12 trucos que no sirven para absolutamente nada
Página principal Estilo de vida, Consejos

¿Quién se podría imaginar que un cuenco puede servir como amplificador improvisado para el IPhone? ¿O que las pinzas reversibles ayudan a aprovechar mejor la pasta de dientes? Algunos de estos trucos caseros, sin embargo, pueden traer más problemas de los que resuelven y lo cierto es que no consiguen ahorrar ni tiempo ni energía. Aquí están los trucos que posiblemente debes evitar.

1. Las tostadoras no sirven de horno para fundir el queso

El truco casero: hacer un sándwich de queso a la plancha colocando dentro las dos rebanadas de pan, con sus correspondientes lonchas de queso encima, en una tostadora tumbada.

Por qué esto es falso: aparte del peligro de incendio que esto supone, este método es simplemente ineficaz. Las rebanadas untadas pringarán el interior de la tostadora y el resultado final no tendrá la misma textura. Además, el pan, al ser expulsado, podría esparcir el queso derretido por todas partes.

2. Los rollos de cartón no funcionan bien como altavoces

El truco casero: introducir el teléfono dentro de una estructura hecha con los tubos del papel higiénico nos servirá, más o menos, de amplificador improvisado.

Por qué esto es falso: usando estos tubos, el sonido no gana en volumen; más bien, consigues que tanta cantidad de cartón lo amortigüe. Es mejor usar un cuenco, en el que las ondas de sonido rebotan hacia arriba y hacia fuera en lugar de quedar atrapadas en el interior de un aparatoso artilugio.

3. Las cucharas de madera no evitan que se desborden las ollas con agua hirviendo

El truco casero: colocando una cuchara de madera a lo largo de la olla en plena ebullición se evita que el agua rebose.

Por qué esto es falso: quizá tengas éxito con una olla hirviendo a fuego lento; no obstante, el verdadero reto son los borbotones provocados por la ebullición rápida. Como es de esperar, la pobre cuchara será engullida por el agua.

4. Los clavos son inútiles a la hora descorchar una botella de vino

El truco casero: descorchar una botella cuyo tapón está firmemente sujeto, clavando un clavo en el corcho y tirando de él hasta que salga por completo el corcho.

Por qué esto es falso: el truco tan solo funciona si pones unos cuantos clavos en el corcho. Si estás celebrando una gran fiesta de inauguración en tu ferretería, con toda seguridad podrás reunir clavos suficientes. De no ser así, mejor vete a buscar un sacacorchos normal y corriente.

5. Guardar las pilas en la nevera no hace que estas duren más

El truco casero: almacenar las pilas en un lugar frío, como la nevera o el congelador, con el fin de prolongar su vida útil.

Por qué esto es falso: en realidad, las temperaturas muy bajas pueden acortar su tiempo de duración. La condensación puede ocasionar corrosión o daños en el sellado.

6. Los botes de ketchup no ayudan a verter la masa para las tortitas

El truco casero: los botes vacíos de kEtchup son geniales para guardar y servir la masa de hacer tortitas.

Por qué esto es falso: para empezar, tienes que apañártelas para introducir la masa en el bote y seguro que algo vas a ensuciar. Después, la única opción que tienes con el chorrito que deja pasar es hacer unas tortitas enanas. Además, puede que encuentres un sutil sabor a ketchup.

7. Presionar los tomates cherry entre dos tapas de táper no hace más fácil su corte

El truco casero: en lugar de cortar de uno en uno los tomates cherry, se colocan un puñado entre las dos tapas y se realiza un corte horizontal de todos a la vez.

Por qué esto es falso: sobre el papel, la idea parece que puede funcionar; sin embargo, del dicho al hecho hay un gran trecho. El jugo del tomate salpicará por todas partes y, aun así, no conseguirás un corte limpio e igualado.

8. Agitando la bolsa de palomitas no lograrás quitar los granos que no han explotado

El truco casero: los granos de maíz sin explotar se pueden sacar sin tirar las palomitas, abriendo la bolsa lo justo como para que caigan mientras las agitas.

Por qué esto es falso: si no tienes mucha prisa en comerte las palomitas, el truco funciona. Pero vas a tener que menearlas un buen rato hasta que los granos se cuelen a través de las palomitas hinchadas. Quizás, resulte mejor dejarlas en el fondo de la bolsa.

9. Dos trozos de un vaso de plástico no van a amplificar los altavoces del portátil

El truco casero: seccionas un vaso de plástico en dos y colocas las dos mitades resultantes sobre el portátil, con lo cual obtendrás una estupenda elevación del volumen producido por los altavoces.

Por qué esto es falso: a diferencia del truco de meter el smartphone en un cuenco, el vaso de plástico no consigue que las ondas de sonido reboten hacia arriba y hacia fuera. Lo único que hace es orientarlas hacia el teclado.

10. Las pelotas de tenis no pueden desbloquear las puertas de un coche

El truco casero: si se te han olvidado las llaves dentro de un coche cerrado, presiona una pelota de tenis contra la cerradura. De esta forma, se genera una columna de aire que desplaza el seguro dejando la puerta abierta.

Por qué esto es falso: este truco fue una táctica usada para atraer la atención que se hizo viral en 2007. Desde entonces, ha sido desacreditada por una multitud de internautas anónimos e incluso por los mismísimos protagonistas del programa Cazadores de mitos. Sencillamente, no existe ninguna explicación científica que apoye esta técnica.

11. Hacer pis sobre una picadura de medusa no alivia el dolor

El truco casero: unos “amigos” nos han asegurado que orinando sobre la picadura de una medusa de otra persona (o sobre la de uno mismo) se alivia el dolor causado por el veneno.

Por qué esto es falso: el orín empeora el daño provocado por la picadura, ya que puede agravar la zona de la herida al estimular la secreción de más veneno. Será mejor sustituirlo por un analgésico oral.

12. Las sobras de pizza no quedan más crujientes en el microondas si las calientas junto con un vaso de agua

El truco casero: colocando una pizza del día anterior en el micro junto a un vaso de agua, se consigue una sabrosa corteza crujiente, como recién horneada, debido a que el agua, al absorber la humedad, calienta con un calor “seco”.

Por qué esto es falso: los microondas calientan mediante la irradiación de ondas, elevando la temperatura del agua que hay en los alimentos, desde el interior hacia el exterior. Para tostar algo, se necesita trasmisión de calor por convección, o por aire caliente, para que los alimentos se calienten desde el exterior hacia el interior. El vaso de agua no sirve de nada.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis