telegramyoutube
¿Cómo un operador de Goldman Sachs ganó más de 100 millones de dólares?
REUTERS/Brendan McDermid/File Photo
Página principal Finanzas, Mercado de EE. UU., Educación para trading
Tema de actualidad
20 de Octubre de 2016
4167 4k

Un operador de Goldman Sachs ganó más de 100 millones de dólares para la empresa mediante la venta de bonos basuras a principios de este año, un resultado inusual en un momento en el que las nuevas regulaciones de Wall Street han llevado a asumir menos riesgos.

Este operador es Tom Malafronte, un director gerente del departamento de bonos de alto rendimiento del banco en Nueva York, que desde enero compró miles de millones de dólares en bonos corporativos de alto riesgo y después los vendió, mientras los precios se recuperaban.

El golpe de suerte es un retroceso a una época anterior en Wall Street, cuando los grandes bancos estaban más dispuestos a intervenir puesto que los mercados cambiaron y los operadores de bonos asumieron mayores riesgos. Esas apuestas han llegado a ser menos común desde la crisis. Además, con la esperanza de aumentar la seguridad del sistema financiero, el Congreso aprobó normas que limitaban la capacidad de los bancos para apostar su propio dinero y les exigían mantener más capital.

Wall Street respondió cerrando sus oficinas de operaciones y reduciendo las posiciones de valores, como los bonos. El gobierno permitió a los bancos seguir en los mercados de valores, en calidad de creadores de mercado, sirviendo como intermediarios entre los compradores y vendedores. Por petición de los reguladores, los bancos deben demostrar que la cantidad de los bonos y otros valores que poseen en sus balances no excedan de la cantidad necesaria para satisfacer "la demanda a corto plazo que se preveía razonablemente".

Como creador de mercado, Malafronte compró los bonos de los clientes que deseaban deshacerse de ellos y, finalmente, se los vendieron a otros inversores que querían comprarlos – pero a un precio más alto. Como consecuencia, Goldman se benefició de la diferencia.

Hal Scott, un profesor de la Facultad de Derecho de Harvard que ha testificado ante el Congreso sobre los esfuerzos para regular el sector bancario

“Es difícil – si no imposible – para definir claramente la diferencia entre las operaciones realizadas para satisfacer las demandas de los clientes y las llevadas a cabo solo para ganar dinero. Nadie ha sido capaz de distinguir entre la creación de mercado y la operación propuesta".

Los críticos han argumentado que las normas relativas a las operaciones posteriores a la crisis han hecho más difícil a los mayores bancos de Wall Street comprar bonos de los inversores en momentos de estrés y mantenerlos hasta que los mercados se calmen.

El caso de Malafronte se encuentra justamente en el centro de un debate sobre el papel de los bancos, que están ansiosos por mostrar que están poniendo los intereses de los clientes por delante de los suyos propios, mientras que al mismo tiempo están tratando de obtener el máximo beneficio de un número cada vez menor de oportunidades para generar ganancias.

El martes, Goldman Sachs (TOCOM: Futures On Gasoline Feb 2017 [GS]) confirmó las expectativas de los inversores de un sólido informe de resultados del tercer trimestre, después de que los principales rivales anunciaran buenos resultados en las divisiones comerciales en los últimos días.

Una portavoz de Goldman se negó a hacer comentarios sobre la naturaleza de las operaciones de Malafronte pero añadió:

"Hemos aunado esfuerzos para hacer crecer nuestra franquicia de creación de mercado a través de créditos y seguir centrados en satisfacer las diversas necesidades de nuestros clientes".

Malafronte no devolvió las llamadas en busca de comentarios.

La perspectiva de ganancias sigue siendo un incentivo importante en la creación de mercado, alentando a los bancos a intervenir cuando los mercados se vuelvan inestables. Su apetito por los bonos en tiempos volátiles puede limitar el volumen de las fluctuaciones de los precios.

Actualmente los bancos de Wall Street tienen menos margen de maniobra que antes. Las ganancias y pérdidas notables de las operaciones a menudo conducen a negociaciones con la Reserva Federal u otros reguladores.

Goldman también impone límites de riesgo diarios a sus operadores, que pueden superarlos bajo ciertas condiciones de mercado si los ejecutivos de la empresa y los gestores de riesgos lo permiten.

No se sabe si los reguladores investigaron las operaciones de Malafronte o si las operaciones habían superado sus límites de riesgo. Jeff Bahl, un antiguo compañero de trabajo de Malafronte, dijo:

"El valor de una persona experta en tomar riesgos siempre estará allí".

Como un operador del banco, Malafronte es miembro de una comunidad de Wall Street en declive. Antes de ser contratado por Goldman en 2013, Malafronte trabajó para la empresa de fondos de cobertura de Blue Mountain Capital Management y Credit Suisse.

Malafronte se especializa en operaciones con bonos emitidos por empresas comerciales que se han movido dentro o fuera del grado de inversión, una calificación otorgada a empresas relativamente solventes. Cuando una empresa pierde su calificación crediticia, sus bonos se consideran de alto rendimiento o "basura".

Incluso aunque los bancos actuales estén asumiendo pocos riesgos y ganando menos dinero de sus negocios de valores, los operadores antiguos aún son necesarios para igualar a compradores y vendedores en mercados con menos liquidez.

Jeff Bahl, que dirigió el departamento de operaciones de alto rendimiento de Goldman y trabajó con Malafronte antes de marcharse a trabajar con la empresa financiera de su padre Bahl & Gaynor Investment Counsel, dijo:

"Tom sabe muy bien tomar riesgos. En cualquier mercado opaco, como el de alto rendimiento, el valor de una persona experta en asumir riesgos siempre estará ahí".

Malafronte comenzó con la compra de bonos emitidos por Freeport-McMoRan (NYSE: Freeport-McMoran [FCX]) y Teck Resources (NYSE: TCK) , dos empresas mineras que soportaron las rebajas de una calificación de deuda a principios de este año. También compraron una deuda emitida por Toys "R" Us Inc., Gymboree (NASDAQ: GYMB) y Avon Products (NYSE: Avon Products [AVP]), junto con otras empresas, mientras el apetito de los inversores por los valores de mayor riesgo disminuyó drásticamente a principios de 2016. Las preocupaciones por una recesión económica en China y Estados Unidos, la caída de precios de las materias primas y la dirección incierta de las tasas de interés agitaron los mercados globales.

Según datos compilados por IHS Markit, el 28 de enero los bonos de Freeport con vencimiento en 2022 cayeron a 40 céntimos sobre el dólar, el día después de que Investors Service de Moody redujeran las calificaciones de la deuda de la empresa a basura. Al comienzo de marzo, esos mismos bonos habían subido de nuevo por encima de los 70 céntimos. Esta semana operaron por encima de los 90 céntimos.

En ciertos días de ese período, Malafronte representó más de un tercio de todo el volumen de operaciones en algunos bonos.

Malafronte vendió algunos bonos un día después de comprarlos como precios de bonos recuperados con el encarecimiento de los precios del petróleo y la mejora de los datos económicos. En otros casos, Goldman mantuvo los bonos durante semanas. A finales de junio, Malafronte había obtenido un beneficio de más de 100 millones de dólares para Goldman a lo largo de varios meses.

Al igual que todos los grandes bancos, Goldman asume menos riesgos que antes de la crisis financiera. El valor en riesgo diario de Goldman, una medida que los bancos utilizan para determinar cuánto pueden llegar a perder sus operadores en un día, fue de una media de 72 millones de dólares durante el primer trimestre de 2016 y de 62 millones de dólares en el segundo. En 2007, antes de la crisis, se situaba por encima de los 120 millones de dólares al trimestre.

Según los expedientes reguladores, los operadores de Goldman, en conjunto, ganaron más de 100 millones de dólares en tan solo tres días durante el primer trimestre y seis días durante el segundo.

Thomas Hearden, un operador de la empresa de fondos de coberturas Skylands Capital LLC, dijo cuando se le preguntó sobre las operaciones de Malafronte:

"Esto va en contra de todo lo que hemos estado viendo los últimos tres años"

Las operaciones de Malafronte arrojaron una cifra positiva poco común durante una época difícil para los negocios de valores de Goldman.

Los títulos de renta fija, las divisas y la sección de materias primas de la empresa, donde trabaja Malafronte, tuvieron ingresos de 3,59 mil millones de dólares durante el primer semestre de 2016, en comparación con los 4,74 mil millones de dólares en el mismo período del año anterior. Estos resultados de Goldman mejoraron en el tercer trimestre, con un aumento de los ingresos de un 34%, a 1,96 mil millones de dólares.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar