Los cinco factores fundamentales del mercado de divisas
Página principal Finanzas

Desde las tasas de interés a los desastres naturales - hay muchos aspectos que pueden afectar a los tipos de cambio.

El mercado de divisas o forex ha crecido hasta convertirse en el mercado financiero más líquido del mundo. En su encuesta trianual el año pasado, el Banco de Pagos Internacionales comprobó que el mercado de divisas tiene una facturación diaria de más de 4 billones de dólares, más que cualquier otro mercado financiero.

Mientras que el tamaño asegura una gran cantidad de liquidez, también es una indicación de que hay muchos operadores de Forex profesionales y experimentados que saben qué buscar.

Aunque algunos operan con divisas basándose puramente en el análisis técnico, Scott Boyd, analista de divisas de Oanda, dice que eso sería un error.

“Siempre se lee sobre el análisis técnico frente al análisis fundamental, no sé por qué existe la idea de que solo puedes ser una cosa o la otra. Tienes que ser ambos y la agitación de Oriente Medio ilustra eso. Es imposible ver que eso suceda desde un punto de vista técnico. No puedes ignorar los fundamentos, hay que prestar atención a ambos”.

El análisis técnico puede ayudar con muchas operaciones, pero hay una razón por la que los mercados se mueven cuando se publican los informes. Por lo tanto, para ayudar a cualquier inversor a ponerse al corriente, hemos reunido una lista de los cinco principales factores que son fundamentales en el mercado de divisas.

1. Tipos de interés

Los mercados de Forex son complejos y aunque hay muchos factores fundamentales que afectan su valor, en última instancia, las tasas de interés y las expectativas de su dirección son la clave. Boyd dice:

“Veo las tasas de interés como el precio de una materia prima, los inversores van a intentar acceder a los valores con el mejor rendimiento, ponderando también las implicaciones de riesgo”.

Las tasas de interés son controladas directamente por el banco central de un país (o región). Los cambios en la tasa clave de un país (la tasa que los bancos se cobran entre sí) son la herramienta más poderosa del banco central y tienen un efecto significativo en la moneda.

Richard Regan, operador de TradeMaven, dice que incluso los rumores de cambios en una tasa de interés pueden producir movimientos drásticos en el mercado de divisas:

“Veréis mucha actividad cuando haya expectativas de cambio en las tasas de interés. Al observar los países que están hablando de elevar las tasas de interés, todo el mundo presta mucha atención, ya que cualquier indicación de que su banco central está incluso considerando un cambio es muy importante para el valor de la moneda”.

Los cambios en las tasas de interés han adquirido un nuevo significado en el entorno económico actual y se han magnificado en el mercado de divisas.

Aunque las tasas de interés son un factor fundamental para las monedas, también proporcionan el impulso para el comercio de divisas donde los operadores compran la moneda de un país con una tasa de interés más alta frente a la moneda de un país con tasas de interés más bajas, ganando el diferencial. Este método generalmente funciona, pero a veces la demanda de una moneda en particular es demasiado grande, dando lugar a muchas transacciones de cancelación. Comprender la dinámica del comercio de divisas es un factor fundamental cada vez mayor y que es importante entender.

2. Empleo

Si bien la Reserva Federal de Estados Unidos cuenta con un doble mandato para estabilizar los precios y promover el empleo pleno, no ocurre necesariamente lo mismo en otros bancos centrales.

“Las tasas de interés están directamente controladas por los bancos centrales, pero el empleo y el crecimiento económico no están necesariamente bajo su control”, dice Boyd.

Las cifras de empleo son un factor por dos razones. En primer lugar, el empleo afecta directamente al gasto del consumidor. Segundo, ese gasto de los consumidores afecta a la inflación, lo que influye en las decisiones de los bancos centrales sobre las tasas de interés.

Boyd señala:

"A medida que aumenta el empleo, se puede esperar que el gasto de los consumidores en el país se incremente un poco. Esto va a aumentar su demanda interna y ayudar al empleo [aún más]. Si se llega a un punto en que la inflación supone una preocupación, entonces es cuando veréis a los bancos centrales entrar y elevar las tasas de interés para aliviar el gasto”.

Por tanto, el empleo puede tener un efecto inmediato en los tipos de cambio, a la vez que permite predecir las acciones de un banco central.

3. Crecimiento económico y comercio

Muchos informes y perspectivas influyen en las expectativas de crecimiento económico de un país. Aunque las tasas de interés y los números de empleo pueden apuntar a esas expectativas, otros informes también proporcionan información sobre hacia dónde se dirige la economía de un país.

“Podéis mirar el PIB, el índice de precios al consumidor, cualquier cosa que muestre inflación o crecimiento, todo eso es importante”, dice Boyd. "Si los fabricantes están ampliando sus inventarios, podéis tomar eso como una señal de que esperan que los negocios vayan mejor en un futuro cercano”.

Según Regan, los ingresos son uno de los primeros indicadores para una economía:

“Tan pronto como se ve una mejora en las ganancias, podemos suponer que la economía les seguirá pronto”.

Hay una serie de informes que muestran estas expectativas de crecimiento, pero algunos llevan más peso que otros. Boyd dice que el sector de la vivienda es uno de los más importantes para determinar la dirección futura, puesto que el tiempo de retraso es muy grande.

“Con las casas entrando en juego ahora, no llegarán al mercado hasta dentro de seis meses o un año, lo que definitivamente da una idea de la situación futura de este sector”.

El comercio es un factor clave para las economías de muchos países y aunque hay ventajas en el hecho de tener una moneda fuerte, una moneda en alza significa que el coste de los bienes de ese país está aumentando frente a sus competidores.

El año del dólar: 3 formas de hacerse rico en 2017

Los bancos centrales a menudo manejarán/manipularán su moneda vendiéndola después de que suba a un nivel inaceptable. China ha vinculado su yuan – para consternación de las últimas administraciones estadounidenses – al valor del dólar estadounidense, asegurándose de que el coste de sus bienes no suba con respecto al dólar. Y mientras el yen japonés flota, el banco central de Japón ha vendido el yen de forma periódica en el pasado cuando la moneda se hacía demasiado fuerte en relación con otras monedas.

4. Eventos geopolíticos y fenómenos naturales

Los mercados de divisas están abiertos las 24 horas del día, cinco días a la semana. Como consecuencia, se mueven rápido cuando llega cualquier noticia. Boyd dice:

“Las tasas de cambio reaccionan mucho más rápidamente a los eventos geopolíticos que otras formas de inversión. Las monedas son más volátiles. Es un mercado que funciona todo el día y que reacciona con mucha rapidez a noticias y eventos”.

Estos eventos incluyen casi cualquier cosa que no podría haberse previsto, como una guerra, disturbios civiles, situaciones meteorológicas o cualquier cosa que cause incertidumbre en una economía.

Los acontecimientos en sí mismos no mueven las divisas; más bien son los factores subyacentes en juego. Los disturbios civiles de Libia son un buen ejemplo de esto. Aunque los acontecimientos son trágicos, el verdadero temor en el mercado gira en torno a la producción de petróleo de Libia y, lo que es más importante, la producción regional de petróleo, si conduce al contagio en la región, en particular a Arabia Saudí. Si la producción de petróleo se ve amenazada, entonces los precios del petróleo deben subir, lo que empuja los precios de la gasolina. Los consumidores deben gastar entonces más en gas, dejándoles menos para gastar en otros lugares, lo que puede conducir al estancamiento de la economía.

5. Precios de las materias primas

Los precios de los productos básicos afectan a las monedas de manera diferente dependiendo del uso de esos productos en cada país. Mucho de eso depende de si un país es importador o exportador de un producto en particular.

Los precios del crudo suelen ser un buen ejemplo de esto. Canadá exporta generalmente una gran cantidad de petróleo, por lo que cuando su precio aumenta, podemos esperar un crecimiento en el dólar canadiense. Por otra parte, a menudo Estados Unidos se ve obstaculizados por el alza de los precios del petróleo, ya que los estudios han demostrado que a medida que suben los precios del gas, los consumidores recortan el gasto en otros artículos discrecionales para compensar la diferencia.

“El dólar australiano y el canadiense reaccionan con mayor rapidez a los cambios en las materias primas y el impacto que tienen los precios de las materias primas en otras monedas es probablemente más del lado de la demanda”, dice Boyd. “Si la demanda sube, el dólar australiano y el canadiense obtienen ese impulso de inmediato, pero entonces es una cuestión de dónde viene esa demanda".

Panorama general

Las monedas se mueven por numerosas razones, que van desde las acciones del banco central a los desastres climatológicos. Sin embargo, es importante recordar que los tipos de cambio se expresan siempre por pares, por lo que siempre se están midiendo los pros y los contras de dos monedas.

Una cosa más que hay que considerar es que mientras las monedas se miden por su fuerza relativa frente a otras monedas, también se miden por su estabilidad. El dólar estadounidense ha sido durante mucho tiempo la moneda de reserva del mundo. A pesar de todos sus defectos, incluso hoy, es visto quizá como la moneda más estable; por lo que cuando comenzó la crisis global de crédito, el dólar se disparó fuertemente. También se recuperó tras las malas noticias, ya que los inversores lo consideran un refugio seguro.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis