Mega Ad
Los motores de gasolina y diésel tienen los días contados
Página principal Finanzas

El columnista de Bloomberg David Fickling nos explica por qué es tan importante la decisión de China de abandonar los motores de combustión interna.

Despídase de la gasolina. El lento cambio mundial hacia los coches eléctricos está a punto de pisar el acelerador.

China, que representa un tercio del mercado automovilístico mundial, planea poner fin a las ventas de vehículos con motores de combustión, según dijo el viceministro de Industria y Tecnología de la Información del país, Xin Guobin, en un foro de la industria en Tianjin el sábado. De esta forma China se uniría a Noruega, Francia y el Reino Unido en comprometerse en cambiar totalmente a los vehículos eléctricos.

El anuncio es importante ya que los actores más influyentes del mercado automovilístico mundial siempre han sido las empresas, no los gobiernos. Los automóviles diésel constituyen aproximadamente a la mitad del mercado de la Unión Europea y menos de un punto porcentual en Estados Unidos, en gran parte debido a los diferentes impuestos sobre el combustible y las emisiones. Los carburadores han sido regulados en la mayoría de los mercados desarrollados debido a que la inyección de combustible, que originalmente era una tecnología más costosa, resulta ser menos contaminante.

De momento, el cambio hacia los coches eléctricos todavía no tiene demasiado impulso. En 2016 tan solo se vendieron 695.000 vehículos eléctricos, según Bloomberg New Energy Finance, equivalente a unos tres días de ventas en un mercado de 84 millones de dólares. Incluyendo a los que ya circulan por las carreteras, el parque automovilístico mundial cuenta con una flota de aproximadamente mil millones de vehículos.

Al mismo tiempo, la dirección del cambio es inequívoca. El plan de la industria automotriz de China lanzado en abril contempla vehículos que funcionan con energías alternativas - incluidos los eléctricos e híbridos - que conformarán todo el crecimiento futuro de las ventas en el país. Con los niveles actuales de matriculación de automóviles convencionales, las ventas de vehículos de energías alternativas alcanzarán los 7 millones anuales en 2025. Tan solo este año se fabricarán hasta 800.000 estaciones de carga, según el diario oficial de China Daily. Las leyes impuestas por el gobierno obligarán a los fabricantes a que al menos un 8% de sus ventas correspondan a vehículos eléctricos o híbridos a partir del próximo año, o que compren créditos para compensar la diferencia, aumentando al 20% para el 2025.

La India, que pronto superará a Alemania y luego a Japón como el tercer mercado automovilístico más grande del mundo para 2020, sigue una trayectoria similar.

El think-tank del primer ministro Narendra Modi, Niti Aayog, pretende que los vehículos eléctricos representen el 44% de la flota para 2030, y los está favoreciendo con tasas impositivas inferiores en 31 puntos porcentuales a las de los vehículos híbridos y de motor de combustión interna bajo su nuevo impuesto armonizado sobre ventas, el GST.

Francia y el Reino Unido, el sexto y séptimo mercado más grande del mundo, tienen previsto eliminar progresivamente las ventas de automóviles no eléctricos para 2040, mientras que la pequeña Noruega pretende alcanzar ese objetivo 10 años antes. Ninguno de esos objetivos parece especialmente ambicioso, dada la rápida caída de los costes de las baterías: en EE. UU. y la UE, los coches eléctricos alcanzarán la paridad de precios con los vehículos convencionales en términos de compra y costes de funcionamiento hacia mediados de los años 20, según la BNEF. La Agencia Internacional de la Energía cree que el uso del petróleo en los automóviles de pasajeros ya ha alcanzado un máximo, y que para el año 2040 la demanda del sector tan solo representará un 7%.

El patrón se acelerará a medida que los principales fabricantes de automóviles dediquen más de sus presupuestos de investigación y desarrollo - y, posteriormente, presionen a los fondos - a la transición hacia los vehículos eléctricos. Hasta que el primer Tesla (NASDAQ: TSLA) Roadster salió a la venta hace solo nueve años, Mitsubishi Motors Corp. era la única gran empresa de automóviles que había mostrado interés por los vehículos totalmente eléctricos. Ahora, todos los grandes fabricantes de automóviles están desarrollando vehículos que solo funcionan con baterías, incluso los escépticos como Sergio Marchionne, de Fiat Chrysler Automobiles NV, y Maruti Suzuki India Ltd., de Maruti Suzuki India Ltd., de R.C. Bhargava, han anunciado sus planes para desarrollar este tipo de vehículos.

Sin embargo, es poco probable que los combustibles fósiles sean prohibidos pronto. Los coches de gasolina y diésel seguirán vendiéndose en el año 2040, y probablemente también en 2050 y 2100. Pero la creciente desventaja en los costes y los crecientes problemas de infraestructura - debido al cierre de gasolineras – harán que los coches con motores de combustión solo resulten interesantes para los entusiastas de este tipo de vehículos, como los coches deportivos de alto rendimiento, los coches kit y los coches antiguos.

El coche convencional no está completamente muerto todavía, pero tiene los días contados.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis