres humanos en el Mediterráneo.

Más importante, asomándose por detrás de los líderes mientras hablaban se hallaba Ventotene, una isla italiana donde en 1941 un grupo de presos antifascistas dirigidos por Altiero Spinelli, considerado uno de los visionarios de la Unión Europea, escribió en secreto un manifiesto a favor de una Europa federal.

Renzi, que se enfrenta en octubre a un referéndum sobre la reforma constitucional que podría determinar su futuro político, tenía ganas de demostrar que en Europa lo toman en serio y que ha restaurado la posición de influencia de Italia dentro de la Unión Europea tras la tumultuosa era Berlusconi.

Merkel, Hollande, Renzi: simbolismo, pero sin sustancia
AP Photo/Markus Schreiber

Ángela Merkel, dispuesta a evitar el surgimiento del movimiento 5 Estrellas en contra de la Unión Europea por parte de Italia, parecía más que feliz de posar para las cámaras y ofrecer tópicos sobre la unidad europea. Merkel afirmó:

"Rendimos tributo a las raíces de la Unión Europea hoy y dejamos claro con la colocación de flores en la tumba de Altiero Spinelli que entendemos de dónde viene esta Unión Europea y que surgió en los peores momentos de Europa. También sabemos que es nuestra misión en el siglo 21 garantizar la seguridad de los ciudadano, mientras vivimos también los valores de Europa".

A raíz de los recientes ataques terroristas en Alemania y Francia, la seguridad parece ser el área en el que los tres encontraron más intereses comunes. Repitieron la necesidad de una mayor coordinación dentro de la Unión Europea, en cuanto a la protección de las fronteras y el intercambio de información de inteligencia, para combatir tanto el terrorismo como el tráfico ilícito de inmigrantes en el bloque.

Europa está cambiando debido al terrorismo y la crisis de refugiados

Sin embargo, bajo la florida retórica, las diferencias fundamentales sobre el rumbo de Europa se mantienen entre los tres. Francia e Italia siguen presionando para una mayor inversión pública que reactive sus economías, un rumbo que requeriría controles fiscales menos estrictos. Alemania, látigo fiscal de Europa, destaca la necesidad de mejorar la competitividad de los miembros, código para el tipo de austeridad al que muchos economistas consideran culpable del malestar económico prolongado de la región.

Con las elecciones de Francia previstas para la próxima primavera y las de Alemania para el otoño de 2017, las diferencias entre las tres capitales con respecto a la manera de reformar Europa, y en particular la zona euro, es poco probable que resuelvan nada pronto.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis