Cómo ganar dinero con la industria militar de EE. UU.
Página principal Finanzas, Mercado de EE. UU., Donald Trump

Le explicamos cómo puede aprovecharse de los cambios en la actitud del presidente de Estados Unidos hacia Boeing, Lockheed Martin y otras empresas de defensa.

A pesar de sus diversas promesas como candidato - defendiendo que EE. UU. bombardeara "el infierno de ISIS" - como Comandante en Jefe, Donald Trump ha enviado señales contradictorias a la industria aeroespacial y de defensa.

Los inversores recuerdan, en particular, un recorte en diciembre, cuando el presidente electo criticó en Twitter a los mayores contratistas del gobierno de Estados Unidos.

Incluso un día llegó a publicar un tuit en el que criticaba a Boeing (NYSE: Boeing Company [BA]) y pedía “¡Cancelar el pedido!" del nuevo Air Force One, lo que provocó una caída del 1% de las acciones de la empresa. Una semana después, también atacó el programa de aviones de combate F-35 de Lockheed Martin (NYSE: Lockheed Martin Corporation [LMT]), cuyos costes, según Trump, estaban "fuera de control." Las acciones de Lockheed se desplomaron hasta un 4% esa mañana y otro 2% justo antes de navidad, cuando Trump amenazó con revocar su contrato y contratar a Boeing para construir el avión. Dan Denbow, gestor senior de cartera de USAA, dice:

"Hay mucho ruido, y el ruido va en ambas direcciones".

De hecho, desde que asumió el cargo, Trump se ha convertido en un poderoso aliado de los contratistas de Boeings, Lockheeds y Northrop Grummans of America, que también se encuentran entre los mayores fabricantes de Estados Unidos y los mayores contribuyentes.

Si dejamos estos altibajos a un lado, Boeing ha visto aumentar sus acciones un 31% desde la victoria de Trump. El índice aeroespacial y de defensa S&P 500 (INDEX: S&P 500 index [SPX]) subió más de un 21% durante el mismo lapso de tiempo, casi el doble que el resto del mercado.

Ahora los inversores creen que Trump podría ser lo mejor que le ha ocurrido al sector en años, ahora que el comandante en jefe ha prometido un aumento "histórico" en el gasto de defensa de Estados Unidos (que ha disminuido un 17%, hasta los 585.000 millones, desde su pico de 2011) así como una enorme ampliación de la Marina hasta alcanzar los 350 buques, por encima de los 275 actuales.

"Estamos dando los primeros pasos de un cambio de ciclo en defensa", dice Jason Adams, analista aeroespacial y de defensa de T. Rowe Price, quien ha estado explicando por qué el gestor de activos está sobreponderando las acciones.

1. Raytheon

Raytheon (NYSE: Raytheon Company [RTN]) es una de las empresas que está haciendo frente a esos múltiples frentes. Cuando Trump ordenó una ataque en Siria en abril en respuesta a los ataques químicos del régimen de Assad, los militares estadounidenses utilizaron 59 misiles Tomahawk de Raytheon – y rápidamente hicieron otro pedido.

A los inversores les gusta Raytheon porque es un proveedor de sistemas de armas de alta tecnología que pueden ser guiados a objetivos de larga distancia por ordenadores, manteniendo a los soldados estadounidenses fuera de peligro, enfoque por el que cada vez más aboga el ejército. Cross, quien gestiona el fondo Franklin Small-Mid Cap Growth, dice:

"¿Qué sentido tiene lanzar bombas obsoletas desde un avión nuevo? Necesitas ambas cosas".

Raytheon probablemente se beneficiará enormemente del acuerdo de 110.000 millones que Trump firmó en mayo con Arabia Saudí para la venta de armas. La empresa, que ya está de camino de aumentar sus ingresos un 10% para 2019, también se está beneficiando de la demanda internacional de otros países, como Polonia, país con el que tiene pendiente un acuerdo por valor de 7.600 millones de dólares.

Raytheon se beneficia de su apuesta por las armas tradicionales. "No fabrican barcos. No fabrican aviones. No fabrican tanques. No fabrican submarinos. Simplemente fabrican misiles", dice Chuck Harris, director de investigación de ClearBridge, un importante propietario de acciones de Raytheon. Al mismo tiempo, su amplia gama de productos, que incluye tecnología de ciberseguridad, hace que sus ingresos sean más estables. Sus más de 8.000 contratos significan que es menos dependiente de cualquier programa que la típica empresa de defensa.

Las acciones de Raytheon, que se negocian a poco menos de 22 veces las ganancias estimadas para los próximos 12 meses, no son baratas, pero Harris cree que la valoración se justificará acelerando el crecimiento durante los próximos años. "Desafortunadamente, creemos que la amenaza es lo suficientemente alta como para que el consumo de su producto siga aumentando", dice.

2. Booz Allen Hamilton

Cuando el gobierno de Estados Unidos cree que puede ser hackeado, su primera llamada suele ser a Booz Allen Hamilton (NYSE: Booz Allen Hamilton Holding Corporation [BAH]). "Esta es la preeminente franquicia de ciberseguridad de la industria de contratación del gobierno", dice Adams. En lugar de vender software en sí, "Booz Allen Hamilton vende los mejores ingenieros de sistemas del mundo", añade.

Sin embargo, Booz Allen, que aumentó sus ingresos un 11% durante el último trimestre, se negocia a 21 veces las ganancias estimadas, muy por debajo de las acciones cibernéticas de Silicon Valley como Palo Alto Networks, que tiene una relación precio-beneficio de 45. "Esta es una nueva categoría de inversión en defensa", añade Cross.

3. Lockheed Martin

El gigante de la defensa responsable del F-35, Lockheed Martin (NYSE: Lockheed Martin Corporation [LMT]) ha alcanzado una tregua con el presidente Trump (en parte prometiendo traer 1.800 nuevos trabajos a Texas) y está avanzando con el avión de combate de próxima generación. El avión incluye una tecnología tan sofisticada que podría utilizarse como un centro de control de misiones en sí mismo, incluyendo desde sensores de reconocimiento hasta una tecnología de evasión de radar para escabullirse de los enemigos sin ser detectado. Cross dice:

“Lockheed ofrece una tecnología que a veces Wall Street no es capaz de comprender".

Lockheed ya tiene compradores para su nuevo avión en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la Marina y los Marines, además de por lo menos otros 10 países; Se espera que Arabia Saudí también compre algunos F-35. "Todavía es demasiado temprano para saber cómo irán las cosas", dice Denbow, quien cree que los costes de la compañía también afectarán a los beneficios de los F-35s mientras la producción se vuelve más eficiente.

En 2018, según Denbow, las ganancias de Lockheed se acelerarán a una tasa anual de crecimiento del 10% o más durante los próximos años, lo que podría impulsar incluso más su dividendo, que ha crecido al menos un 10% anual durante los últimos 14 años y que actualmente se sitúa en el 2,6%.

4. Boeing

La tecnología de los F-35 también está llegando a los vuelos comerciales, creando lo que los inversores llaman el "avión conectado".

Boeing (NYSE: Boeing Company [BA]), cuyos últimos aviones generan 10 veces más datos que sus modelos anteriores y también pueden ser equipados con Wi-Fi de alta velocidad, ahora está vendiendo servicios a los clientes de las líneas aéreas.

La empresa ha acumulado una gran cantidad de pedidos para su nuevo 737 MAX y otros aviones, dice Harris de ClearBridge, por lo que los beneficios y los márgenes de beneficio podrían seguir subiendo hasta 2021 y más allá. "Es una buena ecuación para el éxito para los próximos años", dice.

Boeing también fabrica helicópteros de transporte y aviones de combate, por lo que la empresa también podría llevarse un pedazo del presupuesto de 52.000 millones de dólares prometido por Trump para gasto militar.

5. Honeywell

Aunque la empresa está más diversificada que otras de la lista, Honeywell (NYSE: Honeywell International [HON]) haber fabricado algo para cada avión comercial, militar o espacial.

La empresa también ha enviado su tecnología inalámbrica "inteligente" a 15 kilómetros de altura: sus pantallas táctiles se pueden encontrar tanto en la cabina de los pilotos (suministrando actualizaciones meteorológicas en tiempo real y mapas en 3D) como en la cabina de los pasajeros (ofreciendo películas a demanda). "Estamos empezando a aprovechar esas oportunidades", dice Adams. Si los inversores tienen razón, estas acciones están listas para despegar.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis