8 preguntas que todo inversor debería hacerse
Página principal Finanzas, Finanzas personales, Consejos

Warren Buffett tiene éxito porque solo persigue sus propios objetivos de inversión. Usted debe intentar actuar de la misma manera e ignorar lo que hagan los demás.

No son pocas las recomendaciones sobre inversiones que se encuentra por ahí. Los miembros de su familia opinan. Su amigo que trabaja para una compañía financiera le sugiere. Internet está lleno de artículos enteros que dicen saber cómo debe invertir.

Con todo ese bombardeo de información, ¿cómo puede decidir si merece la pena gastar dinero en alguna inversión en particular? Entonces se pone escéptico y comienza a hacer muchas preguntas. Aquí le mostramos ocho preguntas que debe hacer antes de efectuar una inversión.

1. ¿Para qué invierte?

Es fácil oír a alguien hablar de una inversión en particular y quedar atrapado en el entusiasmo de ganar mucho dinero. ¿A quién no le encantaría tener una información privilegiada? Pero es útil dar un paso atrás y recordarse a uno mismo por qué invierte realmente. Porque la meta no es nunca vencer el mercado ni maximizar los beneficios. La meta es personal. Quiere jubilarse con suficiente dinero para poder viajar, o quiere enviar a sus hijos a la universidad.

Sea lo que sea, su meta real es simplemente tener una cierta cantidad de dinero en una determinada fecha de manera que pueda hacer algo importante con su vida. Concéntrese en esa meta y recuerde siempre que cualquier inversión que elija debe estar al servicio de esa meta y de nada más.

2. ¿Cómo se siente cuando piensa en esta inversión?

Hacer una inversión no es algo que nos deje nunca indiferentes. Hay muchos altibajos y es imposible permanecer frío durante todo el proceso. Pero debe hacerlo, en la medida de sus posibilidades, evite tomar grandes decisiones sobre inversiones cuando sus emociones están por lo alto.

De manera que, cuando piense en una inversión en particular, pregúntese a sí mismo cómo se siente. ¿Está asustado? ¿Emocionado? ¿Ansioso? ¿Confuso? Cuanto más fuertes sean sus emociones, lo mejor será que consulte su decisión con la almohada y espere hasta que pueda pensar con la mente tranquila.

3. ¿Entiende esta inversión?

Nunca invierta en algo que no entiende. En serio. No lo haga. Las mejores inversiones suelen ser a menudo las más sencillas.

Muchos profesionales de las finanzas querrían que creyera lo contrario, pero las inversiones complicadas traen por lo general altos costes, ingresos más bajos y más consecuencias inesperadas.

4. ¿Cuánto cuesta esta inversión?

El coste es el mejor previsor de ingresos futuros. Cuanto menos cueste la inversión, más probable será que consiga ingresos superiores.

Lo que significa que debe hacer todo lo posible para minimizar el coste de sus inversiones.

Esta es otra de las razones por las que debe evitar las inversiones que no entiende. Las inversiones complicadas normalmente tienen muchas variables, y estas normalmente conducen a altos precios que devastan sus beneficios.

5. ¿Cómo encaja con sus otras inversiones?

Ninguna decisión sobre inversiones debe ser tomada de forma aislada. Ninguna inversión es “buena” o “mala”. Lo que importa es cómo encaja en su plan global y de qué forma funciona todo su portafolio de forma conjunta para que usted pueda conseguir sus metas.

Por ejemplo, su empresa puede ofrecerle la oportunidad de comprar acciones de la compañía con un descuento. Eso suena a pan comido aparentemente, pero existen otros factores que debe considerar:

  • ¿Cómo afectará a toda su distribución de bienes comprar acciones de su empresa?
  • ¿Limitará demasiado esta compra a su futuro financiero, al destino de su compañía?
  • ¿Qué ajustes tendrá que hacer en el resto de su portafolio para contrarrestar esto?
  • ¿Le costarán algo esos ajustes? ¿Son difíciles desde el punto de vista logístico? ¿Son además posibles?

Su objetivo no es coger un montón de buenas inversiones, sino crear una cartera de inversiones que funcionen en conjunto y le ayuden a conseguir sus metas.

Solo merece la pena una inversión si encaja con esa cartera.

6. ¿Con qué facilidad puede liberarse de esta inversión?

Enlazar fondos mutuos con un plan de jubilación es fácil. Casi nunca hay gastos de gestión y no conlleva consecuencias fiscales, de manera que librarse de una mala decisión es sencillo y normalmente no implica coste alguno.

Liberarse de una inversión en una cuenta de corretaje sujeta a impuestos puede ser algo más complicado. La logística es normalmente sencilla, pero a menudo hay costes de gestión e impuestos a tener en cuenta.

Renunciar a algo como un seguro de vida puede ser una pesadilla. A menos que lleve muchos años en él, es casi seguro que perderá dinero en la inversión, y aunque gane dinero, es probable que deba impuestos y quizás incluso tasas de cancelación.

No debe hacer cambios con frecuencia en su estrategia de inversión, pero seguro que tampoco quiere encerrarse de forma innecesaria en nada. Antes de depositar su dinero en una inversión concreta, debe preguntar si puede dejarlo y cuánto le costaría.

7. ¿Qué experiencia y/o motivos tiene la persona que le recomienda esta inversión?

Siempre, piense en la fuente de la recomendación que reciba. ¿Se trata de un amigo o de un miembro de su familia? ¿Un bloguero al azar? ¿Tiene esta persona en realidad alguna experiencia?

¿Es un profesional de las finanzas? Si es así, ¿cómo le pagan? ¿Tiene algún incentivo económico para hacer esta recomendación?

Sea quien sea, ¿tiene esta persona un conocimiento detallado de sus metas personales así como de su situación financiera en general? ¿Conoce sus cuentas de inversión? ¿Sabe qué otras inversiones tiene usted?

Hay mucha gente que se atreve a dar alegremente todo tipo de recomendaciones sobre inversiones, pero muy pocos están en posición de dar una realmente buena.

8. ¿Hay necesidad de cambiar su actual estrategia de inversión?

Usted ha elegido sus inversiones actuales por alguna razón, ¿verdad? ¿Han cambiado esas razones? ¿Han cambiado sus circunstancias? ¿Existe alguna razón para modificar lo que está haciendo ya?

Si tomó decisiones meditadas desde el principio, la respuesta más probable es que no. Su estrategia de inversión actual es casi seguro bastante buena, y no hay una necesidad real de pensar en nada nuevo. Pensemos en la famosa cita de Warren Buffett:

“El letargo que raya la holgazanería sigue siendo la piedra angular de nuestro estilo inversor”.

En lo que respecta a las inversiones, no hacer nada es muchas veces el mejor movimiento.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis