Italia ha encontrado un agujero en la legislación europea sobre los bancos en quiebra
Página principal Análisis, Unión Europea, Bancos Centrales, Sector bancario

Las reglas parecían estar claras. Después de que fueran los contribuyentes los que tuvieron que asumir el coste de los rescates bancarios durante la crisis financiera, los problemas de los prestamistas tendrán que ser solucionados, en la medida de lo posible, por sus propios accionistas y acreedores. Sin embargo, los 17.000 millones de euros que el gobierno italiano utilizó el fin de semana pasado para salvar a dos bancos regionales con problemas parece ir en contra de esta idea.

¿Cuál es la diferencia entre liquidación y resolución?

Según las nuevas normas de la UE, los bancos afectados son puestos en "resolución", un proceso legal que permite a los reguladores decidir qué hacer con ellos. La ley, conocida como la Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD por sus siglas en inglés), tiene como objetivo evitar que los contribuyentes tengan que rescatar a los bancos, haciendo a los acreedores, incluyendo los tenedores de bonos sénior, responsables de las pérdidas.

En el caso de los bancos italianos, la Junta de Resolución Individual - la agencia de la eurozona encargada de resolver las crisis bancarias - decidió que la resolución beneficiaría "a los ciudadanos" ya que el desplome de los bancos no tendría un "impacto significativo sobre la estabilidad financiera" . Esto abrió la puerta para que los bancos fueran rescatados mediante los mecanismos nacionales de solvencia.

¿Hasta qué punto suponían un riesgo para el sistema financiero?

Las hojas de balance totales de ambos bancos ascendían a los 55.000 millones de euros – el 2% del sistema bancario italiano, lo que llevó a los reguladores de la UE a la conclusión de que el desplome de estos bancos tendría un impacto muy limitado en el sistema financiero. Sin embargo, Italia ha sido capaz de convencernos del riesgo del desplome de estos dos bancos regionales para la economía de la región.

Y algunos banqueros y funcionarios de Italia creen que los bancos de Veneto sí que suponían un riesgo importante para el resto de bancos italianos. Si se hubiera optado por una resolución, siguiendo la normativa de la UE, los bancos se habrían visto obligados a buscar 12.000 millones de euros para el fondo de garantía de depósitos del país. UniCredit, Monte dei Paschi di Siena y UBI Banca, que han buscado o están buscado capital extra en el mercado, habrían tenido que intentar reunir más capital todavía, por lo que podrían haber sido abandonados por los inversores.

Además, sería obligatorio el pago inmediato de todos los préstamos emitidos por los bancos en quiebra. Los funcionarios italianos y los banqueros temían que el resultado habría sido una administración desordenada y habría tenido un efecto dominó.

¿Por qué los tenedores de bonos sénior no se han visto afectados?

Italia quería proteger a los acreedores, incluidos los tenedores de bonos sénior, ya que una cantidad significativa de la deuda de los bancos de Veneto había sido vendida a inversores minoristas como parte de un supuesto escándalo de venta abusiva, según las autoridades europeas.

Para ello, la decisión de permitir a Italia liquidar los dos bancos siguiendo las leyes nacionales de insolvencia fue clave, ya que, con el fin de financiar la reestructuración, la directiva de recuperación y resolución no impone pérdidas a los acreedores principales.

Los funcionarios italianos trabajaron durante todo el fin de semana para elaborar un decreto del gobierno que permitiría a los bancos reestructurarse bajo la ley italiana. Este permitió que el Intesa Sanpaolo, el banco italiano con más capital, eligiera buenos activos, apoyado por una subvención del Gobierno de 5.200 millones de euros.

En defensa de la decisión de Italia, Fabio Panetta, vicegobernador del Banco de Italia, dijo el lunes:

"Creo que la resolución hubiera sido muy costosa, no solo en términos monetarios, sino también en términos de confianza".

Otro problema al que Bruselas y Roma tuvieron que hacer frente fue el hecho de que los 10.000 millones de euros en bonos emitidos por ambos bancos estaban garantizados por el Estado italiano, algo a lo que había accedido la comisión.

Los bonos no le dejaron alternativa a Italia. Podía proporcionar la ayuda del Estado para evitar el desplome de los bancos - y proteger a algunos tenedores de bonos - o hacer frente a la eliminación de los bonos y a la entrada en juego de las garantías. En cualquiera de los casos, el Gobierno terminaría pagando.

¿Por qué se han autorizado las garantías?

Según las fuentes del Financial Times, la decisión se basó en una evaluación realizada por el Banco Central Europeo en enero según la cual los dos bancos eran solventes. El BCE llegó a esa conclusión a pesar de las preocupaciones sobre su estado y el bajo rendimiento obtenido por ambos bancos en las pruebas de resistencia bancaria.

Las fuentes cercanas a la sección de supervisión bancaria del BCE señalan que la decisión de que los bancos "podrían desplomarse", solo se alcanzó al final de un proceso durante el cual los dos prestamistas habían intentado sin éxito reunir capital privado. El proceso tenía que llegar a su fin antes de que fueran declarados insolventes.

¿Por qué Intesa ha conseguido una garantía de los contribuyentes?

Tanto Intesa Sanpaolo como el español Banco Santander han adquirido a sus competidores por el módico precio de 1 euro.

En ambos casos, los accionistas y los tenedores de bonos más jóvenes de los bancos más pequeños fueron eliminados mientras que la deuda sénior y los depósitos sí que estaban protegidos. Pero es ahí donde terminan todas las similitudes.

Intesa insistió en que solo se haría cargo de los dos bancos si se eliminaban los préstamos dudosos. En ese caso pondría en marcha un rescate que también cubriría los costes del cierre de sucursales, los despidos y los riesgos legales.

Por el contrario, Santander tuvo que realizar una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para financiar la adquisición del Banco Popular. El gobierno español se negó a proporcionar dinero de los contribuyentes para rescatar al banco.

Sin embargo, Popular era un banco más grande y estaba en mejor forma que los dos bancos de Veneto, que tienen una proporción mucho más alta de préstamos tóxicos en sus balances. Popular también contaba con un pequeño negocio de préstamos que le interesaba a Santander.

¿Es este el final de los problemas bancarios de Italia?

Roma, sin duda espera que sí. "Esto podría ser un punto de inflexión, no solo para estos dos bancos, sino también para la percepción y la imagen del sistema financiero italiano", dijo Panetta el lunes. La reacción del mercado parecía apoyar su confianza, ya que las acciones de los bancos registraron subidas en la Bolsa.

Sin embargo, esto no significa que los bancos estén necesariamente fuera de peligro. Todavía existe el riesgo de que el acuerdo de Veneto fracase si los legisladores no aprueban el decreto del fin de semana.

Y aunque la situación del MPS, el mayor problema del sistema bancario italiano, ya ha sido solucionada, existen otras causas de preocupación, comenzando con Carige, un banco con sede en Génova. Si la recuperación económica italiana no coge impulso, otros bancos podrían tener problemas para reducir su stock de préstamos no rentables y abrir los grifos de crédito.

¿Cómo ha afectado el desplome de los bancos a la UE?

El objetivo de la BRRD era evitar que los contribuyentes tuvieran que salvar a los bancos en quiebra. Pero según algunos inversores el acuerdo de Veneto parece ir en contra de esta medida.

David Benamou, socio director de Axiom Alternative Investments, un inversor en deuda bancaria con sede en París, dijo:

"Cualquier país dispuesto a proteger a los tenedores de bonos de alto nivel ahora cuenta con un instrumento legal para hacerlo: en efecto, las autoridades italianas han descubierto una laguna en el BRRD".

Otro inversor ha dicho que el acuerdo ha sido positivo: ha demostrado que el sistema es capaz de hacer frente a estos desafíos sin colapsarse. En este caso, Italia se ha enfrentado a un tema políticamente sensible debido a que una alta proporción de los bonos sénior del banco están en manos de inversores minoristas.

Sin embargo, cada vez más políticos y funcionarios de Bruselas creen que el sistema se ha visto dañado. Los eurodiputados están advirtiendo de que la credibilidad de la unión bancaria de la zona euro está en peligro.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis