4 consejos de las leyendas del mundo financiero
Página principal Finanzas, Finanzas personales, Carrera y negocios

Rockefeller, Clason, Ramsey y Kiyosaki han escrito sobre sus éxitos en más de un libro. Pero toda su sabiduría se puede resumir en varias citas.

Es un hombre fuerte y varonil. Le cambia el aceite al coche usted mismo, se afeita con una navaja de afeitar y es capaz de levantar 230 kilos. ¡Grandioso! Sin embargo, no será un verdadero semental si no tiene unas buenas habilidades financieras.

Mucha gente piensa mentalmente en los planes financieros como "cosas de las que me preocuparé más tarde", para algunos, el proceso parece demasiado complicado. Para otros, la idea de investigar en montañas de libros, blogs y opiniones es simplemente abrumadora.

Después de todo, hay demasiados "expertos" en el tema del dinero. ¿Cómo podemos encontrar lo que realmente importa?

Por suerte, la construcción de una base financiera sólida comienza con cuatro pasos sencillos y prácticos. Aunque es cierto que el camino hacia la riqueza es largo, hay algunas cosas clave que puede empezar a hacer hoy mismo para comenzar ese camino. ¡Y no tiene que creer lo que yo le diga! En su lugar, crea a cuatro de los nombres más respetados del mundo de las finanzas: John D. Rockefeller, George Clason, Dave Ramsey y Robert Kiyosaki. A continuación encontrará cuatro de sus mejores consejos; si los sigue, usted también podrá convertirse en un maestro del dinero.

Elabore un presupuesto con cabeza y dele un cometido a cada dólar (John D. Rockefeller)

Comencemos con lo básico. Antes de saber a dónde ir con su dinero, debe comprender dónde está. Nadie ha demostrado esto mejor que John D. Rockefeller, quien provenía de unos orígenes bastante humildes y se convirtió en el hombre más rico del mundo.

Desde muy joven, Rockefeller llevaba un pequeño libro de contabilidad con él todo el tiempo. Registraba cada dólar que recibía, gastaba, donaba e invertía. La contabilidad se convirtió en una forma de vida, e incluso después de ganar millones, le encantaba analizar los registros financieros. En sus propias palabras, de una charla que dio en la Iglesia Bautista de la Quinta Avenida:

"Ahora permítame que le dé este consejo. Tenga un pequeño libro de contabilidad, como yo. Escriba en él lo que recibe, y no se avergüence de escribir lo que paga. Asegúrese de anotarlo de tal forma que su padre o su madre pueda mirar su libro y entender lo que ha hecho con su dinero. Le ayudará a ahorrar dinero, y eso es lo que debería hacer".

Su presupuesto es el punto de partida. Elaborarlo no es una tarea aburrida, sino una herramienta para ayudarle a alcanzar el dominio de sí mismo. En lugar de una contabilidad básica de ingresos y gastos, es una declaración de sus prioridades.

¿Cómo se empieza a elaborar un presupuesto de forma sostenible? Primero, cree un registro claro y conciso de a dónde va su dinero en estos momentos. El método más fácil consiste en revisar los extractos de la cuenta de su banco y de su tarjeta de crédito, y registrar lo que realmente ha gastado durante los últimos tres meses. Esta es la única forma de analizar de forma realista cómo se gasta el dinero.

Dependiendo de sus hábitos, esto puede ser un poco doloroso y embarazoso. Y si lo hace con su pareja, es posible que salga a la luz algo que prefería mantener en secreto. Sin embargo, es crucial para su éxito futuro.

A continuación, debe determinar sus prioridades. Sus acciones pasadas no dictan sus decisiones futuras. De hecho, puede empezar a utilizar su dinero de forma diferente.

¿Qué es lo que realmente le importa? ¿Quiere ahorrar para comprar una bonita casa en la que vivir? ¿Le gustaría irse de vacaciones? ¿Ha decidido pagar sus préstamos de cuando era estudiante? La elección depende de usted. La cuestión es decidir deliberadamente y actuar intencionalmente. Elaborar un presupuesto le permite obtener el control de su vida financiera y construir su futuro en la dirección que elija.

Por suerte, ya no tiene que usar un cuaderno como Rockefeller (a menos que quiera, por supuesto). Existen muchos sitios web y aplicaciones que facilitan enormemente este proceso y pueden ayudarle a pensar de manera diferente sobre su dinero. Mi esposa y yo usamos You Need a Budget, y nos ha parecido una herramienta estupenda. Otras personas se decantan por Mint.com y también les va bien. Independientemente de si utiliza un portátil, un smartphone o un sistema de sobres, un presupuesto puede cambiarle la vida.

Páguese a usted mismo primero (George S. Clason)

Ahora que ya cuenta con un magnífico presupuesto para guiarlo hacia sus prioridades, ha llegado la hora de dar el siguiente paso: aumente su habilidad para alcanzar esas metas. Para ello, recurriremos a alguien de quien la mayoría de la gente no ha oído hablar. George Clason fue un soldado, autor y empresario, y se le conoce mejor por sus parábolas sobre el ahorro y la creación de riqueza. Aunque no conozca su nombre, probablemente haya oído hablar de su obra más famosa, El hombre más rico de Babilonia.

Publicado por primera vez en 1926, el libro contiene una gran sabiduría. Sin embargo, su máxima más famosa es simple: pagarse a sí mismo primero. En vez de parafrasear, vayamos directo a la fuente:

"Ahora le contaré el primer remedio que aprendí para curar un monedero vacío. Haga exactamente lo que le he sugerido… Por cada diez monedas que ponga en su monedero, saque solo nueve. Su monedero empezará a engordar de inmediato y su peso la hará sentir bien".

Suena simple, ¿verdad? Lo es. También parece imposible. Guarde el primer 10% de sus ingresos. De ninguna manera. Hay que pagar los servicios públicos, el alquiler y la conexión a Internet. Después de pagar todo esto, tengo que tomarme unos cafés, ir al cine y comprarme un teléfono nuevo.

Aunque hay excepciones, en su mayor parte esto se aplica a todos los niveles de ingresos. Su nivel de vida será notablemente similar cuando empiece a vivir con el 90% de su salario, y finalmente dispondrá de capital suficiente para progresar hacia sus otras metas. ¿No me cree? Realice el experimento y pruébelo usted mismo durante tres meses.

Una vez más, las herramientas modernas pueden ayudarle en su tarea. Programe transferencias automáticas en su banco para transferir el dinero a una cuenta donde no lo toque. O utilice una de las herramientas para elaborar presupuestos anteriores para asignar inmediatamente al menos el 10% de sus ingresos brutos a una categoría diferente. Aunque le resultará difícil durante los primeros meses, notará inmediatamente un cambio positivo en sus cuentas.

Viva por debajo de sus posibilidades (Dave Ramsey)

Ahora que ya dispone de un presupuesto y ahorra el primer 10% de sus ingresos, ha llegado el momento de tomar decisiones sobre dónde gastar el resto. Para averiguar cómo gastar el dinero restante, vamos a recurrir a un experto en finanzas actual: Dave Ramsey.

Ramsey, al igual que el resto de personas que hemos mencionado anteriormente, acepta algunas ideas en las que yo personalmente no creo (o sigo). Pero en lo que respecta a animar un modo de vida frugal, es toda una eminencia. Esta es una muestra de su sabiduría extraída de su libro The Money Answer Book (el libro de respuestas sobre el dinero):

"Vivimos entre un montón de personas que tienen grandes deudas y no tienen nada ahorrado porque se han dejado engañar por sus emociones. Al igual que los drogadictos, les han hecho creer que la siguiente compra les dará la felicidad. Probablemente piense que estoy escribiendo sobre otra persona, pero no lo estoy haciendo. Estoy escribiendo sobre usted. Lo sé porque a mí me pasa lo mismo, pero me estoy recuperando y muchos de ustedes también lo conseguirán. El espíritu humano no fue creado para alcanzar la paz, la satisfacción o el cumplimiento reuniendo más cosas".

Es bastante profundo, ¿no?

Desgraciadamente, nos llevan engañando desde que nacimos. Los anuncios, las vallas publicitarias y la cultura pop nos han dicho una y otra vez que la felicidad es algo que se puede comprar. Pero en el fondo, conoce la verdad. Un coche nuevo, una casa más grande o un iPhone nuevo nunca le proporcionará satisfacción a largo plazo.

Al cambiar nuestra mentalidad, podemos elegir vivir más frugalmente, y como resultado, ser más felices. Si el hecho de tener un coche de 10 años le ayuda a ahorrar cientos de dólares al mes, entonces merece la pena. Si compra una casa más pequeña y no tiene ningún problema para pagarla, entonces ha hecho una buena elección. Si no se ha comprado un teléfono nuevo pero tiene suficiente dinero para irse de vacaciones, no se ha equivocado.

Ahorre y piense bien dónde va a gastar su dinero. Recuerde, es mucho más fácil gastarlo que ganarlo.

Comprenda la diferencia entre un activo y un pasivo (Robert Kiyosaki)

Si está siguiendo los consejos anteriores, entonces se está preparando para un comienzo maravilloso, y su situación será probablemente mejor que la del 90% de la población. Este último consejo es para los que quieren ir un paso más lejos. Tal vez quiera jubilarse temprano o dedicarse a obras de caridad. Puede que quiera pagarle la carrera a sus hijos o tener ingresos adicionales aparte de su sueldo.

Puede alcanzar esas metas mediante la elaboración de un presupuesto inteligente, con unos buenos ahorros y llevando un estilo de vida frugal. Sin embargo, Robert Kiyosaki, famoso por su libro Padre Rico, Padre Pobre, recomienda un paso adicional si quiere hacerse rico:

"Debe conocer la diferencia entre un activo y un pasivo, y comprar activos. Si quiere ser rico, esto es todo lo que debe saber. Es la regla número 1. Es la única regla. Puede sonar absurdamente simple, pero la mayoría de la gente no es consciente de la importancia de esta regla. La mayoría de nosotros tenemos problemas con el dinero simplemente porque no conocemos la diferencia entre un activo y un pasivo".

Kiyosaki le recomienda mantener su trabajo diario, y trabajar duro para ser un gran empleado. Sin embargo, también aboga por "cuidar su propio negocio" tomando el control de su futuro financiero. En lugar de poner su jubilación en manos de su empresa, un planificador financiero o el gobierno, le sugiere que compre activos para no depender de otros.

Entonces, ¿cómo define un activo y un pasivo? En vez de usar términos complejos o métodos avanzados de contabilidad, lo describe de la siguiente forma:

"Un activo es algo que le ayuda a ahorrar. Un pasivo es algo que le hace gastar".

Por lo tanto, las cosas como bienes raíces que producen ingresos, acciones, bonos, regalías y fondos mutuos son activos. Estas cosas tienen valor, producen ingresos, o aumentan su valor (y tienen compradores que los quieren).

Otras cosas, como su casa, su coche, su enorme televisión, su barco, y sus préstamos estudiantiles son pasivos, ya que le hacen gastar dinero.

Estas definiciones no siguen estrictamente los principios contables. Sin embargo, ayudan a simplificar un tema complejo y sirven como guías prácticas a la hora de decidir lo que va a comprar.

Encontrar el equilibrio adecuado es de vital importancia. Cuando entra un dólar, ¿cómo lo utiliza? ¿Es lo suficientemente disciplinado como para aprovechar su dinero? ¿O acabará gastándolo? Esa decisión es únicamente suya y determinará su futuro financiero.

Conclusión

Estos son cuatro de los mejores consejos de cuatro de los expertos en finanzas más reconocidos de nuestra historia reciente. Cabe destacar la sorprendente diferencia entre algo simple y algo fácil. Cada una de estas reglas es simple en el fondo. Elabore un presupuesto. Páguese a usted primero. Viva por debajo de sus posibilidades. Compre cosas que le ayuden a ahorrar, en lugar de cosas que le hagan gastar.

Sin embargo, ninguna de estas reglas es fácil de seguir. Requieren decisiones difíciles día tras día, y la capacidad de retrasar la satisfacción instantánea. Así que ahora, todo depende de usted. Convertirse en un experto en finanzas está a su alcance. ¿Lo hará posible?

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis