telegramyoutube
La economía mundial ha entrado en un territorio desconocido y peligroso
Damir Sagolj/Reuters
Página principal Economía

El director del Consejo Nacional Económico estadounidense, Lawrence Summers habla acerca de los objetivos hacia los que tiene que moverse la economía mundial en el entorno actual.

Cuando los ministros de Finanzas del mundo y los presidentes de los bancos centrales se reunieron en Washington la semana pasada para su convocatoria anual financiera global, el estado de ánimo era sombrío. El espectro del estancamiento secular e insuficiente crecimiento económico, por un lado, y el populismo ascendente y la desintegración global por otro, han causado un temor generalizado. A diferencia de 2008 (cuando la crisis que siguió al colapso de Lehman Brothers era una preocupación) o 2011 y 2012 (cuando todos estaban pendiente de la posibilidad de un colapso del sistema del euro), no una había crisis inminente.

8 años desde el colapso de Lehman Brothers en gráficos

En lugar de ello, la preocupación generalizada era que las ideas y los líderes tradicionales son cada vez menos relevantes, y la economía mundial está entrando en un territorio inexplorado y peligroso.

La previsión de crecimiento del Fondo Monetario Internacional que se dio a conocer justo antes de la reunión fue revisada una vez más a la baja. Aunque la recesión no es inminente en ninguna región importante, se espera un crecimiento en las tasas que está muy cerca de un nivel crítico.

Peor aún es la percepción cada vez más generalizada de que los bancos centrales tienen poco combustible en sus tanques. Las recesiones vienen de forma intermitente e impredecible. Contenerlas requiere por lo general 5 puntos porcentuales de recortes de tasas. En ninguna parte del mundo industrial hacen los bancos centrales tienen nada como este tipo de margen, aun teniendo en cuenta los efectos de las políticas no convencionales, tales como la expansión cuantitativa. Las expectativas del mercado sugieren que es poco probable que ganen mucho margen durante años.

Tras siete años de excesivo optimismo sobre las perspectivas económicas, existe una creciente concienciación de que los desafíos de crecimiento no son tanto una cuestión de los efectos persistentes de la crisis, como son de los cambios estructurales en la economía mundial que contribuyeron a la crisis y los problemas que se dieron tras la misma. Parece que conseguirlo todo en los países industrializados – tipos de interés que apoyan el ahorro de los recursos, una estabilidad financiera y un crecimiento económico – no será posible. El ahorro es ahora excesivo, las nuevas inversiones insuficientes y el estancamiento se ha convertido en un proceso permanente en lugar de transitorio.

Difícilmente puede sorprender el hecho de que cuando el crecimiento económico es cada vez menor, y cuando los beneficiarios son un pequeño subconjunto de la población, a los electores quedan insatisfechos.

Si recordamos los traumas políticos de 1968, cuando la gente estaba en las calles de muchos países, está claro que había algo más allá de cuestiones específicas como Vietnam en Estados Unidos. De la misma manera – con el Brexit, el ascenso de Donald Trump y Bernie Sanders, la fuerza de los nacionalistas de derecha en Europa, la fuerza de Vladimir Putin en Rusia, y el retorno del culto a Mao en China – es difícil no concluir que el mundo está viendo un renacimiento del autoritarismo populista.

Estos desarrollos se están reforzando mutuamente. Las economías débiles promueven las políticas de la ira, que a su vez elevan la incertidumbre, lo que lleva a economías aún más débiles, comenzado el ciclo de nuevo. La opinión pública ha perdido la confianza tanto en la competencia de los líderes económicos y en su compromiso para servir a intereses generales nacionales, en lugar de los intereses de una élite global. Un número de líderes económicos en el sector público y privado parece estar haciéndose camino a través del ciclo de dolor – empezando con la negación, luego rabia, de ahí a la negociación y en última instancia la aceptación de nuevas realidades.

La idea de ignorar el sentimiento público no es sostenible. Tampoco es el nacionalismo económico en su forma sólida una estrategia económica viable, como demuestran los 60 años de ciclos de políticas populistas en América Latina. Más bien, el reto para la comunidad y los líderes de naciones individuales internacional es encontrar un camino en el que se apoya y se mejora, pero en lugar de centrarse en asuntos de interés para los moralistas y las élites globales, se centra en las prioridades de una amplia clase media.

Concretamente, esto significa rechazar la economía de austeridad en favor de la economía de inversión. En un momento en que los mercados están diciendo que la inflación inadecuada en lugar de excesiva será el problema en la próxima generación, los bancos centrales deben aceptar la demanda como un objetivo primordial y cooperar con los gobiernos.

El aumento de la inversión en infraestructuras para el sector público y privado debería ser una prioridad inmediata para la política fiscal. A nivel nacional, esto significa reconocer que tal curso tiene beneficios económicos, ya que la economía se expande y los pasivos diferidos de mantenimiento se reducen, así como los gastos del presupuesto. A nivel mundial, significa reconocer que las herramientas mejoradas para la financiación de infraestructuras ofrecen la perspectiva de una mayor demanda de inversión y mejores rendimientos a los ahorradores de la clase media.

Además, el enfoque de la cooperación económica internacional necesita pasar de oportunidades para el capital a mejores condiciones de vida para las personas que trabajan. Alcanzar este objetivo requerirá mejorar considerablemente la cooperación para hacer frente a lo que se podría considerar el lado oscuro de la movilidad del capital – el blanqueo de dinero, el arbitraje regulatorio y la evasión y fraude fiscal.

Estas son algunas ideas. La cuestión general debería estar clara. Pocas cosas serán tan importantes para el éxito del próximo presidente como la restauración de la confianza en la economía mundial.

Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar