¿Qué es el rebalanceo y por qué es importante al invertir?
Mia Garrett / Shutterstock.com
Página principal Finanzas, Educación para trading
Tema de actualidad
8 Noviembre
144 144
Sergio Yuste Teruel
Responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association)

Sergio Yuste Teruel, responsable del blog GestiónPasiva y asesor financiero asociado de EFPA (European Financial Planning Association), nos explica qué es el rebalanceo y por qué es importante.

Desde hace unos años sigo una estrategia de inversión pasiva para invertir mis ahorros. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es la forma más simple y efectiva para rentabilizarlos.

La inversión pasiva trata a grandes rasgos de comprar y mantener. O lo que es lo mismo, invertir a largo plazo e irse a pescar, hacer una ruta por la montaña o lo que más te guste. Uno se olvida por completo de entrar y salir del mercado en función de lo que hablen en los telediarios.

Pero incluso una estrategia de este tipo necesita algo de mantenimiento. Más bien, el término más adecuado sería inversión "casipasiva".

Este mantenimiento consiste en el rebalanceo de la cartera de la inversión. Es algo muy parecido a pasarle la revisión a la bici. No sé si sales con ella, pero cada cierto tiempo hay que hacerle los ajustes necesarios para que no te dé ningún susto cuando vayas a toda velocidad. ¡Todo tiene que estar en su sitio!

En este artículo te voy a explicar de una manera breve y sencilla qué es el rebalanceo y por qué es tan importante a la hora de invertir. Es mucho más fácil que revisar una bicicleta.

¿Qué es el rebalanceo de una cartera de inversión?

Rebalancear consiste en devolver a una cartera de inversión a su asset allocation inicial después de que por el devenir de los mercados haya sufrido variaciones. Es una técnica llevada a cabo por los profesionales pero que cualquiera la puede emplear, y además de diversas maneras. También se le conoce como reajuste o reequilibrio de la cartera.

El gran problema de la inversión a largo plazo es la volatilidad del corto plazo, la cual puede llevar a una cartera a sufrir variaciones muy bruscas en relación a su distribución inicial. Los vaivenes del mercado nadie los puede prever y el balanceo una forma de corregir o prevenir que estos excesos afecten lo menos posible a una cartera de inversión.

Consejos para dejar de tenerle miedo a la volatilidad del mercado

¿Cómo sé si necesito rebalancear?

Una vez elegida la distribución inicial de activos atendiendo a varias preguntas relacionadas con el objetivo y duración de la inversión, y la experiencia y la tolerancia a las bajadas del mercado, toca poner en marcha la cartera y hacerle un seguimiento.

Imagina por un momento que has decidido que la distribución más adecuada para ti es aquella que está formada por un 60% en renta variable y un 40% en renta fija. Esto quiere decir que el 60% del dinero que tienes preparado los vas a invertir en acciones y el 40% restante en bonos.

Con el paso del tiempo, los movimientos en los mercados de renta variable y renta fija tenderán a cambiar el asset allocation de tu cartera En ocasiones, ambos mercados no se mueven en la misma dirección, por lo que de vez en cuando tendrás que echarle un vistazo para ver si la distribución se ha alejado de la inicial. Además, dentro de cada mercado también se dan movimientos diferentes, como por ejemplo ocurre con los diferentes mercados de renta variable (EE. UU., Europa, etc).

Si al cabo del tiempo te encuentras con que el 90% del dinero de tu cartera está en renta variable y solo en 10% en renta fija has de reajustarla urgentemente.

¿Por qué es importante rebalancear la cartera de inversión?

El motivo más importante para rebalancear la cartera es para mantenerse fiel a las razones por las que se eligió el asset allocation. Son la base de cualquier plan de inversión. Y el asset allocation sería como la herramienta para ejecutarlo.

No rebalancear puede ser el detonante de que la inversión acabe en fracaso. Si cambian las condiciones del mercado, sería como estar invirtiendo con el asset allocation elegido por otro inversor que no tiene nada que ver contigo.

Por ejemplo, si la distribución de tu cartera es 60% RV - 40% RF y debido a los movimientos que se dan en el mercado se pone en 90% RV - 10% RF, estará expuesta a una mayor volatilidad al tenerla casi toda invertida en renta variable, mucha más propensa a sufrir grandes caídas que la renta fija. Una caída de este tipo en el mercado de acciones provocará que sufras pérdidas importantes para las que no estás preparado. Recuperando el 60% RV - 40% RF inicial te permitirá seguir con el plan de inversión de una manera disciplinada reduciendo las posibilidades de sufrir algún accidente que te impida llegar a la meta.

Cómo comportarse ante la caída de los mercados

Además de reducir la volatilidad de la cartera, con el rebalanceo también se puede conseguir rentabilidades superiores (aunque no siempre). Al fin y al cabo, es una técnica que consiste en vender lo que ha subido mucho para comprar lo que ha bajado mucho. En otras palabras, vender caro y comprar barato. Esto es lo que cualquier especulador desearía hacer, aunque en realidad lo consiguen muy pocos. Quizás te pueda resultar chocante vender algo cuando esté subiendo, pero ten en cuenta que ninguna subida es infinita, tarde temprano acaba y se da la vuelta. Y lo mismo ocurre con todo aquello que baja, pero en sentido contrario.

¿Cuándo rebalancear la cartera?

Hay dos métodos para determinar cuándo devolver la cartera a su asset allocation inicial. O por lo menos son los más conocidos. Uno es el método basado en el calendario y el otro según objetivos de porcentajes.

El rebalanceo de cartera según el calendario es el más sencillo de llevar a la práctica. Tan solo hay que fijar una o varias fechas para devolver a la cartera su distribución inicial. Puede ser un rebalanceo anual, semestral o trimestral. Pero cuanto menos mejor. Una vez al año es lo más utilizado.

El rebalanceo de cartera según porcentajes requiere estar un poco más encima de la cartera. Se hace cuando la distribución de los activos se han ido por encima o por debajo de un porcentaje establecido de antemano. Los más utilizados son el 5% o el 10%.

En el ejemplo (exagerado) que te he expuesto antes donde no se rebalancea (la distribución inicial era 60% RV - 40% RF y pasa a 90% RV - 10%) con el método basado en porcentajes con un 10% como objetivo, la cartera se hubiese rebalanceado al ponerse en 70% RV - 30% RF para volver de nuevo al 60% RV - 40% RF.

Ambos métodos son muy parecidos en cuanto a resultados. Quizás el método basado en porcentajes puede ofrecer rentabilidades ligeramente superiores, pero por otra parte requiere estar más atento a lo que hace el mercado y cómo va la cartera.

¿Y cómo se rebalancea?

Aquí también existen dos formas para devolver la cartera a su asset allocation inicial. Una es pasar el dinero de los activos que están por encima de sus asignaciones a aquellos que están por debajo y la otra, mediante aportaciones de dinero nuevo.

Para llevar a cabo la primera, vender lo que sube para comprar lo que baja, es importante invertir con fondos de inversión para que al realizar las operaciones de compraventa no te dejes ni un solo euro por el camino, ni en impuestos ni en comisiones. ¡Cuanto más haya al servicio del interés compuesto mejor!

Los fondos de inversión son productos que tienen un tratamiento fiscal favorable con respecto a otros. La ventaja consiste en que se puede traspasar el dinero de un fondo a otro sin pagar impuestos por los beneficios obtenidos. El pago se retrasa en el momento de recuperar el dinero de la inversión de manera definitiva. Además, los brokers no suelen cobrar comisiones por la compraventa de las participaciones.

Por todo esto, los fondos de inversión no tienen rival para llevar a cabo los rebalanceos, ni siquiera los ETFs, que no tienen la ventaja fiscal en materia de traspasos y sí tienen muchas comisiones asociadas a su compraventa.

La segunda forma de rebalanceo es hacerlo mediante aportaciones de dinero nuevo. Cuando se tenga dinero ahorrado preparado para invertir, tan solo hay que meterlo en el activo que más alejado se encuentre de su asignación inicial. Esta forma de rebalanceo es ideal si se sigue una estrategia de Dollar Cost Averaging.

Por último, es importante que tengas en cuenta que las dos formas de rebalanceo, tanto traspasar de un fondo a otro como realizar aportaciones de dinero nuevo, son totalmente compatibles. Y además, muy efectivas si se realizan a la vez.

10 reglas para los inversores principiantes

Concluyendo sobre el rebalanceo

El rebalanceo de una cartera de inversión es un aspecto importantísimo a la hora de seguir una estrategia de inversión pasiva.

Las cinco preguntas del artículo dan para mucho más. Hay diversos estudios, como por ejemplo este, que hablan de las bondades del rebalancear la cartera según el momento y la forma de hacerlo.

El rebalanceo ayuda a reducir la volatilidad de la cartera cuando los mercados sufren grandes fluctuaciones, en especial los de renta variable, y en ocasiones también puede ofrecer un plus de rentabilidad. No rebalancear significa invertir con más riesgo de que la inversión no llegue a buen término.

Es ideal hacerlo con fondos de inversión, por la ventaja fiscal a la hora de hacer los traspasos y porque tampoco tienen comisión de compra-venta. En concreto, con fondos indexados, que son los más baratos, los más diversificados, y los que mejores resultados dan a largo plazo.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis