telegramyoutube
China conquista el mundo con el "turismo rojo"
Damir Sagolj/Reuters
Página principal Análisis, China

El comunismo se introduce en otra parte de la cultura china moderna: el turismo internacional.

Durante los últimos diez años, los chinos han realizado más de cuatro mil millones de viajes dentro del país a lugares significativos para la historia del Partido Comunista de China (PCC), también conocidos como "turismo rojo".

Sin embargo, estos viajes ya no se limitan al territorio de China. El año pasado, tras un acuerdo firmado entre los gobiernos de Rusia y China, se introdujeron recorridos que repasan los pasos de Lenin. Según un estudio realizado por el Instituto de Turismo Internacional de China (COTRI) en representación de la casa de Engels en Wuppertal, Alemania, desde 2011 los operadores turísticos chinos han estado organizando visitas de temática "roja" no solo en Rusia, sino también en Alemania, el Reino Unido y la antigua Yugoslavia. Éstas incluyen visitas a lugares relacionados con figuras como Marx, Engels, Lenin y Tito.

El aumento del "turismo rojo"

China conquista el mundo con el "turismo rojo"
Yuri Smityuk/TASS

El número de chinos que participan en estos viajes está creciendo rápidamente: un solo operador turístico envía una media de diez grupos a Rusia al mes. Cada grupo se compone de 30-40 turistas, la mayoría de los cuales son personas de la tercera edad.

El otro segmento del mercado principal incluye pequeños grupos familiares de todas las edades que viajan de manera independiente. Son chinos jóvenes que a menudo acompañan a sus padres en un viaje a Rusia, que sirve para satisfacer los deseos de las generaciones de más edad de visitar el país que había tenido un gran impacto en su juventud y de llevar a sus propios hijos con ellos para que aprendan algo.

El próximo mes el continente americano se unirá a la lista de destinos internacionales del "turismo rojo". El primer vuelo directo de Air China a La Habana incluirá a un grupo de pasajeros, acompañados por un profesor y un experto militar que serán responsables de mostrarles los lugares históricos de la isla y de contarles historias de su cultura comunista. Además, los viajeros no tendrán que molestarse en hacer fotografías, ya que un fotógrafo profesional documentará todo el viaje.

La conmemoración de la historia del Partido Comunista de China en el extranjero

Otra novedad interesante es el establecimiento de lugares que conmemoran la historia del Partido Comunista Chino (PCC) en el extranjero, mostrando así no solo el apoyo al "turismo rojo" fuera de China, sino también el deseo de darles más "características chinas". El más famoso de estos lugares se encuentra en las afueras de Moscú, homenajeando el sitio donde se celebró el 6º Congreso Nacional del Partido Comunista de China. El congreso se había tenido que celebrar en la capital soviética desde 1927, cuando el partido Guomindang acabó con el PCC en la China urbana y ya no se pudo reunir allí de forma segura más.

La idea de renovar el edificio en el que se celebra el congreso fue planteada por primera vez por Xi Jinping, durante una visita a Moscú en 2010. En 2013, Xi, que ya había asumido la función de presidente de China, supervisó personalmente el inicio de los trabajos de renovación.

Después de tres años y amplios fondos proporcionados por China, la ceremonia de apertura de la sala de exposiciones permanente en el lugar del 6 ° Congreso Nacional del CPC se celebró en Moscú el 4 de julio, en presencia del viceprimer ministro chino Liu Yandong y el viceprimer ministro ruso, que expresaron las felicitaciones personales de Xi Jinping y Vladimir Putin.

China conquista el mundo con el "turismo rojo"
RIA Novosti

El último monumento en honor al comunismo chino

El último ejemplo de la creación de monumentos en honor al movimiento comunista chino, fuera de China, es un salón conmemorativo en la ciudad de Montargis, situada a 100 km al sur de París. Éste está dedicado a los estudiantes chinos que vivían en Francia en la década de 1920, entre ellos, al padre de la reforma y apertura de China, Deng Xiaoping, y al ex presidente Zhou Enlai.

Anteriormente, el edificio había sido la residencia de un noble rico de China, que había ayudado a enviar a estudiantes chinos a Francia para estudiar y trabajar después de la caída de la dinastía Qing en 1912. Alrededor de 300 estudiantes chinos participaron en este programa, muchos de los cuales trabajaron en su fábrica de tofu en París, la primera fuera de China. En Francia, los sindicalistas presentaron a los trabajadores-estudiantes chinos las ideas del comunismo y el anarquismo.

Hace dos años, el gobierno de la provincia de Hunan compró y convirtió el edificio que fue el hogar de Mao Zedong en un salón conmemorativo, que se abrió al público a finales del mes pasado. Este edificio pronto comenzará a ofrecer cursos en mandarín y caligrafía, así como el arte de la ceremonia del té chino a la población de la zona. Sin embargo, tal vez lo más importante sea que también atraerá a turistas chinos a la ciudad, que estarán orgullos de encontrar una estatua de Deng Xiaoping e incluso una plaza con su nombre en su honor.

Con un mercado del turismo de más de 200 mil millones de dólares, puede ver otros lugares que capitalizan sus vínculos con el Partido Comunista Chino.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar