telegramyoutube
¿Qué pasará con Irak cuando consiga deshacerse del ISIS?
REUTERS/Stringer
Página principal Análisis, EE. UU., Estado Islámico

El comentarista político Ramzy Mardini del New York Times explica por qué incluso el éxito de la campaña por la liberación del territorio iraquí en manos de los terroristas no acabará bien.

Se espera que en un futuro próximo tenga lugar una ofensiva militar para recuperar Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, y el resto de la provincia de Nínive del Estado Islámico. Por desgracia, aun si la campaña tiene éxito, la liberación de Mosul no estabilizará el país. Y este logro tampoco resolverá las condiciones subyacentes que inicialmente alimentaron la insurgencia extremista.

Por el contrario: el legado del Estado Islámico, o ISIS, se hará más fuerte. Su ascenso y caída han alterado la sociedad y la política del país de maneras irreversibles que amenazan a los futuros ciclos de conflicto.

A lo largo de la historia, las guerras victoriosas menudo han forjado la identidad nacional, expandido el poder del estado expandido y ayudado a centralizar la autoridad política. Pero la guerra contra el ISIS está teniendo el efecto contrario: la fragmentación.

En algunas zonas de Irak recapturadas de los militantes, no hay signos de ninguna autoridad centralizada. En su lugar, lo que ha surgido del conflicto es un complejo mosaico de milicias étnicas, tribales y religiosas que reclaman ciertos territorios.

Este fue el caso de las partes liberadas de Sinjar, donde la matanza de yazidíes, una minoría religiosa, perpetrada por el ISIS con colaboradores sunitas locales, obligó a Estados Unidos a intervenir militarmente en 2014. Ahora la comunidad yazidí restante está dividida y militarizada, con cada milicia apoyada por una facción kurda diferente, y cada facción kurda apoyada a su vez por una potencia regional distinta.

En la provincia de Nínive, la estructura social que ha reflejado durante mucho tiempo la coexistencia de diversos grupos, parece sufrir daños permanentes.

“El ISIS lo ha cambiado todo”, dijo un hombre yazidí. “Ya no podemos confiar en los árabes de nuevo”.

Este mismo mensaje pude oírlo de miembros de otros grupos minoritarios. Cada uno exige ahora la autonomía política. En la región norte de Irak, la guerra ha animado a que las aspiraciones nacionalistas kurdos se conviertan en demandas urgentes de independencia. Es difícil encontrar a alguien que sienta que pertenece a la nación iraquí.

En parte, el ISIS fue capaz de expandirse tan rápidamente en 2014 porque proporcionó un medio oportuno para que los grupos ajustaran cuentas que venían de tiempo atrás. En ningún otro momento ha estado tan endurecido el sectarismo en Irak, donde hay muchas comunidades fragmentadas.

Las tribus suníes se han fracturado a nivel local, uniéndose al ISIS, mientras que otros huyeron o se resistieron. En la provincia de Anbar, por ejemplo, más de 100 hombres ahora declaran ser un jeque o líder de una tribu.

El mandato judicial del gobierno de Bagdad no se aplica en la mayor parte de Irak. La débil autoridad de la administración ha obligado al primer ministro, Haider al-Abadi, a usar decenas de milicias chiíes para reforzar la seguridad nacional. Abadi ha intentado integrar estas fuerzas para ponerlas bajo su control, pero el proceso ha creado estructuras de mando paralelas dentro del aparato de seguridad.

En la práctica, las milicias responden a una red turbia de patrocinio y lealtades divididas entre los diferentes partidos políticos, clérigos y clientes externos. Es difícil decir dónde terminan las milicias y comienza el estado.

La experiencia de Estados Unidos en Irak se ha visto afectada por una serie de falsas suposiciones, la confianza equivocada y la mala previsión. En la última manifestación, desde 2014, la Casa Blanca le ha dado prioridad erróneamente al objetivo militar a corto plazo de derrotar al ISIS.

El empuje para recuperar Mosul no es simplemente un caso del Ejército iraquí contra el ISIS; en cambio, una serie de grupos armados – cada uno impulsado por sus propios intereses particulares – están preparados para declarar la guerra allí. Esto por sí solo debería dar a los responsables políticos estadounidenses cierta pausa, debido a la amenaza que presenta esta situación para la reconstrucción y la estabilidad posterior a los conflictos.

Para contrarrestar este problema, Estados Unidos espera negociar acuerdos preliminares entre los grupos combatientes en la campaña de Mosul. Hasta ahora, estos esfuerzos han dado poco frutos. Por ejemplo, no existe un consenso como determinar qué civiles se unieron al ISIS por voluntad propia, quiénes cooperaron por protección, o quiénes no estuvieron involucrados en absoluto. No existe un protocolo sobre cómo prevenir los actos de retribución entre las comunidades, y no hay garantías de que las milicias que Estados Unidos quiere excluir de la campaña sigan estando al margen.

En ausencia de alguna cadena de mando eficaz, parece poco probable que las reglas de enfrentamiento se respeten. Sin nadie para imponer el cumplimiento y la rendición de cuentas, es más probable que las partes traicionen los compromisos previos. Una de las pocas creencias que comparten los iraquíes a lo largo de la frontera de separación es que Estados Unidos dejará pronto su país por completo.

La misma diversidad de la población de Nínive hace que sea más vulnerable que Anbar (que es principalmente suní) de ser repartido a lo largo de líneas étnicas y religiosas. El único interés colectivo de las milicias – la derrota del Estado Islámico – terminará cuando se recupere la provincia. Para muchos, la lucha contra el Estado Islámico no se trata de salvar la nación o el estado; es una oportunidad para cosechar los botines políticos de conquista.

Entre los grupos que compiten por el trofeo están:

  • las milicias tribales árabes sunitas en busca de ampliar el control sobre el territorio de cara a las próximas elecciones provinciales;
  • las milicias chiíes turcomanos, que tienen el objetivo de acabar con los turcomanos suníes de la zona;
  • las milicias árabes chiíes que buscan una mayor participación en el gobierno;
  • los grupos kurdos que desean consolidar su control sobre los territorios en disputa.

Detrás de todo esto hay un primer ministro que necesita una victoria para fortalecer su débil mano en Bagdad. Y detrás de él están Turquía e Irán, ambos maniobrando sus representantes armados para extender su influencia.

A la vista de estas fuerzas, gobierno de la provincia de Nínive, que ha estado en el exilio durante más de dos años, no tiene la capacidad de restablecer su autoridad. El año pasado nombraron un nuevo gobernador, pero no dirige ningún partido político, ni una coalición sólida de aliados.

Sería absurdo que los políticos estadounidenses esperaran poder controlar un entorno tan complejo de intereses contrapuestos. Tampoco deberían confiar en el desarme de estos grupos una vez que el Estado Islámico fuera derrotado. Ante este panorama poco prometedor, el presidente Obama haría bien en posponer la campaña militar.

Cualquier victoria apresurada probablemente sería pírrica – fragmentando más el país devastado por la guerra civil y empujándolo hacia una nueva fase de la política sectaria armada.

En lugar de ello, Obama debería dedicar el tiempo que le queda en el cargo a presionar al gobierno de Abadi para construir una fuerza militar unificada específicamente para liberar al resto de Nínive. Eso sería un ejército que refleja la demografía y las tribus de la provincia y se había integrado de manera efectiva sus constituyentes milicias bajo un mando unificado nacional.

Obama ha ayudado a debilitar al ISIS en Irak. Pero el hecho de derrotarlo no debe venir con el riesgo de una nueva, y quizás más letal guerra civil.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar