3 reglas para los que les encanta el dinero
Página principal Finanzas, Finanzas personales

Si deseas disfrutar de una buena situación financiera, simplemente debes recordar estas tres reglas.

El dinero es algo curioso. Cuando lo persigues como objetivo, te castiga. Cuando ya has acumulado mucho, sientes que nunca es suficiente. Como si tú mismo nunca fueras a ser suficiente.

Entonces pasa el tiempo y el miedo comienza a cambiar los contornos de tu rostro y tus relaciones. Te conviertes en un recipiente hueco de energía andante, generalmente llevando una vida espiritualmente insatisfactoria, atrayendo relaciones que reflejan tu confusión interna.

¿Suena horrible? Pues lo es. Si está buscando una vida satisfactoria a nivel financiero y a largo plazo, estas son algunas reglas sencillas pero efectivas que puedes seguir en la vida.

1. Construir riqueza es menos, no más

El Principio de Pareto, o lo que a menudo se conoce como la Regla 80/20, se puede aplicar tanto a la creación de riqueza como a cualquier otra cosa.

El 20% de tus inversiones supondrá el 80% de tu riqueza, como por ejemplo tu casa o ciertas acciones ganadoras como Amazon (NASDAQ: Amazon.com [AMZN]) o Chipotle (NYSE: Chipotle Mexican Grill [CMG]).

El 20% de tus compras innecesarias representarán el 80% de tu déficit presupuestario cada mes, como por ejemplo comer fuera todas las noches, ir a un gimnasio de lujo, o ropa que no necesitas.

Hay una relación desigual entre entrada y salida. El 80% de tus recompensas están determinadas por el 20% de tu energía, tiempo y dinero. Es la ley de los pocos vitales.

Cuando el escritor Benjamin P. Hardy me presentó el trabajo de Greg McKeown sobre el esencialismo, pensé que era muy apropiado. A través de su investigación, McKeown se dio cuenta de que la búsqueda disciplinada de menos le llevó al éxito. A menudo estamos obligados a dejar de lado la idea de que podemos tenerlo todo antes de poder construir una base duradera de éxito.

Así que tu tarea principal como tu propio administrador financiero es centrarte y eliminar los gastos que no sean esenciales. Necesitas definir tus mayores deseos y centrar tus opciones financieras en lo que realmente amas y crees. Y todo el resto lo debes olvidar.

Cuando hayas dejado de comprar 30 marcas de la misma sombra de lápiz de labios o gastar 40 dólares al día en zumo, tu fuerza de voluntad financiera comenzará a despertar y manejarse de una forma muy efectiva. Te podrás permitir el lujo de invertir, de comprar una casa o incluso de regalarte unas verdaderas vacaciones.

Pero primero necesitas estar bien con menos. Así es como debe ser.

2. No hay decisiones perfectas en relación al dinero

Toda la idea de perfección financiera es territorio peligroso.

La perfección tiende a ser un concepto orientado hacia afuera, impulsado por nuestra necesidad de complacer a los demás. Queremos parecer de una cierta manera, así que compramos ciertas cosas para simbolizar un vacío en nuestro interior.

Cuando eres perfeccionista, no puedes dejar de lado el pasado y este termina dictando tu futuro.

Cuando eres un perfeccionista financiero, haces cosas como dedicar dos horas del día a calcular tu presupuesto hasta el último céntimo y hasta te pierdes una reunión que podría cambiar tu carrera.

Te preocupas por todos los movimientos de tu cartera de inversiones, por si algo no está bien, y haces ajustes de forma constante que terminan cambiando el rumbo de todo hacia algo que te satisface menos que cuando comenzó. No seas obsesivo.

3. Cómo hacer que el crecimiento de tu riqueza sea importante

Tu riqueza es más que solo dinero. Crear una riqueza verdadera te abre puertas.

Si eres propietario y estás recortando en gastos en el mantenimiento del inmueble porque eso es para ti más importante que proporcionar un lugar decente para vivir para tus inquilinos, estás valorando más el dinero que a la gente. Estás violando una ley fundamental de la naturaleza.

Tras cierto período de tiempo, tendrás inquilinos que tratarán su propiedad con poco respeto. Tendrás que perseguirlos para que paguen el alquiler a tiempo. Tendrás costes de litigio más altos. Porque como dice el dicho, Dios los cría y ellos se juntan.

¿Qué pasaría si tuvieras que mantener tu propiedad de una buena forma y tratar a tus inquilinos de la manera en que te gustaría ser tratado? La gente buena querría vivir allí. Crearías un cierto tipo de demanda, es decir, demanda de personas que tienden a pagar su alquiler a tiempo y cuidan bien del activo, y personas que nunca querrían irse. Esto crearía suficiente demanda que hasta podría escoger y elegir a sus inquilinos como deseara.

Su flujo de efectivo sería estable, sus costes de mantenimiento bajarían con el tiempo, y tendría vacantes muy bajas que se traducirían en una alta tasa de ocupación, un pilar para las propiedades de ingresos de gran calidad.

Reduciría el riesgo financiero de hacer nuevos contratos de arrendamiento con personas que no conoce. Su estrés se reduciría. Estaría ganando dinero al anteponer a la gente y sus necesidades.

Si tu riqueza crece solo acaparando (por ejemplo, negándose a dar propinas a personas que le han servido bien), ganas dinero a corto plazo y todos los demás pierden. Pero acabas perdiendo también.

Si construyes tu riqueza de manera que aporte valor a la vida de los demás, estás alineando tus acciones financieras con el propósito.

La construcción de riqueza financiera alineada con el propósito atrae el tipo de riqueza que ni siquiera se puede imaginar y dura toda la vida.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis