Por qué tener un fondo de emergencia antes de invertir
Página principal Finanzas, Educación para trading
Tema de actualidad
4 Octubre
140 140
Sergio Yuste Teruel
Responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association)

Sergio Yuste Teruel, responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association), nos explica por qué es importante contar con un fondo de emergencia antes de invertir.

¿Alguna vez has tenido uno de esos meses en que parece que te hubiese mirado un tuerto? El calentador de agua deja de calentar, la lavadora deja de lavar, el coche no se enciende, o situaciones más graves como la pérdida de un empleo o un divorcio... Estas cosas ocurren cuanto menos te las esperas, y en el peor de los casos se dan varias a la vez.

Uno de los aspectos clave para una correcta gestión de las finanzas personales es el cuidado de estos imprevistos. Además de estar protegidos a través de seguros (seguros de vida, de hogar, de coche, etc) es necesario que tengas un fondo de emergencia para hacer frente a cualquier riesgo que pueda dañar tu situación financiera.

Y aunque todo el mundo está de acuerdo en que tener uno es algo muy importante, de hecho estoy seguro que lo estarás pensando ahora mismo, en realidad muy pocas personas lo llevan a la práctica, entre otras cosas porque no saben cómo formarlo ni tampoco dónde depositarlo.

No te quiero ni decir de aquellas personas que invierten sus ahorros y no tienen un fondo de emergencia. ¡Gran error! Espero que este no sea tu caso, y si fuese así ¡ya estás tardando en formar uno!

A continuación te hablo de los aspectos más importantes de un fondo de emergencia.

¿Qué es y por qué hay que tener un fondo de emergencia?

El fondo de emergencia es una reserva de dinero destinada a utilizarlo únicamente en situaciones de urgencia como las nombradas arriba y que requieren de una acción inmediata. No es para emplearlo en compras que tengas planificadas como puede ser la adquisición de una casa o un coche nuevo. Mucho menos para darte un capricho. ¡No!

¡Solo es para utilizarlo en situaciones de emergencia!

Tener un fondo de emergencia también evitará que eches mano de la tarjeta de crédito o de préstamos personales, ahorrándote así importantes cantidades de dinero por los pagos de intereses. Acudir a estos tipos de créditos rápidos por no tener un colchón de seguridad solo empeorará tu situación financiera a medio y a largo plazo. Pero el asunto podría ser aún más grave.

Poseer un fondo de emergencia es un requisito obligatorio antes de invertir. Uno de los peores errores que puede cometer un ahorrador es poner a pasear sus ahorros en los mercados financieros, sobre todo en activos de alto riesgo que puedan ocasionarle pérdidas temporales a corto plazo como consecuencia de la volatilidad, y que acto seguido necesite recuperar el dinero porque tenga un contratiempo y se vea obligado a deshacer las inversiones haciendo efectivas las pérdidas.

No sé si habrás escuchado o leído en alguna ocasión, una expresión generalmente aceptada en los mercados financieros que dice que solamente hay que invertir el dinero que no se vaya a necesitar en los próximos 5 años. Si incumplir este requisito es grave, invertir sin tener un fondo de emergencia es doblemente grave.

15 cosas que debe tener en cuenta a la hora de invertir

¿Cómo formar un fondo de emergencia?

En la fase inicial de la creación de un fondo de emergencia tienes que hacer un análisis de tu situación personal, financiera y laboral, planteándote y respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son tus ingresos y gastos mensuales?
  • ¿Con qué facilidad puedes ajustar los gastos?
  • ¿Cuántas personas dependen de tus ingresos?
  • ¿Estás pagando alguna deuda, en especial de alto tipo de interés?
  • ¿Por qué tipos de seguros estás cubierto?
  • ¿Tienes alguna cantidad de dinero ahorrada?

Responder a estas preguntas, y alguna más que se me escapará en función de tu situación particular, te ayudará a sentar las bases para la formación de un fondo de emergencia, en especial la primera pregunta. Determinar la cantidad de dinero que necesitas al mes para vivir (una vez elimines los gastos innecesarios y pagues tus deudas con altos intereses), es fundamental.

¿Qué tamaño debe de tener un fondo de emergencia?

Aunque no hay una regla fija en cuanto a la cantidad de dinero que necesita uno para emergencias, porque como te he acabo de decir dependerá de varios factores y además los contratiempos no se pueden prever, la regla general suele decir que un fondo de emergencia ha de cubrir de seis meses a doce meses de gastos esenciales (vivienda, alimentación, transporte...).

Mi opinión sobre la cantidad ideal de un fondo de emergencia, es que debe ser con la que te encuentres cómodo y te permita dormir tranquilo por las noches, y mejor que uno mismo no lo va a saber nadie.

Pero en resumidas cuentas, cuando más estable sea tu situación financiera, familiar y laboral, menos necesitarás para el fondo de emergencia.

¿Dónde depositar el fondo de emergencia?

Una vez hayas hecho el análisis correspondiente, ya te habrás echo una idea de la cantidad que necesitas para formar tu fondo de emergencia. Ahora viene lo complicado, pasar manos a la obra y crearlo.

La siguiente pregunta que imagino que te harás es: ¿Dónde voy a colocar mi fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia debe ser líquido. Esto significa que tienes que acceder al dinero de manera fácil y rápida. La mejor opción es tenerlo una cuenta de ahorro, seguro de ahorro o depósito a plazo fijo, que no tengan ningún tipo de penalización por cancelación total o parcial, y si pagan algo de interés mejor que mejor.

Otra condición que debe tener un fondo de emergencia es que no esté depositado en productos de riesgo. Los fondos de inversión, las acciones o los bonos, a pesar de que también pueden ser líquidos, cotizan en los mercados financieros. Sus precios cambian continuamente, y a veces no como quisiera uno.

Puede ocurrir que por necesidad tengas que echar mano del fondo de emergencia depositado en productos de este tipo. Si la variación de los precios no ha ido a tu favor y necesitas disponer de él, te verás obligado a vender con pérdidas. Por esta razón, nunca lo coloques en activos financieros de riesgo.

Así que recuerda, un fondo de emergencia está para tu seguridad financiera, no para obtener rentabilidad.

Concluyendo sobre el fondo de emergencia

Crear un fondo de emergencia no es fácil, tienes que poner mucho de tu parte. Primero haciendo un análisis de tu situación financiera y acto seguido haciendo lo más difícil, ahorrar. Pero es un esfuerzo que vale la pena porque una vez lo tengas formado es algo que te hará sentir mejor y te permitirá dormir mejor por las noches. Te lo digo por experiencia.

Así que ahora que ya sabes qué es un fondo de emergencia, dedica un rato a analizar tu situación, determina qué cantidad necesitas para crearlo, empieza a pagar tus deudas de tipos de interés altos y a continuación empieza a ahorrar.

La única cosa que sabemos sobre los gastos inesperados, es que siempre acaban llegado y por si fuera poco cuando menos te los esperas. Tener un fondo de emergencia te ayudará mejor a soportar estas situaciones.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis