Página principal Estilo de vida, Viajes

Con un presupuesto de siete cifras, tienes al mundo a tus pies. Así es como los expertos en viajes le sacarían el mayor partido a este dinero.

En un esfuerzo por encontrar la verdadera definición de lujo sin límites, les pedimos a siete miembros de la industria de los viajes que imaginaran cómo gastarían un millón de dólares en el viaje de su vida. Sus respuestas fueron inspiradoras, con viajes que abarcan continentes enteros y opciones que tocan todos los rincones de la tierra (a veces todo en unas únicas vacaciones). En resumen: Es hora de actualizar tu lista de cosas que hacer antes de morir.

1. Un safari a lo grande

Experto: Tom Marchant, cofundador de Black Tomato, uno de los operadores turísticos personalizados líderes en el mundo.

“Me cautiva la belleza natural de África y es difícil escoger una sola región, de modo que, si tuviera que diseñar el viaje definitivo, consistiría en alquilar un jet privado para viajar por el continente desde El Cairo a Ciudad del Cabo con múltiples paradas.

Me gustaría volver a algunos de mis lugares emblemáticos favoritos como el Parque Nacional Kruger, el delta del Okavango, y el Serengueti. Me sumergiría en lo más profundo de Etiopía, uno de los lugares más cálidos del mundo – donde subiría a la cumbre de volcanes activos, me uniría a caravanas de camellos a través del árido paisaje, y exploraría el Parque Nacional de Bale, que todavía no aparece en el mapa turístico.

Y añadiría algunas experiencias culturales y físicas poco comunes, como escalar las montañas Brandberg en Namibia un día, y al siguiente elevarme sobre el desierto del Namib en un globo aerostático. Todo esto sería una mezcla de probar límites físicos, volviendo sobre los pasos de exploradores icónicos, y sumergiéndome en lo desconocido – pero con hermosas cabañas aisladas o magníficos campamentos privados como alojamiento al final de cada día”.

2. Aviones, trenes y barcos – Todo o nada

Experto: Andrew Zimmern, gastrónomo ambulante y presentador del programa Bizarre Foods de Travel Channel

“Si tuviera un millón para gastar en el viaje de mi vida, ¿a quién escucharía? ¿Al ángel en un hombro o el diablo en el otro? Una voz me dice que alquile un Learjet durante unos meses, vuele a Europa con mi hijo, le muestre Capri e Ischia, Cerdeña y Sicilia, navegue por las islas griegas, atravieses Chipre, y vaya en un tren privado desde Budapest o Estambul por toda Asia Central. También podría mostrarle los pueblos nómadas de Mongolia, la gloria de San Petersburgo y el Grand Hotel Europa, volar a China y pasar unas semanas navegando a Hong Kong, luego a Tailandia y Vietnam. Navegaría por el mar de la China Meridional y recorrería Japón.

Desde allí nos dirigiríamos a las Islas Salomón, Cook y de Samoa, a través del Pacífico hasta Ecuador y a través de América del Sur y Central. Podríamos cruzar los océanos una vez más y llegar a Namibia, donde podríamos comenzar un viaje hacia el norte desde Botsuana a Marruecos y vuelta a Europa.

En última instancia, acabaríamos en los países escandinavos y volaríamos de regreso a Minnesota directamente en Iceland Air. Esto duraría de 4 a 5 meses y se gastaría fácilmente el millón de dólares.

Y sin embargo, creo que preferiría escuchar la voz del hombro opuesto e ir a un lugar como Milobi en Surinam, o las pequeñas ciudades costeras de Senegal, o las regiones inexploradas del Amazonas, o el extremo sur de Madagascar a un pueblo sakalava, y establecerme durante unos meses y gastar todo el fajo de dinero, asegurándome de que alguna aldea empobrecida – una comunidad sin posibilidades de reparación – tuviera comida, agua y electricidad para siempre. Eso sería una pasada”.

3. Una odisea sudamericana

Experto: Horst Schulze, jefe ejecutivo de Capella Hotel Group y ex presidente de los Hoteles Ritz-Carlton

“Comenzaría viajando a Perú, donde contrataría a un guía muy bien versado para un tour privado a Machu Picchu. Luego, volvería a Lima para explorar los restaurantes de alta calidad de la ciudad, así como su comida de la calle – dicen que Lima tiene algunos de los mejores restaurantes del mundo. A partir de ahí viajaría a Chile, donde visitaría la Isla de Pascua y descubriría sus secretos. Contrataría a un guía para que me llevara a las Galápagos y me enseñara cosas sobre la flora y fauna de la región, tanto por tierra como por mar.

Seguiría con esta temática por las tierras subantárticas de Tierra del Fuego, donde me buscaría a un guía para el viaje definitivo de pesca con mosca. Allí, la trucha marrón de mar pesa una media de 4,5 a 6 kg, y con toda seguridad son capturas impresionantes. Para entonces, estaría lo suficientemente cerca del extremo sur del continente para alquilar un barco a la Antártida y descubrir la última frontera. ¿Qué mejor lugar para disfrutar de la naturaleza que en un Zodiac, viajando por los glaciares, viendo las ballenas y pingüinos?”.

4. Viajar por todo el mundo con un gran fotógrafo

Experto: La superestrella de la fotografía Murad Osman, conocido por sus 378.000 seguidores en Instagram como @followmeto

“Abriría una escuela itinerante de fotografía para los niños y llevaría a mis alumnos a un recorrido fotográfico por todo el mundo. Muchas personas con talento nacieron en la pobreza y viven en condiciones difíciles, pero que sueñan con cosas grandes – intentamos contar sus historias inspiradoras en nuestro sitio web.

Por lo tanto, una gira mundial para los jóvenes aficionados sería una manera estupenda de hacer lo que mejor se nos da como fotógrafos: compartir la belleza de diferentes países y ayudar a una generación más joven a descubrir el mundo.

Les compraría sus propias cámaras de primerísima calidad y lo llevaría a hacer fotos conmigo y otros fotógrafos; quién sabe, tal vez podamos crear una nueva generación de profesionales de renombre. Visitaríamos los siete continentes, veríamos los desiertos, cascadas y selvas, volaríamos en helicópteros y veríamos las puestas de sol en las montañas”.

5. Asia en avión privado

Experto: empresario de redes sociales Jeremy Jauncy, fundador y jefe ejecutivo de @BeautifulDestinations, la mayor cuenta de viajes en Instagram

“Uno de mis viajes de ensueño sería alquilar un jet privado desde la ciudad de Nueva York a Hong Kong. Mientras estuviera allí, me alojaría en el hotel Upper House, un lugar tranquilo, aun estando dentro de los límites de la ciudad. Su director general, Marcel Thoma, es una verdadera leyenda. De Hong Kong, me dirigiría a Tokio y me quedaría en el Aman, otro oasis elegante en el centro de una metrópolis.

Tras eso, me tomaría un descanso de mis vacaciones urbanas para ir a la playa. Volaría a Cebu en Filipinas y alquilaría un yate privado a Palawan, donde me quedaría en El Nido Resort, uno de mis hoteles favoritos indiscutibles. Todos estos son algunos de los destinos más bellos del mundo, y un viaje de ensueño con toda seguridad”.

6. La peregrinación culinaria definitiva

Experto: Will Drew, editor de los premios "Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo"

“Como era de esperar, mi viaje de ensueño implicaría una gira mundial gastronómica, con algún vino excelente incluido para que no falte de nada. Pero eso no quiere decir que el viaje se limitaría a restaurantes y hoteles de súper lujo (al menos no todo el tiempo). Como todos sabemos, el viaje de lujo definitivo del siglo XXI es el tiempo, de modo que me encantaría poder viajar a través de Asia sin mucha prisa, explorando la increíble variedad de culturas culinarias, comida de la calle, y los paisajes.

Nunca he estado en Japón o Corea, por lo que un par de semanas de cocina local sería esencial. Además de probar la enorme variedad de restaurantes increíbles que tiene para ofrecer Tokio, me encantaría visitar Fukuyama, en el oeste, la prefectura de Gifu, en el centro de Japón, y Kioto, el hogar de la cocina kaiseki. En Corea, acabo de conocer las tradiciones de la cocina del templo del chef Mingoo Kang, y me gustaría poder probar eso.

También me gustaría explorar más de América del Sur, pasando por Chile (incluido Borago y 99, entre otros), Argentina (demasiados para nombrarlos), y Brasil (con Lasai y A Casa do Porco altos en la lista), incluyendo las regiones del vino, por supuesto, como un mochilero gourmet con pretensiones”.

7. Cuatro trimestres en el extranjero

Experto: Sam Shank, jefe ejecutivo y fundador de la aplicación de reserva de última hora HotelTonight

“A mi familia le encanta viajar. Mi esposa y yo nos esforzamos por mostrarles a nuestros hijos (de 7 y 11) que experimentar nuevos lugares ampliará sus horizontes y creatividad. No hay nada mejor que la inmersión cultural de vivir realmente en un lugar nuevo, por lo que si tuviera un millón de dólares para viajar, sacaríamos a nuestros hijos de la escuela por un año y pasaríamos tres meses en cuatro destinos diferentes.

Las reglas son: Cada lugar debe estar en un continente diferente. Cada uno debe tener un clima diferente. Cada uno debe tener una lengua materna diferente. Cada uno debe ser totalmente único. Y donde quiera que vayamos, hacemos un montón de escapadas de fin de semana espontáneas. Le pedí ideas a mi familia durante la cena y se habló de Sídney, París, Singapur, y Buenos Aires como un itinerario de ensueño... ¡pero también estamos abiertos a cualquier sugerencia!

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis