¿Qué enseña verdaderamente el Monopoly?
CaseyMartin / Shutterstock.com
Página principal Estilo de vida

Te contamos la historia y el verdadero propósito del juego de mesa más famoso de la historia.

"Compra tierra, ya no se fabrica más", bromeó Mark Twain. Es una máxima que sin duda te servirá bien en una partida de Monopoly, el juego de tablero más vendido que ha enseñado a generaciones de niños a comprar propiedades, acumular hoteles, y cobrar a sus compañeros un alquiler por caer accidentalmente en sus casillas.

La poco conocida inventora del juego, Elizabeth Magie, sin duda se habría encerrado ella misma en la cárcel si hubiera vivido para ver lo influyente que ha llegado a ser la versión modificada de su juego. ¿Por qué? Porque fomenta en sus jugadores unos valores totalmente opuestos a los que ella defendía.

Nacida en 1866, Magie estaba en contra de las normas y la política de su tiempo. A sus 40 años de edad, era soltera, independiente y estaba orgullosa de ello, y se hizo famosa con un anuncio. En un anuncio en un periódico, se ofreció como una "joven esclava americana" a la venta para el mejor postor. Su objetivo, dijo a los lectores sorprendidos, era resaltar la posición subordinada de las mujeres en la sociedad. “No somos máquinas”, dijo. "Las niñas tienen mentes, deseos, esperanzas y ambiciones".

Además de enfrentarse a las políticas de género, Magie decidió asumir el sistema capitalista de propiedad - esta vez no a través de un truco publicitario, sino en forma de un juego de mesa. La inspiración comenzó con un libro que su padre, el político antimonopolista James Magie, le había regalado. En las páginas del clásico de Henry George, Progreso y miseria (1879), encontró su convicción de que “el derecho igual de todos los hombres a usar la tierra es tan claro como su igual derecho a respirar el aire - es un derecho proclamado por el hecho de su existencia”.

Viajando por América en la década de 1870, George había sido testigo de la persistente miseria en medio de la creciente riqueza, y creía que era en gran parte la inequidad de la propiedad de la tierra - la pobreza y el progreso - la que unía a estas dos fuerzas.

Así que en lugar de seguir a Twain alentando a sus conciudadanos a comprar tierras, pidió al estado que las gravara. ¿Por qué motivos? Porque gran parte del valor de la tierra no proviene de lo que se construye en la parcela, sino del agua o los minerales que podrían estar debajo de su superficie, o del valor creado de sus alrededores: caminos y carreteras cercanas; una economía próspera, un barrio seguro; buenas escuelas y hospitales locales. Y argumentó que los recibos de impuestos deberían invertirse en nombre de todos.

Decidida a comprobar la propuesta de George, Magie inventó y patentó en 1904 lo que ella llamó el juego del propietario. Estampados en el tablero como un circuito (que era una novedad en ese entonces), aparecían calles y tierras a la venta. Sin embargo, la principal innovación del juego radicaba en los dos conjuntos de reglas que escribió para jugar.

Bajo el conjunto de reglas de "Prosperidad", cada jugador ganaba cada vez que alguien adquiría una nueva propiedad (diseñada para reflejar la política de George de gravar el valor de la tierra), y todo el mundo acababa ganando cuando el jugador que había empezado con menos dinero acababa doblando la cantidad.

Por el contrario, bajo el conjunto de reglas "Monopolistas", los jugadores ganaban adquiriendo propiedades y alquilándolas a los que tenían la mala suerte de caer en esas casillas - y quien conseguía arruinar a los demás acababa ganando (¿suena un poco familiar?).

El objetivo de los conjuntos de reglas duales, dijo Magie, era que los jugadores experimentaran una "demostración práctica del actual sistema de apropiación de tierras con todos sus resultados y consecuencias habituales" y, por lo tanto, entender cómo diferentes enfoques de la propiedad pueden conducir a diferentes resultados sociales. Magie comentó:

“Podría haberse llamado ‘El juego de la vida’, ya que contiene todos los elementos de éxito y fracaso del mundo real, y su objetivo es el mismo de toda la raza humana, acumular riqueza”.

El juego pronto se convirtió en un éxito entre los intelectuales de izquierda, en los campus universitarios incluyendo la Escuela Wharton, Harvard y Columbia, y también entre las comunidades de los cuáqueros, algunas de las cuales modificaron las reglas y rediseñaron el tablero con los nombres de las calles de Atlantic City. Entre los jugadores de esta adaptación estaba un desempleado llamado Charles Darrow, que más tarde vendió una versión modificada a la compañía de juegos Parker Brothers como propia.

Una vez que los orígenes verdaderos del juego salieron a la luz, los hermanos Parker compraron la patente de Magie, pero después volvieron a lanzar el juego simplemente como Monopoly, y proporcionaron un único sistema de reglas: uno de los jugadores derrota a todos los demás. Peor aún, lo comercializaron afirmando que el inventor del juego era Darrow, quien según ellos lo había inventado en los años treinta, más tarde lo vendió a Parker Brothers y se convirtió en millonario. Los valores implícitos del Monopoly eran: perseguir la riqueza y aplastar a tus oponentes si quieres tener éxito.

Lo que se puede aprender jugando al “Monopoly”

Así que la próxima vez que alguien te invite a echar una partida de Monopoly, ten esto en cuenta. Al hacer las pilas de tarjetas de Casualidad o de Arca Comunal, haz una tercera pila para el impuesto sobre el valor de la tierra, al cual cada propietario debe contribuir cada vez que cobre un alquiler a un compañero. ¿Cómo de alto debe ser ese impuesto a la tierra? ¿Y cómo se distribuyen los recibos de impuestos resultantes? Estas preguntas sin duda darán lugar a un ardiente debate, pero eso es exactamente lo que Magie siempre había esperado.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis