Cómo dejar de tener miedo y hacer realidad tus sueños
Clem Onojeghuo/Unsplash
Página principal Estilo de vida, Crecimiento personal

La periodista Sanika Tillway habla sobre cómo dejar de sentir lástima por ti mismo y tener miedo y empezar el camino hacia tus sueños.

Mucha gente, incluida yo misma, se queja de tener muchos objetivos, pero nunca los alcanza. El año pasado me puse el reto de escribir durante 365 días, y lo conseguí. Lo considero un logro porque me tropecé varias veces.

El año pasado sufrí una ruptura importante y pensaba que mi vida se iba a estancar. En vez de eso, escribir todos los días me ayudó a animarme y a seguir adelante todos los días. Era una de las pocas cosas que esperaba con ansias cuando ni siquiera tenía ganas de levantarme de la cama para enfrentarme al día.

Aunque ahora me encuentro mucho más sana tanto emocional como mentalmente, estoy agradecida por ese proyecto de pasión por estar ahí para motivarme, mantenerme ocupada y permitirme desahogarme y articular todas mis crudas y feas emociones en una pantalla en blanco. Por cierto, he hecho clic en "publicar" en varias de esas historias, incluyendo ésta que luego fue elegida por Thought Calatog.

Estoy muy lejos de mis metas a largo plazo. Pero no he dejado de intentarlo. Este proyecto de 365 días era una de las cosas que quería hacer, y este post es simplemente un intento de resumir todo lo que he aprendido sobre cómo se pueden lograr los objetivos.

¡Sal de ahí y haz algo!

Cómo dejar de tener miedo y hacer realidad tus sueños
Benjamin Combs/Unsplash

Solía ser una llorona. ¡Diablos, todos somos llorones! Algunos más que otros. ¿Sabes quiénes no son llorones? Los emprendedores. Así que deja de quejarte y empieza por algún lado.

Estuve haciendo un curso de contabilidad pública durante casi 5 años hasta que me di cuenta de que lo que realmente quería estudiar era comunicación. Pasaron 6 años hasta el día en el que decidí empezar otra carrera. Todavía no me he arrepentido de esa decisión. Esa fase desencadenó terribles peleas entre mis padres y yo. Todavía nos peleamos cuando hablamos sobre el tema, ya que esta decisión también afectó a otras cosas.

Pero no me arrepiento. Ahora me siento mucho más feliz y menos asfixiada, aunque sé que a la larga querré hacer algo en lo que no tenga un horario de oficina de 9 a 5.

Sé que todavía no estoy donde quiero estar dentro de 10 años. Pero al levantarme en vez de quejarme, avancé.

No importa si te mueves hacia adelante o hacia los lados, siempre y cuando hagas algo para cambiar tu situación actual. Al decidir cambiar mi situación, automáticamente di un paso hacia lo que realmente quiero.

Creo que sucedió con un gran sistema de apoyo - ¡mi mejor amiga! Pero también ocurrió porque elegí hacerlo con pasión. Me apunté a un curso de postgrado en publicidad; mis padres lo pagaron, aunque a regañadientes. Aprendí mucho. Gané un trofeo por ser la primera de la clase (algo que nunca había hecho antes). ¿Y sabes quién lo cogió como si fuera un bebé? ¡Mi padre!

Hubiera sido una contable de éxito (si, era buena) si hubiera acabado mis estudios. Pero incluso con el trabajo que tengo ahora, aunque muchos creen que gano menos que de contable (no estoy de acuerdo porque en realidad gano más que algunos de ellos), estoy bastante feliz con donde he llegado. Ahora me parece como una aventura que podría no haber sucedido nunca si no hubiera tomado la decisión de cambiar mi situación. Tan solo hay que cambiar la conciencia.

Sigue haciéndolo constantemente

Hace muchos años, alguien que conocí, un conocido, un buen escritor pero que no quería ganar dinero con ello, comenzó un proyecto diario de escritura. Siguió adelante durante un tiempo, pero otras cosas como el trabajo y la falta de tiempo se interpusieron en su camino. Sin embargo, lo único de lo que me di cuenta fue de que su forma de escribir había mejorado mucho con el tiempo.

Me percaté de algo similar durante el último año cuando escribí todos los días durante un año entero. Algunos días escribía muy bien, y otros no tanto. Pero algunos días, al menos una vez cada diez días, escribía maravillosamente. Recibí un feedback increíble.

Hice grandes amigos, y disfruté leyendo sus perspectivas. Fue muy embriagador.

Ojalá hubiera podido seguir adelante, pero me eché atrás por culpa del trabajo y otras limitaciones. Inventé excusas. Y mi escritura sufrió muchísimo por ello. Pero la única razón por la que pude producir buenos escritos fue porque seguí adelante - consistentemente, diariamente, intencionadamente.

Si quieres construir una casa, tienes que pensar en construirla. Tienes que golpear el martillo en la cabeza del clavo. Hay que colocar los ladrillos, construir una base sólida y trabajar para fortalecerla aún más. Tienes que intentar todas esas cosas antes de empezar.

Los castillos en el aire son fáciles, pero hacerlo bien es difícil. Son pocas las personas a las que se les presentan buenas oportunidades, y en la mayoría de las ocasiones, incluso las desperdician.

Tan solo unos pocos consiguen aprovechar una oportunidad potencial y construir algo para ellos mismos. Muy pocas de ellos logran mantenerlo.

Mantente hambriento todo el tiempo

Cómo dejar de tener miedo y hacer realidad tus sueños
Gaelle Marcel/Unsplash

El hambre es buena porque te enseña a buscar comida. Te enseña a ahorrar para un día lluvioso. J K Rowling fue rechazada cuando lanzó su primera novela como Robert Galbraith. Puede ser muy reconfortante descansar en los laureles pasados, lo único que te proporciona es complacencia, algo que nunca es bueno.

Al avanzar cinco pasos, te volviste mejor de lo que eras cuando empezaste, camina otros diez para llegar a ser aún mejor, y así sucesivamente... El progreso es siempre incremental. Nunca puedes llegar a la cima de una sola vez.

Cómo cada día te ayuda a estar un paso más cerca de tus metas

¿Recuerdas el Día de la Marmota? Siempre pienso en el personaje de Bill Murray como alguien que aprovechó al máximo el hecho de estar atrapado en un bucle temporal. Imagínate aprender a tocar el piano tan bien como lo hizo en la película. Una persona normal tardaría al menos 10 años. Eso es presumiblemente el tiempo que estuvo atascado en una línea temporal de la que nunca pensó que saldría.

Nunca dejes que el éxito se te suba a la cabeza. Es temporal. Es embriagador, pero rara vez dura. No puedes permitirte quedarte sentado. El hambre tiene que hacerte mejorar. Porque un día, ese esfuerzo constante te llevará a algún lado. Cuando estés allí, sabrás que no debes sentarte y descansar.

Evalúa. Cambia. Repite.

A medida que mejores, intuitivamente te darás cuenta de lo que va bien y lo que no va por buen camino. Da un paso atrás para evaluar lo que puedes hacer mejor. Entonces hazlo. Puede que te equivoques, pero lo más probable es que tengas razón más a menudo. Cada vez mejorará más y más en hacer lo que te conviene, conforme pongas más esfuerzo. Tal y como dijo Matt Damon en Marte:

"Resuelves un problema... y resuelves el siguiente... y luego el siguiente. Y si resuelves suficientes problemas, puedes volver a casa".

En tu caso, casa podría ser tu siguiente gran objetivo.

Comparte tu objetivo con otros hasta el punto de avergonzarte

Cómo dejar de tener miedo y hacer realidad tus sueños
Ben Duchac/Unsplash

Tendemos a ser modestos con nuestros proyectos porque creemos que son demasiado pequeños para hacer mella en el Universo. También creemos firmemente que probablemente fracasaremos. Eso es lo que nos detiene.

Pero cuanto más le hables a la gente sobre tus pasiones, más te esforzarás para conseguirlas. Cuanto más te expones, más te abres a la crítica y al escrutinio, lo que te hace querer hacerlo mejor.

Me volví increíblemente competitiva en lo que respecta a mi escritura cuando estaba en la cúspide de mi proyecto. Fue increíblemente adictivo y gratificante al mismo tiempo.

Compartir tus metas y pasiones con otras personas también te da un baño de realidad. Comparto mi escritura porque obtengo una perspectiva y retroalimentación valiosa que luego uso para mejorar mi escritura.

Vender tus sueños a otras personas solo te hará querer trabajar más duro. Hazlo por ti mismo. Hazlo porque querrás hacerlo mejor después de contárselo a la gente.

Haz todas estas cosas - diariamente, consistentemente, infaliblemente y verás cómo empiezan a cambiar las cosas.

Finalmente, agradece todo lo que el Universo te manda. La mayoría de nosotros tenemos unas vidas privilegiadas y aunque no debemos disculparnos por ello, debemos estar agradecidos por las cosas buenas que tenemos. Realmente creo que la gratitud por las bendiciones de hoy nos ayudará a tener mejor suerte en el futuro.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis