¿Cuánto miedo le tiene a perder dinero?
Página principal Finanzas, Crecimiento personal, Finanzas personales

El consultor financiero Michael Krumgolts nos muestra las razones por las que el miedo a perder dinero es mucho mayor que el placer de ganarlo.

El miedo a la pérdida de dinero puede costarle muy caro. De hecho, el miedo a perder dinero suele ser dos veces mayor que el placer de recibirlo. Estas son las razones por las que eso puede ser un problema, y lo que puede hacer al respecto.

Imagine que le han dado 1.000 $ con las siguientes dos opciones:

Opción A: Tiene garantizado que va a ganar 500 $ adicionales.

Opción B: Puede lanzar una moneda al aire, y si sale cara recibe otros 1.000 $; si sale cruz, nada.

¿Cuál elige?

Ahora imagine que le dan 2.000 $ y estas dos opciones:

Opción A: Tiene la garantía de perder 500 $.

Opción B: Puede lanzar una moneda al aire, y si sale cara pierde 1.000 $; si sale cruz no pierde nada.

¿Cuál elige?

La mayoría de las personas elige A en el primer escenario y B en el segundo. En ambas opciones A, termina con una ganancia o pérdida segura y una cifra final de 1.500 $. La opción B le da una oportunidad de terminar con 1.000 o 2.000 $.

Pero piense en las opciones de esta manera: Al elegir A en el primer caso y B en el segundo, muestra una inclinación a ser más conservador si puede asegurarse un beneficio, pero una inclinación a ser más arriesgado si puede evitar pérdidas.

La idea de perder 500 $ garantizado es tan dolorosa que prefiere arriesgar 1.000 $ para evitar esa pérdida garantizada. O la idea de dejar ir 500 $ en el primer escenario por la posibilidad de ganar 1.000 $, es lo bastante incómodo como para hacer que opte por lo seguro.

Así es como se traduce esto en decisiones financieras. Si ha perdido mucho dinero en el mercado de valores, existe cierta tentación de apostar a lo grande con la esperanza de recuperarlo. Si usted ha ganado dinero, tiende a ser más conservador y quedarse las ganancias, aun si son pequeñas.

Bienvenidos a la Teoría Prospectiva, según la cual, la gente asigna valores a las ganancias o pérdidas, basándose en sus propios méritos, o en otras palabras, en el valor inmediato de la ganancia o pérdida. Y el dolor de la pérdida es un motivador más fuerte que la recompensa de la ganancia.

Es la ganancia o pérdida real, en lugar de cómo estas afectan a nuestros balances generales, las que más nos afectan.

Así que si tuviera 1 millón de dólares y perdiera 100.000, sentiría el dolor de esa pérdida dos veces más que la alegría de recibir 100.000 $.

Por supuesto que le gusta la idea de ganar, por ejemplo, 500 o 1.000 $, pero solo porque le gusta ganar y no le gusta perder. Y le disgusta perder alrededor de 1,5 a 2,5 veces más de lo que le gusta ganar. Esto se denomina “ratio de aversión a la pérdida”, que explica por qué, cuando se enfrentan a decisiones difíciles, por ejemplo entre una pérdida segura y una pérdida mayor que es meramente probable, la mayoría de las personas se arriesgan más de lo que harían de otro modo.

¿Es la aversión a la pérdida algo malo? No siempre. Piense en los ahorros de toda la vida para los que están jubilados o cerca de la jubilación. Es mejor preocuparse por caer demasiado lejos, que seguir subiendo para encontrar recompensas más ricas. Pero la hipersensibilidad a la pérdida también puede tener consecuencias negativas – por ejemplo, con las ventas de pánico. Los heridos quieren detener la hemorragia. No siempre consideran las dudas que tendrán cuando los mercados vuelvan a subir y estén sentados sobre el dinero oculto bajo su colchón.

Según el profesor de finanzas H. Nejat Seyhun, de la Universidad de Michigan, si se hubiese perdido los 90 mejores días de la Bolsa desde 1963 a 2004, su rendimiento anual promedio habría caído de casi un 11% a un poco menos del 3%. Esos son 10.573 días de negociación. Si usted faltó 90, o cerca de 0.85% de los días, una inversión 1.000 $ habría valido alrededor 3.200 $, no 74.000 $.

Hay otra trampa. La aversión a la pérdida puede hacer que los inversores se aferren a la pérdida de inversiones durante más tiempo del que deberían. Un revelador estudio de Terrance Odean (Universidad de California-Berkeley) y Brad Barber (Universidad de California-Davis) halló que los inversores eran mucho más propensos a vender acciones que habían subido de precio que a vender las que habían caído. Los investigadores analizaron registros comerciales de 10.000 cuentas en un gran corretaje de descuentos de 1987 a 1993. Sus hallazgos: las acciones que los inversores habían vendido superaron a aquellas que habían mantenido en un 3,4%.

La mayoría de la gente está más dispuesta a quedarse una ganancia garantizada que viene de la venta de una acción o fondo ganadores que a corregir una pérdida por la venta de una inversión perdida, aunque por algunas buenas razones, tiene más sentido vender acciones perdedoras y mantener las ganadoras. La perspectiva de vender una inversión perdedora hace que los inversores estén más dispuestos a mantenerse con la esperanza de que si esperan lo suficiente, las acciones se elevarán; con el riesgo de que el valor de la acción se mantenga más bajo o caiga aún más. Y si no se venden, la pérdida solo quedará en el papel.

Le aconsejo que piense en esto: Supongamos que es más sensible a perder dinero de lo que piensa. Diversifique no solo por tipos de activos, sino por el marco de tiempo involucrado. Considere cuándo necesitará recurrir a la inversión. Cuanto más largo sea el período de tiempo que tiene antes de que necesite el dinero, más riesgo puede tomar, y más capital tendrá para invertir en acciones.

Rara vez hay consistencia en la difícil batalla para gestionar una cartera. Lo que termina siendo crítico es asegurarse de que el dinero de la inversión está allí cuando lo necesite. Si se necesitan fondos a corto plazo, ya sea para la planificación de la universidad, los próximos gastos de vivienda o planes de viaje, su estrategia de cartera debe responder a esas necesidades.

Y los ahorros para esos fines tendrán características diferentes de la parte de la cartera que se destina a los fondos necesarios a largo plazo. Llamamos a esto Portfolio Mapping, donde el tiempo se utiliza como un factor determinante primario en la forma de construir una cartera.

El Portfolio Mapping identifica los objetivos que está intentando lograr y los propósitos de sus inversiones para las diferentes partes de su cartera general. Este proceso de asignación le permite realizar un seguimiento de cómo se está adaptando su cartera a su objetivos.

¿Qué significa esto para los inversores? Por mucho que odie perder y le encante ganar, los inversores de éxito desarrollan un plan que les permite obtener dinero cuando lo necesiten.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis