¿Dónde invertir mi dinero?
Página principal Finanzas, Educación para trading
Tema de actualidad
28 Septiembre
200 200
Sergio Yuste Teruel
Responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association)

Sergio Yuste Teruel, responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association), nos da consejos sobre dónde podemos invertir nuestro dinero.

Estoy seguro que hoy en día muchos ahorradores no la pueden responder con facilidad. La reciente crisis inmobiliaria ha provocado que el ahorrador de toda la vida ande un poco perdido y no sepa qué hacer con sus ahorros.

La respuesta a esta pregunta yo la tengo muy clara. Yo los invierto en renta variable, en especial en índices bursátiles haciendo una gestión pasiva de mi cartera de inversión.

Si te encuentras en la situación de no saber qué hacer con los ahorros quizás te pueda ayudar. De momento es necesario que conozcas las diferentes posibilidades que tienes para invertir tu dinero.

Los 5 grandes grupos de activos donde invertir tu dinero

Si acudes al buscador de Google con el objetivo de conocer las diferentes alternativas que existen para rentabilizar los ahorros, te aparecerán infinitos artículos. Acciones, depósitos, seguros de ahorro, fondos garantizados... en fin, una cantidad ingente de opciones que si te pones a analizar una a una lo más probable es que te vuelvas loco.

Prueba y verás que no te miento.

Para ayudarte a simplificar el asunto, he reunido todas las formas de inversión posibles en cinco grandes grupos de activos: acciones o renta variable, bonos o renta fija, inversión inmobiliaria, inversiones alternativas y liquidez (también conocida como cash).

A continuación te hablo a grandes rasgos de cada uno de ellos. Empiezo por mi activo preferido, la renta variable.

Invertir en acciones o renta variable

Cuando compras acciones de una empresa en el mercado bursátil te conviertes en el propietario de una parte de su negocio y esto te da derecho a recibir parte de los beneficios que obtiene la empresa. Estos beneficios también se conocen como dividendos.

El importe de los dividendos vendrá determinado por el resultado derivado de su negocio. También se puede dar el caso de que la empresa no distribuya nada entre sus accionistas porque ese año ha tenido pérdidas, o porque los que mandan deciden reinvertir los beneficios en hacer crecer la compañía.

Como accionista, además de recibir dividendos, también puedes salir beneficiado (o perjudicado) por la variación del precio de la acción. Tanto los dividendos como las ganancias de capital son las dos formas que tienes de obtener beneficios en el mercado de renta variable.

Las acciones las puedes adquirir de forma separada, es decir empresa por empresa, o de forma conjunta comprando cestas de valores a través de fondos de inversión.

3 razones para invertir en acciones

Invertir en bonos o renta fija

Cuando compras un título de renta fija (el más conocido es el bono), estás prestando dinero a una empresa o a un Estado, y a cambio de ello recibirás intereses. Intereses, que por norma general, conoces cuando compras el título. Además, los intereses, que serán fijos mientras dura el préstamo, los puedes recibir de forma periódica o también al vencimiento del mismo junto con el total del capital prestado. Y como ocurre con la inversión en acciones, la variación del precio del título también te puede beneficiar (o perjudicar) si decides venderlo antes de su fecha de vencimiento.

El principal atractivo de los bonos es su relativa seguridad. Si compras bonos de un Estado solvente (digamos Alemania o EE. UU.), la inversión está prácticamente garantizada (o "libre de riesgo" como se dice en los mercados), con toda seguridad recuperarás el dinero. Pero no es todo tan bonito, porque la seguridad y la estabilidad va en detrimento de la rentabilidad. Debido a que hay poco riesgo, también hay poco potencial de obtener beneficios, así que el rendimiento de los bonos será menor que el de otros activos.

Inversión inmobiliaria

La inversión inmobiliaria es el tipo de inversión más popular en España. Como principales operaciones de este mercado destacan la compraventa y el alquiler de bienes inmuebles (viviendas, oficinas, garajes, locales comerciales, etc). Este tipo de inversión se caracteriza por ser muy cíclica, por la dificultad de convertirla en dinero a corto plazo y por la influencia de factores de tipo regulatorio.

La rentabilidad de una inversión inmobiliaria la obtienes con las rentas procedentes del alquiler y también con las plusvalías procedentes de la venta del bien inmueble, siendo el momento y plazo de la inversión muy importante en la obtención de la misma.

Guía para jóvenes: cómo ganar dinero invirtiendo en inmuebles

Hoy en día, además de invertir mediante compra directa, también lo puedes hacer a través de Instituciones de Inversión Colectiva de carácter no financiero. Ejemplos de éstas IIC son las Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria y sobre todo las SOCIMIs, fondos cada vez más demandados por parte de los inversores.

Inversiones alternativas

Opciones, futuros, divisas, materias primas, hedge funds... son ejemplos de inversiones alternativas. En cuanto a estas clases de inversiones o productos financieros, lo único que te puedo decir es que no son nada recomendables para el inversor particular.

Si eres un principiante, te recomiendo que las pases por alto. No pierdo un segundo más con ellas.

Colocar el dinero en liquidez o cash

Cualquier producto financiero que se convierta de una manera sencilla y rápida en dinero entra aquí. Y el dinero en sí mismo también. Lo que tienes bajo el colchón, fondos monetarios, depósitos a plazo de fijo o seguros de ahorro son ejemplos de ello.

No hay duda de que tener dinero en efectivo en el bolsillo para gastarlo es esencial. Lo necesitas para pagar las facturas mensuales y las necesidades más básicas.

También es muy importante tener un fondo de emergencia para en caso de que surja algún gasto inesperado.

Concluyendo sobre las diferentes posibilidades de invertir tu dinero

Hoy en día tienes mucho donde elegir para invertir tus ahorros y esto puede ser un inconveniente cuando te encuentras en la fase inicial de la creación de la cartera. Si estás en esta situación, en la de decidir qué productos de inversión son los más adecuados, primero necesitas saber las características de cada uno de ellos y segundo, tener claro si te ayudarán a cumplir tus objetivos de inversión.

En el artículo de hoy he querido explicarte de una forma breve los cinco grandes grupos de activos que existen para colocar tus ahorros. Son la renta variable, la renta fija, la inversión inmobiliaria, las inversiones alternativas y el dinero en efectivo o liquidez.

Me apasiona el primero de ellos, la renta variable. Es el tipo de inversión en el que me centro en el blog, pero la renta fija también tendrá su importancia. Es un elemento importante dentro de una cartera de inversión de gestión pasiva.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis