Fotografías vintage que muestran el glamour de los antiguos cruceros
Página principal Estilo de vida

Impresionantes fotografías de cruceros en sus días de gloria.

Antes de que viajar en avión llegase a ser algo común, los cruceros eran la única manera de viajar grandes distancias. Para quien tenía dinero, estos barcos (en los que pasarían semanas y meses) eran el epítome de la clase y del lujo. Es verdad que hoy en día los cruceros disponen de planetarios y tirolesas, pero estos centros comerciales flotantes no tienen la elegancia de antaño.

Eche un vistazo a estas impresionantes fotografías de cruceros en sus días de gloria.

Los viajes marítimos eran un lujo.

Si podía permitirse viajar en primera clase, claro.

Se construían barcos prestando gran atención a los detalles y pretendían replicar a los mejores hoteles que existían en tierra firme.

Incluso tenían una doncella para que ayudara a los pasajeros a deshacer el equipaje.

La arquitectura era impresionante.

Los pasajeros apenas notaban que se encontraba en medio del océano.

La opulencia era clave.

Antes de que los aviones se convirtiesen en algo común, viajar en barco era la única manera de recorrer largas distancias.

Algunas personas se pasaban meses enteros en barcos (como el Greta Garbo y el Mauritz Stiller, fotografiado aquí en su viaje desde Europa a Estados Unidos en 1925).

Así que no sorprende que los barcos tuviesen gimnasios.

Aunque hoy en día estas instalaciones parecen algo común.

Dado que estaban encerradas durante tanto tiempo, las personas necesitaban moverse.

¡Qué impresionante es esta piscina! Incluso tiene una pequeña fuente.

Parecían unas antiguas termas romanas.

Antes de que existiesen Internet y los teléfonos inteligentes, las personas tenían que buscar otras formas de entretenerse.

Jugaban a este juego extraño con aros ...

... jugaban al tiro a la cuerda ...

... y organizaban combates de boxeo.

Para pasar el tiempo de manera más fácil, las cenas eran largas y los eventos prolongados.

Y los comedores eran dignos de un rey.

Tenían frescos llenos de detalles …

... claraboyas increíbles …

... y tallas intrincadas.

Los comedores de los cruceros parecían más teatros de ópera que cafeterías.

Por ello, las personas se vestían elegantes.

Por supuesto, todos bebían mucho (porque ¿qué otra cosa podían hacer?).

Dicen que el champán es bueno para el mareo.

Había baile ...

... y música en directo.

Pero, sobre todo, había mucho tiempo para descansar.

Tanto en los elegantes salones ...

... como en la cubierta ...

... o en las acogedoras salas de lectura.

A pesar de estar en medio del océano, los cruceros ofrecían todos los servicios que había en tierra firme.

Los pasajeros podían llamar a casa …

... hacer la colada …

... e incluso recoger recetas en la farmacia de a bordo.

Los padres podían dejar a los niños en salas de juegos.

Los dormitorios eran muy cómodos.

Y sorprendentemente espaciosos.

Las camas individuales eran la norma, incluso para las parejas casadas.

Hasta las habitaciones más baratas eran bonitas.

En esa época, los cruceros eran más que solo centros comerciales flotantes.

Algunas celebridades eran clientes habituales, como Mae West …

... Gary Grant ...

... Jackie O ...

... Elizabeth Taylor ...

... y Ginger Rogers.

Tal vez los viajes marítimos son el origen del antiguo dicho “el verdadero destino es el viaje”.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis