telegramyoutube
Los peores 10 errores que puedes cometer en tu carrera profesional
Página principal Análisis, Crecimiento personal

Darius Foroux, autor del libro «Massive Life Success» y fundador Procrastinate Zero, nos habla de las cosas que se perdió durante su largo viaje hacia el éxito. Esta es tu oportunidad de aprender de los errores de otros.

“Aprender de tus errores es bueno. Pero es mejor aprender de los errores de otros”. – Warren Buffet

En los últimos 10 años, pasé de ser estudiante a empresario, después trabajé como autónomo, subí la escalera corporativa, fui bloguero, y finalmente me convertí en maestro.

Sí, esa no es una trayectoria profesional normal, y tampoco es lo que yo esperaba. Pero en la vida, las cosas casi nunca resultan como esperamos.

Eso es porque somos humanos. Y los seres humanos cometemos errores.

Hace poco recibí un correo de un lector. Me preguntó sobre el error más grande de mi carrera profesional.

Eso me hizo pensar. Y escribir. Mucho.

Y después de haber escrito más de 2000 palabras sobre los errores en mi carrera, pensé: “Guau, ¿hay algún error que no hayas cometido?”.

De todos modos, he eliminado las cosas obvias y he hecho una lista de mis 10 errores principales. Espero que alguno de estos puntos te pueda resultar útil.

1. Asumir que tu carrera es lineal

Esta es, con diferencia, la lección más importante que he aprendido. En primer lugar, he aprendido que las suposiciones son siempre malas. De manera colectiva asumimos muchas cosas sin preguntar o investigar nunca.

Una de esas suposiciones es que las carreras profesionales avanzan linealmente. ¿Quién ha dicho eso? Cuando pienso en ello, no tengo ni idea de por qué creí eso en primer lugar.

Esto va de la siguiente manera:

  • Recibes una educación.
  • Consigues unas prácticas.
  • Permaneces en el mismo lugar durante tres años.
  • Luego intentas convertirte en un gestor de bajo nivel
  • Al cabo de unos años asciendes.
  • Y si no avanzas, te mudas a otra compañía para tener un puesto mejor remunerado.

O también puede ocurrir:

  • Decides hacerte autónomo.
  • Empiezas a trabajar gratis.
  • Sigues haciendo eso durante años.
  • No puedes llegar a fin de mes.
  • Consigues un trabajo.
  • Dejas el trabajo porque lo odias.
  • Empiezas a cobrar por tu trabajo.
  • Y aumentas tu tarifa un poco cada año.

Última cosa:

  • Te haces empresario
  • Comienzas un negocio
  • Creces
  • Piensas que eres genial
  • Gastas más de lo que ganas
  • Intentas conseguir inversores
  • Invierten en ti
  • Y la cagas

¿Por qué hacemos eso? Es muy predecible. La vida es demasiado corta para cosas tan aburridas.

Acelera tu curva de aprendizaje. Céntrate en el valor. Aprende más, gana más. Da saltos. Y a veces, cuando aprendas, da un paso atrás. Y no pasa nada porque ganarás más en el futuro.

En la economía actual, es más importante lo que tienes que ofrecer. Por primera vez en la historia, muchas empresas (no todas) no miran la edad, el sexo, la raza, las carreras – les importa más lo que tienes que ofrecer.

De modo que ofrece un buen trabajo. ¿Cómo? Aprende más rápido. Acceder a la información nunca ha sido tan fácil. Haz uso de ello.

2. Darle prioridad al dinero

Yo he hecho eso. Y si tú también lo haces, hay tres cosas que pueden suceder:

  • Terminas en un trabajo de ventas que odias.
  • Te conviertes en una agresiva persona de negocios o trabajador independiente.
  • Le dices sí a trabajos que te drenan emocionalmente.

No hay nada de malo en estas cosas, pero no son sostenibles. No estoy tratando de impedirte ganar algo de dinero.

Pero en lugar de centrarte en el dinero; ¿por qué no concentrarse en otras cosas que son más satisfactorias? Cosas como el aprendizaje, la experiencia, trabajar en algo que te interesa, darle valor a las vidas de otras personas.

¿Seguirá la mayoría de la gente este consejo? Probablemente no, porque no pueden decirle no al dinero. Sólo hay una regla simple para el dinero y la libertad: Vive por debajo de tus posibilidades. Y sí, es difícil.

Si quieres aprender más acerca de cómo entrenarte para no depender del dinero, lee “Cartas a Lucilio” de Séneca. Él escribe mucho sobre ello.

10 libros esenciales para los veinteañeros

3. Perder el tiempo

No vas a creer la cantidad de noches y fines de semana que he perdido viendo la televisión, saliendo, ir de compras sin tener necesidad, o cualquier actividad de ocio.

Por supuesto, entretenerse es bueno, pero no tienes que descansar cada minuto libre que tienes.

Esta es tu vida, y esta es su carrera. Tómatelas en serio.

Piensa en ello. ¿Cuál es tu destreza? ¿En qué destacas?

Si no sabes la respuesta, es el momento de ponerse a ello. Empieza a aprender, a practicar, a hacer lo que sea. Haz algo que te convierta en un experto en alguna cosa.

4. Preferir un trabajo a un sector

En la última década, he probado suerte en varias industrias, incluyendo la hostelería, la moda, la informática, y la banca. Pero en los últimos años, sólo me he dedicado a la consultoría y la educación.

Ojalá hubiera hecho esto antes. Saltar de una industria a otra tiene costes enormes. Tienes que aprender sobre la industria, el mercado, la gente, las reglas no escritas, de todo.

La mayoría de las personas deciden lo que quieren ser (o simplemente llega a una profesión). Y luego intentan encontrar un trabajo – no les importa la industria, siempre y cuando les paguen. O bien, que quieren ser empresarios o autónomos y siguen al dinero.

Pero eso no es una estrategia efectiva a largo plazo, porque nunca te convertirás en un experto en algo específico. En lugar de ello, elige una o dos industrias que te gusten, y comprométete a encontrar una oportunidad allí.

5. Acomodarse

“He trabajado duro y ahora todo está bajo control”. Piénsalo otra vez. Nunca estás a salvo.

La vida es una lucha. La persona de al lado está esperando pacientemente a que metas la pata, para lanzarse y hacerse con tu posición.

¿Es eso realmente cierto? Para ser honesto, no lo sé. Pero sí me gusta pensar que es así.

¿Por qué? Porque me mantiene alerta. La última cosa que quieres es sentirte cómodo.

6. No pedir cosas

Sí, eres una buena persona. Lo sabemos. Pero no seas demasiado bueno.

Otras personas van a coger tu lugar, hacerte caer, y al final te quedarás sin nada.

No tienes por qué jugar sucio. Tan sólo ten en mente que los negocios, son negocios.

Y todo es un negocio: Arte, deportes, medios de comunicación, relaciones de trabajo, compañeros, lo que sea.

Si quieres conseguir algo, tienes que pedirlo. ¿Quieres un aumento? Pídelo. Nadie te lo va a dar. ¿Qué esperabas?

“Oh, eres una persona increíble. Aquí tienes una bolsa gratis de dinero”. Eso no va a pasar nunca.

7. No seguir tus intereses

Hay dos opiniones sobre este tema. Las personas que dicen que deberías seguir tu pasión, y las que dicen que no deberías.

Lo curioso es que las personas que dicen que no deberías seguir tu pasión, no siguieron su pasión. ¿Lo entiendes ahora? ¿Por qué demonios iban a animar a otros a perseguir su pasión? Y viceversa.

Ahora bien, no me gusta mucho la palabra pasión, y no me gusta la discusión sobre ese tema. Pero todo lo que puedo decir es esto:

La vida no es infinita. ¿De verdad quieres pasar tu tiempo haciendo cosas que odias?

8. No escuchar a la gente

Cuando obtuve mi título de Máster en Administración de Empresas años atrás, pensé que era el mejor. No escuché a las personas que tenían más experiencia que yo. Gran error.

La práctica es diferente a los libros, y yo no me di cuenta de ello.

Ahora prefiero ser humilde y escuchar a todo el mundo. Eso significa escuchar a la gente con menos experiencia también. A menudo tienen las mejores ideas.

9. Querer demasiado, demasiado pronto

A pesar de que tu carrera profesional no tiene que desarrollarse de forma lineal, no puedes dar saltos gigantes diariamente. Cuando empecé, intentaba moverme demasiado rápido.

Pero ahora soy más paciente. Antes de empezar con el blog, había escrito cientos de ensayos cuando estaba en la universidad, sin olvidar dos tesis bien grandes.

Y he trabajado en las trincheras de negocios y marketing durante años antes de empezar consultoría. Nadie vio nunca eso. Y no pasa nada porque así es como se aprende.

10. No pedir ayuda

Tal vez seas demasiado orgulloso. Tal vez pienses que la gente creerá que eres estúpido. Tal vez no te han criado de esa manera.

Pero si no pides ayuda, una cosa es segura: Nunca lo conseguirás.

Casi todo en la vida es un esfuerzo de equipo. Aun si trabajas siempre para ti, aún necesitas a otras personas. Y ellos te necesitan a ti.

Las historias de éxito de los que “se han hecho a sí mismos” son falsas.

Cada vez que te sientas sobrecargado, acude a los demás. Acude a tus compañeros, socios, amigos, familia. Ellos te ayudarán, y si no lo hacen, no son tus amigos.

Por último: Esta Es Tu Carrera.

¿Por qué no te la tomas en serio? Eso es una cosa que no hice lo suficiente hasta hace pocos años. Fui demasiado pasivo.

Si no te sientes satisfecho con tu carrera, o cómo estás progresando: cambia. Ese es el único consejo universal que existe.

Y hazlo ya. ¿Sabes por qué? Si no lo haces hoy, ¿cuándo lo harás?

Los dos sabemos la respuesta a esto.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar