Mega Ad
FOTOS: Así ha sido la última edición del Burning Man
Página principal Estilo de vida

Vívidas imágenes que transmiten el espíritu libre de la fiesta.

Durante los últimos 31 años, Burning Man ha evolucionado de una hoguera entre amigos en San Francisco a un mega-evento internacional al que asisten hippies modernos y magnates tecnológicos por igual.

Cerca de 70.000 burners bajaron a la playa de un desierto de Nevada la semana pasada para celebrar la reunión anual de contracultura. El festival ofrece unas instalaciones artísticas surrealistas, más de 130 actos musicales, la visita de celebridades y una moda que no parece de este mundo.

Algunos afirman que para entender la magia del Burning Man hay que asistir en persona.

Mientras tanto, estas fotos de Burning Man 2017 te ayudarán a hacerte una idea de la magnitud del evento.

Cada año, se erige una ciudad en una remota franja de desierto en Nevada. Los burners llaman a esta metrópoli temporal "Black Rock City".

El festival se organiza todos los años de la misma forma: un semicírculo gigante.

Cerca de 70.000 personas, conocidas como "burners", asisten al evento de 9 días de duración.

Llegan en aviones privados, coches, o "vehículos mutantes".

Публикация от @kuveytopulos

Este árbol antropomórfico es en realidad un medio de transporte.

También esto.

Fundado en 1986, el Burning Man celebra nociones de auto-expresión, responsabilidad cívica y arte. Hay 10 principios básicos que ejemplifican la cultura del festival.

Estos van desde la "inclusión radical" - la creencia de que cualquier persona puede ser una parte del Burning Man - a la prohibición de patrocinios comerciales, transacciones y publicidad en los terrenos del festival.

No se compra ni vende nada en el evento. La gente regala los artículos.

Pero el festival no es gratis. Las entradas de 2017 tenían un precio inicial de 425 $ por persona.

Los participantes traen todo lo que necesitan, incluyendo comida, agua y refugio.

El festival también es conocido por sus tormentas de polvo. Las gafas y los pañuelos usados ​​en la cara pueden ayudar.

Algunos eligen unos nombres nuevos o “nombres playa”, en lugar de sus nombres verdaderos. La mujer que aparece abajo se llama Lulu.

La ropa es opcional.

Pero lo típico es ponerse un disfraz. Aunque la moda en la playa es imaginativa, los asistentes siguen las tendencias, incluyendo gafas, spandex brillantes, cuernos de unicornio...

... y mucho color.

Steve MacWithey, también conocido como "Man in the Mirror" (hombre en el espejo), hizo su traje de espejos a mano.

Los burners celebran fiestas salvajes que duran desde el amanecer hasta la noche.

Las multitudes de élite son comunes. Un 79% de los participantes en 2016 eran blancos y sus ingresos medios superaban los 94.000 dólares al año, más del doble de la media del condado.

El uno por ciento con más dinero ha invadido Burning Man. Y han traído el lujo con ellos.

Los ricos que acuden al festival pueden alquilar un avión privado o helicóptero para el evento. Una semana antes de que comience, los voluntarios preparan el aeropuerto de la ciudad de Black Rock en un camino polvoriento.

La compañía Black Rock Helicopters incluso decora el interior de sus vehículos con motivos del festival.

Hay una variedad de alojamientos para elegir, dependiendo del presupuesto.

La mayoría de los asistentes al festival se quedan en tiendas de campaña o acampan en sus propias furgonetas.

Muchos más se quedan en campamentos temáticos, donde se forman pequeñas comunidades. Los campamentos surgieron como una forma para que grupos de burners crearan espacios para experiencias interactivas. También ofrecen refugio.

Finalmente, los campamentos de lujo conocidos como "plug and play" empezaron a ganar terreno en el Burning Man. Los huéspedes pagan miles de dólares por noche para disfrutar de los lugares más exclusivos.

Los que quieren estar más aislados se alojan en los suburbios de Black Rock City, áreas lejanas que son menos densas.

Por supuesto, los burners a menudo quieren pasar dentro de su alojamiento el menor tiempo posible.

Esta pareja, Dustin Smith y Rebecca Wyatt, hicieron una boda en Burning Man - se casaron justo en medio del desierto.

Las instalaciones de arte son tan salvajes como siempre. Esta familia de osos estaba hecha de peniques.

Echa un vistazo a los osos de cerca.

Estos burners dieron una actuación de danza mientras la orquesta de "Playa Players Collective" interpretaba "Rites of Spring" de Stravinsky delante de un proyecto de arte enorme y brillante llamado "Tree of Tenere".

El equipo de Big Imagination Foundation montó este avión justo en el desierto.

Uno de los creadores de este avión se encontraba dentro de la instalación.

Un robot hecho de coches de juguete y figuras de acción nos da bastante miedo.

Un burner atraviesa la playa en un automóvil envuelto en un juguete de mono que toca un címbalo.

Muchos burners se paran a observar a una mujer de tres cabezas envuelta en sudarios.

También hay muchos espectáculos. Los alienígenas que se ven en la foto formaron un pequeño desfile.

Este artista hizo un espectáculo con fuego…

... mientras otro grupo de burners vestidos como animales peludos bailaban en un muelle.

Este año, el termómetro subió por encima de los 30 grados Celsius.

El festival es una ruptura temporal de la vida normal, hasta que todos tienen que volver a sus vidas el 4 de septiembre. La Black Rock City entonces desaparece – hasta el año siguiente.

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis