Las mejores lecciones financieras de Hollywood
Página principal Estilo de vida, Crecimiento personal, Educación para trading, Consejos
Tema de actualidad
4 de Octubre de 2016
13692 13k

Estas son algunas películas que vale la pena ver para comprender mejor las vicisitudes del mundo financiero.

El dinero es algo divertido en las películas de Hollywood. Las películas populares están diseñadas para recaudar mucho dinero, no para explicar ideales financieros prudentes a los espectadores. Algunas buenas, como La gran apuesta, dan una idea bastante exacta de las realidades financieras. Otras son pura fantasía.

Pero incluso los líos más tontos de Hollywood, se pueden aprender algunas lecciones financieras sólidas – aunque no siempre son tan evidentes.

Cuando las finanzas son tu vida, las grandes historias sobre el dinero son especialmente fascinantes. Por supuesto, es importante recordar que el cine es entretenimiento, no asesoramiento financiero. Gordon Gekko no es una persona real, y la Comisión de Valores y Bolsas ha sido la menor de las preocupaciones legales de Charlie Sheen. Sin embargo, vale la pena prestar atención a un consejo o dos de los que aparecen en algunas de las mejores y más entretenidas películas financieras de todos los tiempos:

1. 'Wall Street': La codicia no siempre es buena

Vamos a empezar con uno de mis favoritas. En Wall Street de Oliver Stone, Michael Douglas interpreta a Gordon Gekko, un agresivo inversor-especulador, convirtiéndose en el proceso en un anti-héroe clásico de la era Reagan. En la historia de la película, la codicia sin paliativos de Gekko lo consume, pero la verdadera lección es la que aprende el personaje de Charlie Sheen, Bud Fox.

Fox gasta dinero que no tiene en un enorme apartamento, cenas caras y arte de lujo para a emular Gekko. Sin embargo, al ser un corredor de bolsa novato no puede permitirse ese tipo de derroche. Fox recurre a usar información privilegiada para pagar sus cuentas, traicionando incluso a su propio padre. ¿Y para qué? ¿Un traje más bonito?

Lección: Un poco de codicia nos puede mantener motivados para tener éxito – a todos nos gustan los beneficios que vienen con una cartera llena. Sin embargo, hacer de la adquisición de dinero la única razón para despertarse cada mañana es un acto de autosabotaje.

2. ‘Esta casa es una ruina’: No hagas adquisiciones basadas en tus emociones

Los personajes de Tom Hanks y personajes de Shelley Long en Esta casa es una ruina piensan que han encontrado la casa de sus sueños: quedan prendados con el vendedor y se precipitan en una compra sin la diligencia debida. No hace falta decir que esto les sale caro – de forma hilarante. En poco tiempo, las enormes reparaciones que necesita la casa absorben por completo todos sus ahorros. Es una historia divertida, pero lamentablemente una que es bastante cierta para muchos compradores de viviendas.

Lección: Investiga siempre y calcula tu presupuesto antes de lanzarte a cualquier compra importante. Ahorra muchos dolores de cabeza.

3. 'Glengarry Glen Ross': Las tácticas de alta presión dañan tanto a los vendedores como a los clientes

El discurso de “Always Be Closing” (Siempre hay que estar cerrando) de Alec Baldwin nunca deja indiferente a ningún vendedor que se precie, pero Glengarry Glen Ross es definitivamente la historia de tácticas de venta de alta presión que destruyen vidas en ambos lados de la transacción. La presión para tener éxito contra todo pronóstico convierte al personal de ventas de la película en personas desesperadas: mintiendo, participando en disputas internas, incluso robando para mantener sus puestos de trabajo.

Lección: Ningún trabajo vale la pena como para poner en peligro tu dignidad e integridad por el “éxito”. Para cuando los personajes de la película han aprendido esta lección de la peor manera, ya es demasiado tarde para recuperarse.

4. 'El lobo de Wall Street': La gratificación instantánea no es una solución a largo plazo

El personaje de Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street, Jordan Belfort, es un maestro vendiendo acciones de poco valor a los clientes por grandes cheques de comisiones. Él “gana” millones gracias a la codicia de la gente, enriqueciéndose a sí mismo y dejando a sus clientes sin nada. En la vida real, Belfort fue finalmente derribado por sus mentiras y tácticas ilegales, pero un nuevo Jordan Belfort nace cada minuto, esperando aprovecharse de ti.

Lección: Al hacer una inversión, no puedes escuchar sólo las cosas que quieres escuchar. Desafía a las personas que están intentando venderte algo. Busca el asesoramiento de expertos, no vendedores. Si una oportunidad suena demasiado buena para ser verdad, confía en tus instintos.

5. 'La Red Social': Protege tus ideas valederas

Todo empresario sueña con dar con una idea de millones de dólares antes que nadie. Pocos de nosotros lo consiguen, por supuesto, y cuando lo hacemos, es crucial tomar las medidas necesarias para proteger esa idea. Ese fue el mensaje que muchos de nosotros se llevó de La Red Social, una película estupenda sobre el ascenso de Facebook. Los gemelos Winklevoss tenido una idea increíble para un sitio de redes sociales antes de que esa cosa tuviera siquiera un nombre. Trajeron a Mark Zuckerberg para ayudarlos, pero nunca le dieron un contrato formal de trabajo o cualquiera de los términos especificados relativos a la propiedad intelectual o de no competencia.

Lección: Zuckerberg escapó con su idea e hizo una fortuna, mientras que los Winklevoss lucharon para demandar una fracción del valor de Facebook. Si hubieran sido mayores y más experimentados, tal vez hubieran sabido cómo proteger su propiedad intelectual.

6. ‘La gran apuesta’: Cuando tienes razón, mantente firme

Si La gran apuesta nos ha enseñado algo, es que cuando tienes razón, hay que tener un poco de fe y mantener el rumbo. A todos los protagonistas de la película, desde el banquero hastiado de Steve Carrell al excéntrico gestor de fondos de Christian Bale, se les dijo una y otra vez que estaban equivocados – que el mercado inmobiliario de EE. UU. no se derrumbaría. Nadie los creyó, pero ellos evaluaron las pruebas y se mantuvieron firmes, porque podían ver lo que nadie más quería. Al final se vieron justicados, y fueron de las pocas personas a las que no les afectó la crisis financiera de 2008.

Lección: Para evitar la ruina como, en primer lugar, asegúrate de que tienes razón. Luego niégate a que te convenzan de lo contrario.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis