¿Por qué parece haber fundadores de startups por todas partes?
Página principal Estilo de vida

Gaurav Chakravorty, cofundador de la empresa de inversión qplum, nos explica por qué parece como si el mundo estuviera lleno de fundadores de startups constantemente buscando nuestra atención.

Creo que incluso los más optimistas de nosotros estarán de acuerdo en que nos encontramos en los últimos momentos de un boom. Si planeas abrir una startup, el 90% del dinero que recaudes lo emplearás en alcanzar a tu público objetivo y no en crear el producto en sí.

Lo más seguro es que estés intentando por todos los medios informar a la gente de que estás trabajando en algo nuevo y revolucionario. “Si te interesa, envíame un correo electrónico, llámame, mándame un WhatsApp, un mensaje de Facebook, o ponte en contacto conmigo a través de LinkedIn”. La gente se olvida de estas cosas rápidamente, así que tienes que estar recordándoselo constantemente. Todos los cofundadores de otras empresas intentan hacer lo mismo. Esto significa que tenemos una sobrecarga de personas que intentan contar a diestro y siniestro en qué consiste su trabajo.

¿Por qué parece como si hubiera cofundadores por todas partes?

  • El precio de los anuncios y los canales de comercialización tradicionales es muy alto. Los canales de comercialización tradicionales son casi inaccesibles a las startups. Aparte de los unicornios, nadie puede permitírselos.
  • Todo el mundo está trabajando muy duro. Puede que los mercados hayan subido un 400% desde 2009, pero nuestros salarios no. Todos estamos trabajando mucho más duro que antes, y el precio de las casas, las vacaciones o los vuelos aumenta más rápido que nuestros ahorros.
  • Dado que estamos trabajando mucho más duro que antes, tenemos aún menos tiempo para aprender cosas nuevas, y para darnos cuenta de lo que deberíamos hacer para mejorar nuestras vidas. La mayor parte del tiempo estamos corriendo para intentar cumplir con nuestras obligaciones y hacer felices a nuestros jefes o construir nuestra propia marca. ¿Cuándo fue la última vez que encontramos tiempo suficiente para leer unas cuantas páginas del libro de Benjamin Graham, o sumergirnos en un libro sobre aprendizaje profundo y aprender lo que realmente significa?
  • Tenemos demasiados medios de contacto... El correo electrónico del trabajo, Facebook, WhatsApp, LinkedIn, Slack, (no es más que una bandeja de entrada con un aspecto diferente), o incluso los SMS (muchos más ahora que son gratis en muchas tarifas). Sin duda, comprobar todos estos medios de contacto supone un gran trabajo. Y por si no fuera poco, ahora están las publicaciones Pulse de LinkedIn.
  • Todo el mundo se atreve con el “hazlo tú mismo”. Todo el mundo se atreve a publicar reviews de artículos o explicaciones de cómo hacer algo. Resulta casi imposible encontrar feedback fiable de un usuario imparcial real. Esto hace que resulte muy difícil construir una comunidad que nos pueda dar ideas para mejorar. No estamos aprendiendo nada colectivamente.
  • Por supuesto no todo el mundo es un cofundador. En realidad muy pocas personas son cofundadores de startups. El número de personas que dejan su trabajo estable para embarcarse en la aventura de abrir una startup y no recibir ningún tipo de sueldo es de no más del 5%, pero se esfuerzan tanto en promocionar sus empresas que parecen ser muchos más de los que en realidad son.
  • Nadie va a ayudarte. Todo es cuestión de incentivos. Si el médico te receta o no un medicamento depende de un equilibrio de costes y beneficios globales. Se trata simplemente de qué fabricante de medicamentos ha incentivado más a los intermediarios. Entonces, ¿quién está realmente intentando averiguar lo que es bueno para nosotros? Nadie más que nosotros.
  • Creo que todo esto conduce al desafortunado fundador de una startup que ha construido un producto sorprendente y ha puesto todo su esfuerzo en ello, pero aún así no consigue llegar a la gente. No es capaz de hacer comprender a la gente lo que sabe, darse cuenta de lo que hay que cambiar.
  • Por lo tanto recurre a pedir atención. Nos encontramos con un emprendedor al que las empresas de miles de millones de dólares están intentando contratar. Pero esta persona odia cómo se tratan a los clientes. Así que construye un producto revolucionario. Pero ahora se encuentra con el gran problema de llegar a la gente.

¿Cómo vamos a aprender? ¿Cómo vamos a progresar?

Gaurav Chakravorty, cofundador de qplum

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis