Página principal Análisis
FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

La Segunda Guerra Mundial se extendió por el planeta de los glaciares del Ártico hasta el desierto de África y las islas en el Océano Pacífico. Uno de sus escenarios bélicos fue Carelia, donde comenzó una guerra el 30 de noviembre de 1939, cuando las tropas soviéticas cruzaron la frontera de Finlandia.

La invasión alemana de Polonia en septiembre de 1939 le presentó al mundo la Guerra Relámpago nazi. Esta táctica le permitió a las fuerzas de Hitler conquistar Europa continental y bombardear el Reino Unido.

Más al norte, en la gélida extensión que ahora ocupan Finlandia y Rusia, se produjo una batalla igualmente significativa en los fríos meses del invierno sin precedentes de 1939-1940.

Los dos países firmaron un tratado de no agresión a principios de los años treinta, pero eso no disipó las preocupaciones finlandesas por las ambiciones de sus vecinos.

Esos temores se vieron justificados, ya que la Unión Soviética avanzó a través del Istmo de Carelia en noviembre de 1939, con la intención de profundizar su frontera occidental.

Stalin envió alrededor de un millón de soldados a los densos bosques y extensiones congeladas que conectaban ambos países, y el decidido y bien entrenado ejército finlandés convirtió el paisaje bucólico en una morgue para las tropas soviéticas que no estaban bien preparadas ni alimentadas, y apenas tenían experiencia.

Se cree que Finlandia perdió alrededor de 25.000 soldados durante el conflicto de 105 días, mientras que las pérdidas Unión Soviética fueron mucho mayores: mataron a más de 200.000 soldados, y otros cientos murieron por congelación.

Helsinki finalmente sucumbió al ataque soviético, firmando un pacto de paz bajo los términos de Moscú el 12 de marzo de 1940. Sin embargo, el país no capituló por completo y más tarde les permitiría a las tropas alemanas de tránsito utilizar su territorio para atacar a la URSS.

Como muestran las fotos de abajo, el ejército finlandés utilizó hábilmente el letal y cruel invierno y su paisaje implacable para infligir el máximo daños a los invasores rusos.

La guerra entre Finlandia y la Rusia soviética comenzó la noche del 30 de noviembre de 1939 a las 22:45 hora local. Se habían cavado trincheras al comienzo del conflicto entre Finlandia y Rusia en Helsinki, el 1 de diciembre de 1939.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Casa destruida por una bomba aérea rusa en Helsinki, el 11 de diciembre de 1939, y que siguió estando en llamas tras varios días. Según testigos, en la capital finlandesa se podían oír los bombardeos de la artillería soviética – a más de cien kilómetros del frente.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Voluntarios del ejército finlandés mientras se preparaban para navegar a su país natal desde Nueva York el 9 de diciembre de 1939, en el carguero sueco-estadounidense Gripsholm.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
Los voluntarios habían residido en EE. UU. durante varios años, pero no se habían convertido en ciudadanos estadounidenses. El viaje fue patrocinado por el veterano de guerra finlandés que vivía en EE. UU. En primer plano se pueden ver los baúles y cajas destinados a la Cruz Roja Finlandesa.

Los soldados finlandeses usan un trineo en las carreteras cubiertas de nieve cerca de la línea de Mannerheim durante la lucha en el Istmo de Carelia, Finlandia, el 14 de diciembre de 1939.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Soldado finlandés en su puesto en la nieve en la línea de Mannerheim, la línea defensiva contra Rusia, en Finlandia, el 14 de diciembre de 1939.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
La guerra se libró de dos formas: una confrontación convencional en la Línea de Mannerheim – fortificaciones finlandesas en el Istmo de Carelia – y una campaña de hostigamiento y ataques perpetrados por tropas de esquí finlandesas contra las fuerzas soviéticas en los bosques del país.

Coche completamente destruido por una explosión de bomba durante el primer bombardeo aéreo de la capital finlandesa de Helsinki en 1940. Las mujeres del cuerpo de voluntarios se encargaban de desmantelar los restos y sacarlos de la calle.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Este es un escuadrón finlandés de artillería ligera patrullando en el Istmo de Carelia el 3 de enero de 1940. Usando túnicas blancas sobre su pesada ropa de invierno para camuflarse, los soldados adoptaron la apariencia de fantasmas mientras viajaban por el terreno cubierto de nieve.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
Las tropas finlandesas a menudo tenían que improvisar e incrementar su equipo de nieve con ropa de cama para camuflarse. Pero esas improvisaciones eran efectivas: miles de soldados soviéticos, vestidos en su mayoría con inadecuados uniformes de color, desaparecieron en esas extensiones heladas.

Un bombardero soviético, derribado por los cañones antiaéreos finlandeses en el frente carelio el 3 de enero de 1940, donde Rusia había asignado siete divisiones para una unidad en la línea de Mannerheim.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

A patrullas de esquí como esta, en algún lugar del norte de Finlandia, el 4 de enero de 1940, se le atribuyeron los éxitos de ataques contra el Ejército Rojo en puntos donde las “patrullas suicidas” finlandesas habían entrado en territorio soviético.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
En el fondo, caballos y trineos transportando piezas de artillería.

Los trajes blancos para los bastones de esquí, los esquís y rifles de camuflaje hacían que estos hombres parecieran exploradores, pero en realidad eran soldados finlandeses listos para luchar contra los rusos, en las nieves y bosques de Finlandia, el 10 de enero de 1940.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Soldados finlandeses informan de la captura de un tanque ruso en el bosque cubierto de nieve en el frente oriental, 10 de enero de 1940. Los rusos perdieron más de 300 tanques en el primer mes de la guerra ruso-finlandesa.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Lo que comenzó una bala, lo terminó el frío polar, para este soldado ruso que perdió la vida cerca de Suomussalmi, Finlandia, mostrado el 31 de enero de 1940. Murió mientras erigía una línea telefónica. El frío extremo congeló al soldado en esta posición.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
El frío glacial podía congelar un cuerpo tras pocos minutos de exposición, y los cadáveres a menudo se congelaban, quedando tan duros como piedras. El ejército finlandés a veces capitalizaban la brutalidad macabra de las condiciones meteorológicas, colocando a los soldados soviéticos muertos verticalmente con la intención de intimidar a sus adversarios.

Miembros de una patrulla de esquí finlandesa examinando la tumba de dos oficiales rusos en el frente de Salla en Finlandia el 10 de febrero de 1940. La lápida es una caja roja pintada con una estrella soviética hecha con monedas clavadas en la caja.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
Aunque Finlandia terminó firmando un acuerdo de paz con los soviéticos, la resistencia se cobró un enorme número de vidas en los ejércitos de Stalin. Iskander Rehman, investigador del Pell Center, escribe: “De hecho, los respectivos índice de mortalidad y número de bajas son quizás uno de los mayores en los anales de la guerra del siglo XX”.

Soldados finlandeses observan el ahora famoso campo de batalla en Suomussalmi, Finlandia, el 10 de febrero de 1940, después de que las tropas rusas se hubieran retirado. En el primer plano de esta escena de destrucción hay cuerpos congelados de soldados soviéticos.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Voluntario sueco, “en algún lugar del norte de Finlandia”, se protege del terrible frío ártico con una misteriosa máscara sobre su rostro el 20 de febrero de 1940.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa
Simo Häyhä, conocido como “La Muerte Blanca”, fue un francotirador finlandés al que se atribuyó la muerte de más de 500 soldados enemigos en 100 días durante la Guerra de Invierno. La carrera militar de Häyhä terminó a causa de un tiro en la cara que destrozó parte de su mejilla y mandíbula inferior. Se convirtió en un héroe finlandés, y falleció de causas naturales en 2002.

Voluntarios canadienses que luchaban por Finlandia, 24 de febrero de 1940. Primero, debían aprender a esquiar para prepararse para el ataque contra los rusos sobre los campos de batalla cubiertos de nieve.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Soldados finlandeses, miembros de uno de los batallones de esquí, con sus renos tomando el camino de regreso a la nueva frontera de Finlandia, tal como se define en el tratado de paz soviético-finlandés. 28 de marzo de 1940.

FOTOS: Una vistazo a la Guerra de Invierno desde la perspectiva finlandesa

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis