Qué le espera al mundo de las criptomonedas en el futuro: 5 escenarios
Garidy Sanders/Unsplash
Página principal Análisis, Criptomonedas
Tema de actualidad
2 Junio
2487 2k

Desde el escenario más optimista (y menos probable) hasta el más plausible.

La criptomonedas son un mercado muy joven. La principal de ellas, el bitcoin (Bitcoin), cumplió 9 años en enero. Sin embargo, ha llegado la hora de plantearnos qué va a pasar en el futuro con ellas.

Estos son los 5 escenarios principales.

1. El futuro del criptomaximalismo

Situación: El bitcoin es una moneda global. Es utilizado para pagar en todas partes, excepto en situaciones que implican la compra de drogas en la darknet y la evasión de impuestos, en cuyos casos se usa Zcash, lo que, por supuesto, está prohibido, pero estas prohibiciones son ignoradas. Todas las transacciones minoristas pasan por centros Lightning, que son monitorizados y controlados constantemente por sistemas de inteligencia artificial.

Las personas conservan sus claves personales, ya que si las pierden pueden perder todos sus ahorros. Estas claves también cifran sus datos personales, que pueden ser utilizados por las aplicaciones descentralizadas que se ejecutan en el “ordenador ethereum mundial”. Esta máquina (gracias al sistema Plasma) realiza miles de millones de operaciones por milisegundo. Y, de nuevo, el guardia es una inteligencia artificial que rastrea los signos de fraude.

Las monedas fiat han muerto a causa de la hiperinflación, los bancos han muerto con ellas. El mundo está controlado principalmente por asociaciones de libertarios del bitcoin y redes de hackers de ethereum.

Probabilidad de que esto suceda: Prácticamente cero por muchas razones. La gran mayoría de la gente no quiere almacenar claves secretas, y si esto no se hace, entonces la criptomoneda no es muy diferente de una cuenta bancaria, y lo único que tiene diferente (por ejemplo, la irrevocabilidad de las transacciones), no es para mejor. El crédito y las criptomonedas son poco compatibles. La mayoría de la gente quiere que su gobierno sea fuerte, y un gobierno fuerte quiere controlar su moneda, lo que significa que a la mayoría de las personas les gusta el fiat. La deflación es realmente mala. Y así sucesivamente.

2. El futuro de las criptomonedas en Wall Street

Situación: La gente común no usa criptomonedas. ¿Por qué lo harían? Sin embargo, el mundo financiero ha ido a toda máquina. Las acciones solo existen en el blockchain el ethereum. Los bonos, también. Cualquiera que pueda poseer un “token de seguridad” - una prueba de su identidad e inversión válida - puede negociar cualquier acción, y cualquier bono, en cualquier mercado, desde cualquier país, en cualquier parte del mundo, casi en tiempo real, sin pedir permiso. En su mayoría a través de centrales totalmente descentralizadas, aunque los mercados centralizados todavía tienen sus ventajas. Pocas personas lo hacen directamente, sin embargo; sus asesores de acciones lo gestionan por ellos.

El bitcoin es la moneda de liquidación y reserva global; ya nadie se preocupa por el oro. Su tarjeta de crédito puede ser cargada en dólares, pero ese dinero se convierte rápidamente a bitcoin, y algunos satoshis se envían al emisor de la tarjeta y al banco mercantil (en una sola transacción) antes de ser convertidos de nuevo a dólares y enviados al vendedor - las comisiones de Lightning son tan pequeñas, cortesía del volumen, que esto es más barato que la alternativa. La gente común ni siquiera sabe qué es Lightning, pero los canales de pago entre los bancos, tanto dentro de los países como a nivel internacional, dejan pasar cientos de millones de dólares al día.

Probabilidad de que esto suceda: Prácticamente cero. La irrevocabilidad de las transacciones en las criptomonedas y la inconveniencia de otorgar préstamos en criptomonedas son razones suficientes. Quizás estamos equivocados. Sin embargo, aquí podemos ver algunas de las ventajas de las criptomonedas: ¿por qué mantener miles y miles de bases de datos independientes, si puede administrar... digamos, una?

3. El futuro de las Dapps (aplicaciones descentralizadas)

Situación: Desde el punto de vista financiero, las criptomonedas no son más que una clase de activos y una contracultura, pero los “protocolos” tokenizados que alimentan las aplicaciones descentralizadas han conquistado Internet. Facebook, Twitter y, cada vez más, Google han sido sustituidos por vastas redes peer-to-peer en las que el procesamiento y la optimización de datos se coordinan y optimizan en tiempo real mediante transferencias de tokens orquestadas por proxys de inteligencia artificial. Las reglas de estos sistemas se determinan por votaciones frecuentes, que, de nuevo, son tokenizadas.

Todos sus datos personales se empaquetan en muchos tramos redundantes dispersos por Internet, protegidos por su(s) clave(s) privada(s) y varios aspectos de la misma se ponen a disposición de los servicios que deseen utilizarla solo cuando usted o sus representantes aprueben dicho acceso. Usted es recompensado con tokens para este acceso, que puede gastar en otros servicios. Cada persona tiene una cartera con cientos o miles de tokens diferentes, y comercian todo el tiempo con inteligencia artificial, optimizando esta cartera para su estilo de vida.

Están empezando a formarse estructuras similares tokenizadas offline: en el desarrollo de equipos, en el diseño de ciudades, en las actividades de colectivos de arte a gran escala. La economía de los tokens está regulando cada vez más el comportamiento humano.

Probabilidad de que esto suceda: No demasiado alta. Sí, la imagen es inspiradora a su manera, pero la mayoría de la gente necesita soluciones centralizadas que les den la oportunidad de quejarse en alguna parte. Quieren poder aplicar leyes y garantizar su implementación sin votar cada movimiento en cada red a la que están conectadas. (Los residentes de California con sus referendos pueden imaginar lo que supone responder a estas preguntas todos los días).

Las aplicaciones descentralizadas son inherentemente más complejas, frágiles y de desarrollo más lento que sus contrapartes centralizadas. (Imagínese tener que hacer un hard fork para cualquier cambio). Las recompensas para los usuarios son muy bajas - en el caso de Facebook estas pueden ascender los 10 $ por trimestre. Las soluciones centralizadas tienen una serie de ventajas: se benefician de las economías de escala, los centros de datos especializados son más eficientes que los ordenadores personales, y las bases de datos son mucho más rápidas que cualquier blockchain. Y nadie quiere rastrear una cartera de cientos de diferentes tipos de tokens, incluso con la ayuda de un ayudante inteligente.

4. El futuro global de las criptomonedas

Situación: América del Norte y Europa todavía utilizan dólares y euros. El sistema financiero sigue utilizando sus propios sistemas, aunque está empezando a usar sistemas de criptomonedas. Facebook sigue dominando los medios sociales del mundo rico. Las criptomonedas son una idea de última hora, una curiosidad, una inversión marginal.

Pero el Sur es diferente. Venezuela y Zimbabwe fueron los primeros en reemplazar sus monedas con criptomonedas que literalmente no pueden hiperinflarse. (Es decir, una verdadera criptomoneda, no el Petro de Venezuela). Resultó ser un paso natural después de los sistemas de pago móviles como M-Pesa u Orange Money.

Le siguieron los mercados locales de acciones y bonos. Lo mismo sucedió con el Internet local, donde la transferencia de datos era mucho más costosa que en EE. UU. Esto, junto con una recompensa potencial relativamente grande por el uso de aplicaciones descentralizadas, ha llevado a su florecimiento. Se utiliza principalmente criptomoneda nacional (que se puede intercambiar en tiempo real en un gran intercambio descentralizado con canales de pago entre divisas), que casi sustituye los servicios financieros occidentales centrales locales. Ahora que los zimbabuenses están visitando Londres o Nueva York, se sorprenden del atraso de la esfera financiera.

Probabilidad de que esto suceda: Es plausible. No es probable, necesariamente, pero es plausible. En Nueva York y Londres y Toronto y París, las criptomonedas deflacionarias y los canales de pago entre países en tiempo real son básicamente soluciones que buscan resolver un problema; prefiero usar cualquiera de mis varias tarjetas de crédito sin cargos en París, y obtener las millas/puntos de bonificación, la capacidad de impugnar y revertir los cargos, la flotación del crédito, la garantía extendida y otros bonos de tarjeta, etc., en lugar de realizar transacciones con la “divisa global” bitcoin a través de Lightning. Pero cuando no dispone de un maduro sistema de pagos internacionales cargado de recompensas a mano, cuando le tratan como sospechoso y le niegan el crédito solo porque es del país más poblado de África, cuando la tasa de inflación de su moneda nacional supera los dos dígitos y se dirige hacia el triple... entonces, de repente, el cálculo parece muy diferente.

5. El futuro de la cultura de las criptomonedas

Situación: El bitcoin, el ethereum, Tezos y EOS no han conquistado el mundo. La gente sigue usando tarjetas de crédito, dólares americanos, euros, reales, yuanes, etc.. En el mundo financiero, algunos blockchains cerrados privados han encontrado su uso, pero esta no es la revolución mundial prometida, sino algunas áreas donde esta tecnología ha demostrado ser más efectiva.

Sin embargo, esto se aplica al 98% de la población mundial. Para el 2% restante, todo es diferente. Tal vez porque son libertarios que desconfían del gobierno, o hackers fascinados por la tecnología, o porque creen en la perspectiva de un mundo mejor. Están dispuestos a pasar por la lucha de tratar con claves privadas, financiar canales de pago, adquirir tokens para establecer y pagar por Dapps y federar sus datos, y así sucesivamente. Solo el 2% de la población. Pero en todo el mundo, eso significa 140 millones de personas.

Solo 140 millones de personas utilizan medios sociales no censurables, independientes y descentralizados. Pero ese es un número suficientemente grande que significa que la censura tampoco vuela en los medios centralizados, porque se puede transponer a la alternativa descentralizada. Solo 140 millones utilizan criptomonedas para sus gastos diarios y ahorros a largo plazo. Pero esa es una alternativa lo suficientemente grande como para mantener la honestidad de las monedas nacionales, porque saben que si empiezan a degradarse, ya existe una alternativa viable, y si el dolor del dinero fiat centralizado crece lo suficiente, la gente puede y lo hará. Solo 140 millones de personas usan sistemas sin permiso; pero eso es suficiente para que si le bloquean o le echan de la infraestructura permitida de su país, haya una alternativa que pueda adoptar sin que su vida se arruine por completo.

En resumen, solo el 2% de la población utiliza criptomonedas... pero ese 2% realiza un servicio enorme para el otro 98%, haciendo que los censores, los gobiernos, y los bancos centrales mantengan la honestidad. Proporcionar una alternativa descentralizada viable, en sí misma, mitiga muchos de los fallos de los sistemas centralizados. Podría ser, en realidad, lo mejor de ambos mundos.

Probabilidad de que esto suceda: Este es el resultado más probable de todos.

La opinión del autor puede no coincidir con la posición editorial

Preparado por José Rodríguez

Fuente: Tech Crunch

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis