8 verdades sobre el dinero
Página principal Estilo de vida, Finanzas personales, Crecimiento personal

Todos los adultos deberían aprender a aceptar estas verdades sobre el dinero.

El dinero es un asunto serio. Eso es más evidente cuando ves que los impuestos merman tu nómina, cuando calculas el precio de las vacaciones que tanto deseas o cuando ves el pago con tarjeta de crédito deducido de tu cuenta bancaria.

De hecho, cuando el dinero no se percibe como algo real suele ser cuando tenemos problemas financieros. Así es como algunas personas acumulan, sin darse cuenta, una gran deuda o los que han ganado la lotería gastan lo que parece ser una fuente inagotable de dinero en efectivo. Cuando no reconoces la verdad, puedes tener un problema.

1. No consigues lo que no pides

Farnoosh Torabi, periodista y experta en finanzas personales lo resume así: "No consigues lo que mereces. Consigues lo que negocias".

El primer paso para conseguir lo que quieres es simplemente demostrar interés. ¿Ves un trabajo que deseas? Solicítalo.¿Un descuento que deberías obtener o un proyecto en el que te estás muriendo por trabajar? Pídelo.

A las mujeres, sobre todo, les cuesta pedir lo que quieren.

Una táctica que es común entre las mujeres es aceptar un puesto de trabajo sin negociar, con la intención de demostrar su capacidad y, después, pedir un aumento.

Sin embargo, este método tiene un inconveniente. Si comienzas con un sueldo bajo, el aumento irá en proporción a esa pequeña cantidad. Así que siempre deberías negociar las mejores condiciones posibles.

A veces, un empleado no está en la mejor posición para obtener más de la oferta inicial de buenas a primeras. Eso está bien, pero hay que pensar en una estrategia. Es muy típico si cambias de ámbito o necesitas nuevas habilidades, obtener la experiencia y luego pedir el aumento. Si aún así no lo puedes conseguir, plantéate cambiar de trabajo porque alguien estará dispuesto a pagarte más.

2. Tu riqueza está en tus manos

Muchas de las personas más ricas y poderosas del mundo han conseguido su riqueza por sí mismas. Mire al fundador de Oracle, Larry Ellison, que creció en un barrio pobre de Chicago antes de montar una empresa con la que ha ganado un patrimonio neto estimado en 49 mil millones de dólares. O a John Paul DeJoira, que estuvo viviendo en su coche antes de fundar los sistemas de John Paul Mitchell y amasar una fortuna valorada en aproximadamente 3,1 mil millones de dólares.

Esos ejemplos son probablemente casos excepcionales, ya que la verdad es que en la mayoría de los casos, si aspiras a tener una gran riqueza o simplemente la capacidad de pagar tus facturas mensuales sin estrés, el dinero no te va a caer del cielo. Eso depende de ti.

Existen muchas maneras de aprender acerca del dinero - pero hay que buscarlas. Comienza marcando como favoritos algunos de nuestros sitios web favoritos, lee libros y realiza cursos online.

3. Las tarjetas de crédito no son dinero

Las tarjetas de crédito son una herramienta para gastar dinero, no una fuente de fondos.

Podrías argumentar que una línea de crédito es, técnicamente, una fuente de fondos en forma de un préstamo temporal de la compañía de tarjetas de crédito, pero eso es un terreno resbaladizo. Cuando estás utilizando tarjetas de crédito como dinero, en lugar de como un vehículo para gastar el dinero que en realidad tienes, es muy fácil gastar por encima de tus posibilidades.

(Y en caso de que no esté claro, gastar por encima de tus posibilidades es el error financiero más básico que una persona puede cometer. Esto puede llevarte a disminuciones importantes en tu cuenta de crédito, a préstamos más caros en el futuro, así como al estado estresante de saber que eres responsable de una gran deuda.)

4. Tu jubilación es tu problema

Si no cambias tus hábitos y empiezas a ahorrar desde ahora para tu jubilación, cuando llegues a ella te encontrarás sin fondos.

5. Invertir es aburrido

Como planificadora financiera Sophia Bera dice, "Invertir debería ser aburrido. Es como ver crecer la hierba".

Esto es directamente contradictorio a invertir como lo describen los medios de comunicación populares, con su frenética actividad y los aumentos en el mercado de valores. Esto solo se aplica a algunas personas que trabajan en la industria. Para el resto de nosotros, invertir es una tarea bastante aburrida.

Por ejemplo, después de analizar las carteras de 325.000 usuarios, la plataforma de asesoramiento financiero SigFig averiguó algo interesante: Los inversores más exitosos del grupo fueron también los menos activos.

Sin embargo, todavía tienes que invertir.

Algunas personas esperan demasiado tiempo para pasar de ahorrar a invertir. No cometas este error. Si no comienzas a invertir, perderás tu dinero en otro tipo de riesgo: la inflación. Después de todo, no quieres que el valor de tu dinero disminuya porque está depositado en una cuenta de ahorros y no se mantiene al mismo nivel que la tasa de inflación.

6. Siempre hay alguien que tiene más dinero que tú

¿Has visto la lista de las 50 personas más ricas del mundo? No estás en la lista a menos que tu patrimonio neto sea de miles de millones.

No hay absolutamente nada malo en aspirar a la riqueza o en querer ser la persona más rica del planeta. Pero si cada historia de las vacaciones de un compañero de trabajo, del coche nuevo de tu amigo o de la nueva casa de vacaciones del vecino te preocupa tienes un problema.

Algunas personas viven como si tuvieran más ingresos de los que realmente tienen. Lo hacen para impresionar a los demás, pero eso no vale la pena. En realidad, pocas personas se dan cuenta del coche que conduces o de la ropa que llevas, y aún menos les importa.

7. El dinero probablemente no te hará feliz

La felicidad es en gran medida subjetiva y dependiendo de a quién le preguntes, el dinero puede o no comprarla. Sin embargo, algunos estudios demuestran que el dinero puede aumentar tu felicidad, pero hasta cierto punto.

Sin embargo, no es raro ver feliz a gente a la que se le ha reducido el salario, incluso más feliz que cuando tenía mayores ingresos. Mira a Kristin Addis, que dice que es más feliz ganando solo el 40% de su antiguo sueldo después de dejar su trabajo en el banco de inversiones para viajar por el mundo, o a los bloggers de Goats on the Road, que renunciaron a sus ingresos estables para embarcarse en una aventura semejante y son más felices.

Nadie dice que tienes que viajar por el mundo para encontrar la felicidad, pero en algún momento, te tocará perseguirla de alguna forma.

8. Nadie se preocupa tanto por tu dinero como tú

Una de las lecciones más valiosas que puedes aprender es que nadie se preocupa más por tu dinero que tú. Cuando te das cuenta de esto y cuando asumes la responsabilidad de tomar tus propias decisiones económicas (en lugar de dejar que otros las tomen por ti), puedes aportar una tremenda sensación de poder y control a tu vida.

Aunque hay una gran cantidad de profesionales que pueden ayudarte con tu dinero, es poco probable que cualquier otra persona - incluso los asesores financieros- opere para tus intereses en la medida en la que tú lo harías.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis