telegramyoutube
¿Por qué las acciones y el rendimiento de los bonos no se mueven en la misma dirección?
Página principal Finanzas

Por lo general, el precio de las acciones y los rendimientos de los bonos suben y bajan juntos, pero durante la ola de ventas mundial el viernes, esta regla ya no funciona. ¿Qué pueden esperar los inversores?

Las expectativas de un alza en las tasas de interés significaron problemas tanto para las acciones como los bonos el pasado viernes, aumentando sin duda el nerviosismo de los inversores ante la posibilidad de que las carteras supuestamente diversificadas pudieran sufrir un doble golpe.

Los nervios alterados pueden justificarse debido a la ruptura de la relación tradicional entre el rendimiento de los bonos y las acciones. Por lo general, las acciones y los rendimientos de los bonos suben y bajan juntos, con la idea de que una buena noticia para la renta variable es una mala noticia para los bonos – haciendo bajar los precios y aumentando los rendimientos – y viceversa.

Los rendimientos del Tesoro subieron el viernes y extendieron su subida hasta el lunes, cuando los precios de los bonos cayeron debido a la preocupación de que la Reserva Federal decidiera elevar las tasas de manera más agresiva de lo que se pensó previamente. El viernes también, las acciones registraron su mayor caída en un día desde los días posteriores a la votación del Brexit el pasado junio, pero recuperaron parte del terreno perdido el lunes.

La correlación de 20 días entre el S&P 500 y el rendimiento del Tesoro estadounidense de 10 años llegó a menos 0,52 el viernes, acercándose a la cifra más negativa en cinco años, según Jim Reid, experto en macroeconomía de Deutsche Bank. Una correlación de 1 positivo significaría que dos activos se mueven al unísono, mientras que una correlación de menos 1 indicaría una relación inversa.

¿Por qué no está funcionando la relación habitual? Los analistas y economistas han sacado a relucir una serie de teorías. Un argumento convincente es que los mercados alcistas han estado cada vez más dispuestos a ignorar los precios inflados de las acciones tradicionales, apuntando a una rentabilidad extremadamente baja.

Eso es llevado a una carrera de las acciones que producen beneficios en particular.

Por otro lado, Mislave Matejka, analista de JP Morgan Cazenove, escribió en una nota el lunes:

“En los últimos años, el caso de inversión de acciones se ha vuelto altamente dependiente del rendimiento de los bonos bajos. Muchos distribuidores de activos están utilizando la brecha de rendimientos de capital de bonos como la principal razón para comprar acciones”.

Mientras que un aumentos sostenido en los rendimientos de los bonos no es el “caso base” de J.P. Morgan Cazenove – Matejka espera signos de desaceleración del crecimiento para detener a la Fed cuando se trata de aumentar las tasas – las acciones sí parecen vulnerables a cualquier venta masiva de bonos.

Puesto que la caída de los rendimientos de bonos contribuyeron a una mejor valoración de las acciones, estas se vieron empujadas a niveles récord, lo que, según Matejka, podría hacerlos más sensibles de lo habitual a la rentabilidad de los bonos.

Por lo tanto, si los rendimientos no siguen subiendo, ¿podrían las carteras diversificadas llegar a sufrir pérdidas significativas tanto en sus bonos como participación accionarial? Los inversores nerviosos puede que encuentren un poco de consuelo en una nota de agosto escrita por James McDonald y Daniel Phillips, estrategas de inversión de Northern Trust Asset Management.

Estos hallaron que estos casos de “Double Trouble” (doble problema) son muy poco comunes, y argumentaban que el entorno actual no tiene los ingredientes que harían probable una repetición de esto.

Encontraron sólo tres casos – 1965, 1968 y 1980 – en los últimos 70 años, donde los rendimientos intermedios de renta fija negativa en un año venían acompañados por rendimientos negativos de acciones:

McDonald y Phillips dijeron que todos esos casos diferían significativamente del entorno actual.

“Los períodos de rendimientos negativos de renta fija y variable son históricamente poco comunes”, escribieron. “Se han producido en el pasado durante períodos de aumento de la inflación, la aceleración del crecimiento, y donde las expectativas de futuros aumentos de los tasas han sido demasiado optimistas”.

Mientras que los bonos en los tres casos fueron significativamente más baratos de lo que son ahora, la curva de rendimiento – la diferencia entre corto y largo rendimientos – era más plana en los tres casos. La brecha entre los rendimientos de 10 años y 3 meses fue de 0,4, 0,3 y 0,5 puntos porcentuales en 1965, 1968 y 1980, respectivamente, frente a alrededor de 1,3 puntos porcentuales en la actualidad.

Esto es importante ya que una curva de rendimiento más plana “implica una menor expectativa de aumento de las tasas, y los mercados fueron tomados por sorpresa cuando las tasas de interés subieron (entre el 1% y el 4%) durante los acontecimientos Double Trouble”, escribieron. La curva de rendimiento actual se ha nivelado desde un máximo posterior a la crisis de alrededor de 3,5 puntos porcentuales, hasta el nivel actual, que está justo por debajo de la media de 1,5 puntos porcentuales visto desde 1962.

Y aunque los inversores puede que estén nerviosos por las acciones sobrevaluadas, McDonald y Phillips señalan que las valoraciones de las acciones, en comparación con su rentabilidad, fueron superiores de su nivel actual en los tres casos, aunque la diferencia entre el rendimiento de los ingresos y el rendimiento del Tesoro fue más alta el lunes.

El panorama de la inflación también fue notablemente diferente, dijeron, acelerando significativamente durante el año siguiente en los episodios de 1965 y 1968 o estando muy por encima del nivel del 2% que la Fed ahora tiene como objetivo (1968 y 1980). La inflación se encuentra ahora en el 1% y los mercados esperan que siga siendo moderada en los próximos cinco años.

El crecimiento, por su parte, se mezcló durante dichos episodios.

En 1965 y 1968, el crecimiento estaba funcionando a un ritmo muy saludable de más del 5%, pero luego se desaceleró durante el año siguiente. En 1980, la economía se había contraído a un ritmo del 1,6% pero se recuperó un 4,4% al año siguiente sólo para ver cómo los tipos de interés más altos empujaban a la economía a una recesión de doble caída. El crecimiento actual es lento, y los analistas de Northern Trust esperan que se mantenga así en torno a un ritmo anual del 1.7% en los próximos cinco años.

Los analistas dijeron que aun si se equivocan, la historia ha demostrado que todavía vale la pena tener bonos durante los períodos de “double trouble”, ya que ayudan a reducir los riesgos.

Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar