El bitcoin no es anónimo, pero no pasa nada
Página principal Análisis, BTC, Blockchain
Tema de actualidad
22 Julio
818 818

Le contamos qué hace que el bitcoin no sea anónimo y por qué no hay nada de malo en ello.

Es completamente comprensible enfrentarse al bitcoin y a la majestuosidad del blockchain con cierto escepticismo y modestia, especialmente si acaba de comenzar su viaje por el mundo de las criptomonedas. La falta de confianza es un concepto difícil de abordar, sin embargo, se trata de una tecnología que requiere intrínsecamente que usted confíe en que no necesita confianza. Esta incomodidad en torno a la adopción del bitcoin empeoró significativamente durante sus primeros días de vida, cuando todo el mundo pensaba que se trataba de un método de pago totalmente anónimo, perfecto para los mercados negros y los delincuentes de todo el mundo.

Un informe del FBI filtrado en 2012 y titulado “Criptomoneda bitcoin: características únicas perfectas para las actividades ilegales” es un buen ejemplo de cómo los organismos encargados de la aplicación de la ley veían al bitcoin en ese momento. En el informe, el FBI expresa su preocupación por el anonimato del bitcoin y sobre cómo “... podría atraer a blanqueadores de dinero, traficantes de personas, terroristas y otros criminales”.

El FBI se apresuró a identificar posibles casos de uso temprano del bitcoin, en su mayoría desagradables, pero continuó observando que el bitcoin no es totalmente irrastreable y que la investigación del University College de Dublín se centra en los límites del anonimato del bitcoin. Fue en ese momento cuando la gente, aparte de los desarrolladores y los entusiastas de la criptomoneda, empezaron a darse cuenta de que el bitcoin no era la moneda irrastreable que alguna vez pensaron, y esto no era un secreto.

Desde el inicio del bitcoin, y específicamente la publicación del white paper del bitcoin, Satoshi Nakamoto tuvo cuidado de no afirmar que el bitcoin era completamente irrastreable. De hecho, la palabra anónimo solo es utilizada para hacer referencia a las claves públicas de un usuario. El white paper dice:

“... la privacidad puede ser mantenida rompiendo el flujo de información en otro lugar: manteniendo las claves públicas anónimas”.

En otras palabras, el anonimato del bitcoin se acaba en las claves públicas, la clave pública es su seudónimo.

El seudónimo está en el mismo campo que el anonimato, pero la diferencia entre ambos es sutil y significativa. Ser anónimo implica en gran medida que no existe ninguna forma de encontrar la identidad de una persona o un grupo. El seudónimo se encuentra más en las prácticas de nombramiento y en la forma en la que una persona o grupo puede utilizar un nombre para ofuscar su identidad real.

Por ejemplo, el autor Samuel Clemens utilizó el seudónimo Mark Twain para mantener su verdadera identidad en secreto. Clemens era un seudónimo ya que durante su carrera escribió bajo un seudónimo ficticio. Sin embargo, no era anónimo porque la identidad de Mark Twain estaba en el ojo del público e incluso después de que se descubriera que Clemens era la verdadera identidad de Mark Twain, el seudónimo se trasladó a la cultura pop.

Al igual que sucede con el seudónimo de Samuel Clemens, cada clave pública que generamos se convierte en nuestro propio seudónimo. Podemos hacer todo lo posible para permanecer anónimos detrás de nuestras claves públicas, pero la verdad es que el bitcoin no fue diseñado con el fin de proteger el anonimato de sus usuarios.

Ocultarse detrás de un seudónimo es difícil

En la breve historia del bitcoin nos encontramos con suficientes ejemplos que demuestran las deficiencias del uso de claves públicas como seudónimos y las dificultades con las que los usuarios se han encontrado al intentar permanecer en el anonimato. La historia de Ross Ulbricht y su proyecto social llamado la Ruta de la Seda es un ejemplo especialmente destacado de las limitaciones de la privacidad en el bitcoin.

Ross Ulbricht, bajo el seudónimo de Dread Pirate Roberts, había fundado y dirigido el infame mercado de la dark web Silk Road. Desde el principio, el sitio web adoptó el bitcoin como la única moneda que se utilizaba para eludir las instituciones financieras tradicionales. El bitcoin tenía sus ventajas para esta comunidad en ese momento, ya que el acceso de la Ruta de la Seda a los servicios financieros era limitado, por no decir nulo. El atractivo del formato peer-to-peer del bitcoin encajaba a la perfección con el ambiente criptoanarquista que encarnaba Ulbricht y su enorme comunidad. Irónicamente, sería el bitcoin y el blockchain los que finalmente desempeñarían un importante papel en el procesamiento de Ross Ulbricht.

En los procedimientos judiciales de Ulbricht, el FBI pudo utilizar el blockchain del bitcoin y correlacionar estratégicamente las transacciones que condujeron a un conjunto de servidores que habían incautado previamente. Se descubrió que las más de 3.500 transacciones, disponibles en el libro mayor público del bitcoin, procedían de los servidores confiscados y que podían rastrearse directamente hasta el portátil personal Samsung 700z de Ulbricht, también confiscado por el FBI.

En el caso de la Ruta de la Seda, el anonimato del bitcoins fue cuestionado ya que la seguridad y la privacidad terminaron en las llaves públicas. Los seudónimos de Ross Ulbricht eran sus claves públicas, cada una con un historial de actividad y transacciones rastreable y verificable. El éxito del FBI fue vincular las claves públicas seudónimas con el entonces anónimo Ross Ulbricht.

Pero, ¿y si quiero mantener el anonimato?

Una pregunta cada vez más común en torno a las monedas de privacidad es ¿por qué las necesitamos en primer lugar? La raíz de esta pregunta es por qué nosotros como individuos necesitamos proteger nuestros propios datos, nuestra propia información personal, por qué necesitamos privacidad básica - después de todo, no eres una mala persona, no tienes nada que ocultar.

La privacidad es algo divertido, no es evidente por qué alguien querría privacidad si no está haciendo nada malo, si no está coleccionando esqueletos en su armario. Pero la privacidad es en realidad un recurso muy valioso para una sociedad en su conjunto y esto es lo que hace que a veces sea difícil ver los beneficios individuales. Para ejemplificar esto, considere la privacidad comparada con otro recurso común como las carreteras nacionales.

En este ejemplo, individualmente sería difícil animar a los ciudadanos de una nación a salir y construir físicamente su parte de una carretera nacional. La gente puede estar más motivada para hacer lo mejor para sí mismos a corto plazo y no construir su parte de la carretera, en lugar de derrochar en esa nueva piscina. Pero esto obviamente dejará grandes secciones de la carretera que atraviesa el país desnudas e inutilizables y toda la nación sufrirá cuando intente usar este recurso, incluso aquellos que optaron por las piscinas.

Esta relación, de algunas personas en un grupo que actúan por sí mismas aunque sea contraria al bien mayor de todos, se llama la tragedia de los comunes. Este fenómeno social es una gran parte de la razón por la que es tan difícil incentivar la privacidad a nivel individual. La privacidad es un recurso “nacional” que beneficia a todos cuando todos pueden contribuir y mantenerla. Entonces, ¿por qué necesitamos privacidad? Si se encuentra a alguien o a usted mismo que no es capaz de responder inmediatamente a esto y por lo tanto no practica la privacidad apropiada - recuerde que entonces es parte del problema, parte de la tragedia de los comunes.

Preparado por José Rodríguez

Fuente: CoinCentral

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis