Página principal Estilo de vida

Situada en medio de Svalbard, un grupo de islas del Ártico a lo largo del paralelo 79, la ciudad soviética de Pyramiden es uno de los asentamientos más septentrionales del mundo.

Durante siglos, el archipiélago fue una tierra sin ley visitada únicamente por balleneros y exploradores. Entonces, en 1920, el Tratado de Spitsbergen puso a Svalbard bajo el gobierno soberano de Noruega, con derechos comerciales reservados para sus otros signatarios. Aunque Rusia perdió su derecho en las islas después de los disturbios civiles que siguieron a la Primera Guerra Mundial, su sucesor, la Unión Soviética, fue la única nación que consiguió una oferta de Noruega para explotar la tierra con fines económicos.

En la década de 1930, la empresa estatal soviética Arktikugol invirtió en las operaciones de minería de carbón de Svalbard, y Pyramiden empezó a prosperar después de la Segunda Guerra Mundial.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Puede parecer que nadie querría ir a trabajar a Pyramiden, pero en realidad era uno de los destinos más codiciados de la Unión Soviética. Como único asentamiento en Occidente, Pyramiden se convirtió en un lugar perfecto para mostrar el comunismo. Como tal, los soviéticos hicieron de la ciudad un paradigma perfecto de su ideología martillo-y-hoz, con un nivel de vida excepcionalmente alto. Tan solo los mejores técnicos y trabajadores fueron reclutados para mudarse a la colonia ártica.

Después de décadas de prosperidad, Pyramiden entró en un periodo de decadencia, en gran parte debido a tres factores. El primero fue la escasa oferta de carbón; Los valles no eran tan abundantes como se esperaba, y la perforación se volvió demasiado costosa. Muchos historiadores creen que el carbón nunca fue rentable y que la verdadera razón de ser de la colonia era tener presencia en Occidente. Después del hundimiento de la Unión Soviética a principios de los años noventa, Rusia, que heredó Pyramiden, no pudo hacer frente a sus dificultades económicas. El apoyo continental necesario para mantener Pyramiden a flote disminuyó.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

El golpe de gracia ocurrió en 1996, cuando un vuelo chárter de Moscú que llevaba a 141 trabajadores y sus familias (alrededor del 10% de la población de la ciudad) se estrelló durante la maniobra de descenso, matando a todos los que estaban a bordo. La comunidad nunca se recuperó. Se tomó la decisión de no excavar más carbón, y las últimas reservas se extrajeron a principios del invierno de 1998.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Nadie ha vivido en Pyramiden desde entonces. Las siguientes fotos te servirán para disfrutar de esta enigmática ciudad perdida.

Cuando la ciudad era una colmena próspera de actividad, los locales llamaron a su calle principal los "Campos Elíseos." Todo, de hecho, tenía un apodo; El edificio que albergaba a hombres solteros era conocido como "Londres", el bloque de apartamentos para mujeres solteras era "París", y las familias con niños vivían en la "Casa Loca". Se rumorea que un túnel secreto conectaba Londres y París.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Erigido con orgullo al final de los Campos Elíseos en un complejo cultural, un busto de Lenin - la estatua más al norte del líder revolucionario comunista - recuerda a los visitantes la presencia soviética en Occidente.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Los pequeños cuadrados de la esquina inferior izquierda de cada ventana pueden parecer destinados a máquinas de aire acondicionado, pero en realidad no tiene sentido utilizarlo, ya que las temperaturas en Pyramiden rara vez superan los 45 grados Fahrenheit (7 ºC) en verano. Estas cajas son refrigeradores improvisados - protrusiones de metal para mantener los alimentos perecederos durante el invierto. Fiel a la forma comunista, las comidas se tomaban en masa en una cafetería centralizada; Los apartamentos tenían estos improvisados congeladores, pero no contaban con cocinas.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Como la única ventana accesible de Occidente a la Unión Soviética, la calidad de vida de Pyramiden era mucho mayor que las sombrías realidades que se escondían en los recovecos del país. Las instalaciones eran muy variadas, incluyendo un gimnasio cubierto y una piscina climatizada.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

A diferencia de las estructuras de viviendas de los estados soviéticos, los edificios de Pyramiden disfrutaban de unos bonitos diseños que los hacían menos adustos contra los cielos grises y el terreno marrón. Este intrincado mosaico, que adornaba la entrada que conduce al comedor comunitario de la ciudad, es una representación imaginativa de la vista exterior, con un superhéroe ruso-nórdico dominando el paisaje.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Las artes igualaban al atletismo en importancia. El Palacio de la Cultura de Pyramiden también contaba con estudios de ballet, salas de práctica de instrumentos y un teatro para presentaciones en directo y proyecciones de películas. Debido a su emplazamiento tan al norte, el centro cultural cuenta con una serie de extraños objetos singulares, incluyendo el piano más septentrional del mundo.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

El nombre de Pyramiden está inspirado en la forma de las imponentes rocas que bordean su fiordo.

Al contrario de otros lugares abandonados por todo el mundo, la ciudad se ha mantenido casi intacta. En esta foto, los pétalos aún se aferran a la planta, ya que todo se conserva congelado, de forma parecida a la que los restos de Pompeya se han conservado bajo las cenizas.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Aunque Pyramiden lleva abandonado 20 años, todavía queda alguien: osos polares. Los visitantes son atendidos por un guía armado para protegerlos de posibles ataques.

Pyramiden: la ciudad soviética fantasma

Para los viajes a la ciudad perdida de Pyramiden, comienza en Longyearbyen, principal centro comercial de Svalbard, situado en el sur del fiordo principal de la isla. Norwegian Air Shuttle ASA ofrece vuelos directos tres veces por semana desde Oslo hasta Longyearbyen. Desde allí, hay que hacer un trayecto en barco de tres horas (todo lo puedes hacer en un solo día) durante los meses más cálidos, cuando la oscuridad perpetua del invierno desaparece y las bahías están libres de hielo - normalmente de mayo a octubre. Los viajes de 2017 ya han empezado en marzo. El acceso por moto de nieve también es posible, pero los témpanos subglaciales hacen que este viaje sea más peligroso.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis