7 cosas que debes hacer para alcanzar el bienestar financiero
Página principal Estilo de vida, Finanzas personales

Ryan Sterling, vicepresidente senior de Capital Group, ha trabajado con clientes muy ricos ofreciendo asesoramiento, y ahora nos cuenta lo que los jóvenes - y cualquier persona - pueden hacer para hacerse ricos.

La planificación financiera no suele ser algo que llame demasiado la atención de la mayoría de adolescentes.

El instituto, los deportes y las actividades sociales tienen prioridad a la hora de administrar el dinero. Crear un presupuesto y ahorrar para la jubilación parece algo demasiado lejano.

Dicho esto, las cosas suelen cambiar bastante rápido, y antes de que te des cuenta pasas de ser un adolescente despreocupado a ser un joven con préstamos estudiantiles y deudas de tarjetas de crédito. Vivir al día con tu sueldo sin ahorrar - o sin tener un plan para crear ahorros - puede hacerte sentir como si estuvieras pendiendo de un hilo. Y, en muchos sentidos, así es.

Así es cómo se sintieron Alexa DuPont y John Moore, fundadores de Cents Ability, una organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York, cuando se hicieron adultos. A pesar de contar con estudios universitarios y un trabajo, se vieron ahogados por las facturas. Dupont y Moore se dieron cuenta de que no tenían ni idea de cómo administrar sus finanzas y ahorrar.

Como resultado, crearon Cents Ability con el fin de ayudar a los adolescentes a alcanzar sus metas aprendiendo cómo gestionar sus finanzas. Me asocié con Cents Ability y utilizo sus consejos cuando doy mi clase de educación financiera en el Bronx Youth Center y, aunque este consejo está hecho a medida para adolescentes, sigue siendo aplicable a cualquier persona que desee construir y hacer crecer su riqueza.

1. Fíjate unas metas financieras

Como cualquier cosa, la clave para construir riqueza empieza con el objetivo de construir riqueza. Suena obvio, pero conforme pasa la vida, resulta fácil perder el enfoque conforme las metas profesionales y personales empiezan a ganar importancia.

Independientemente de si tu meta es ahorrar un 1 millón cuando tengas 40 años, comprar una casa, jubilarte a los 60 o abrir un negocio dentro 10 años, todo comienza con una meta.

Anota tus objetivos, asegurándote que cumplen con estos requisitos: son específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos. Al llevar a cabo este ejercicio, te quedará claro en qué estás trabajando y te será más fácil centrarte en ello.

2. Crea un presupuesto y síguelo

Para crear riqueza, todos los planes comienzan con un presupuesto. Sin un presupuesto, resulta fácil que gastes demasiado y ni siquiera sepas dónde acaban tus ahorros.

Un ejercicio semanal que puedes seguir es anotar todos tus gastos para saber exactamente dónde estás gastando tu dinero. Y lo que es más importante, dentro de tu presupuesto, guarda una partida para los ahorros. Si te comprometes a ahorrar una cantidad fija cada mes como parte de un presupuesto, acabarás convirtiéndolo en rutina y te sorprenderás de lo rápido que crecen tus ahorros.

3. Consigue unos activos que se aprecien con el paso del tiempo

"Posee algo", me dijo un colega en una ocasión cuando acababa de empezar la carrera. Ese consejo ha seguido conmigo hasta el día de hoy con un pequeño ajuste - posee cosas que se aprecien con el tiempo.

La mayoría de los artículos que compramos se deterioran y, como resultado, pierden valor. Estos activos incluyen ropa, electrodomésticos, muebles, coches y otros "juguetes". Si bien todos estos elementos son necesarios para la vida diaria, tendemos a gastar en exceso en estos "activos depreciadores" a expensas de acumular "activos revalorizables" - activos que producen un flujo real de ingresos y/o se apreciarán con el tiempo.

Ejemplos de ello son la inversión en el mercado bursátil, los bienes inmuebles (tanto personales como de alquiler), el interés en una pequeña empresa, etc. Es importante destacar, sin embargo, que la inversión en bienes que se aprecien debe hacerse cuando cuentes con una sólida base de ahorros de al menos seis meses de gastos de subsistencia.

4. Piensa a largo plazo

Como cualquier cosa verdaderamente gratificante, la creación de riqueza requiere tiempo y práctica. En vez de obsesionarte con tu meta final, concéntrate más en hacer un progreso constante con el tiempo.

Recomiendo elaborar un balance personal cada trimestre. En esta hoja de balance enumera todos tus activos - el efectivo que tengas en cuentas de ahorros y cuentas corrientes, el saldo de tu cuenta de jubilación, el saldo de tus cuentas de corretaje, el valor de tu casa (si eres el dueño), etc - y deduce esos activos frente a todos tus pasivos - deudas de tarjetas de crédito, deudas de préstamos estudiantiles, hipotecas, etc.

Mediante el seguimiento de tu progreso serás capaz de ver unos resultados constantes a lo largo del tiempo, lo que te dará la confianza de que acabarás alcanzando tu objetivo final. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunos de los activos que poseas (principalmente las acciones) fluctuarán significativamente de un trimestre a otro y es fundamental contener la emoción durante los períodos de subida y mantener la cabeza fría durante los mercados bajistas.

5. Ten cuidado con las opciones de pago fáciles

Me sorprende lo fácil que resulta gastar tu dinero a día de hoy.

Solía pensar que al usar las tarjetas de crédito gastaríamos menos, pero ahora que podemos pagar fácilmente a través de Internet, que nos entregan los productos en el mismo día, y que podemos pagar con nuestros relojes o smartphones, los minoristas han hecho que gastar dinero sea increíblemente fácil.

Aunque disfruto de las comodidades de la tecnología moderna, también entiendo la noción básica de que cuanto más me cuesta comprar algo, menos inclinado estoy a hacerlo. Si te comprometes a caminar o conducir al restaurante en lugar de pedir comida por Internet, más probable será que te des cuenta de que ya tienes comida suficiente en casa.

Cómo dejar de seguir la moda y ahorrar

Si te comprometes a ir a unos grandes almacenes para comprarte esa prenda de ropa que has visto en Internet, más probable será que solo compres cosas que realmente necesitas.

Los estudios han demostrado que si pagas con dinero en efectivo estás menos inclinado a gastar en exceso ya que de esta forma realmente estás viendo dinero real pasando de tus manos a las del vendedor. Conclusión: haz que gastar te resulte más difícil.

6. Conoce y vigila tu calificación de solvencia

Tener una buena calificación de solvencia te ayudará a tener unos mejores tipos de interés al comprar tu primera casa, refinanciar préstamos estudiantiles, o cualquier otra compra importante en la que tengas que pedir un préstamo.

Muchos jóvenes adultos no son conscientes de lo fácil que resulta dañar tu calificación de solvencia y, una vez dañada, es posible que pase mucho tiempo hasta que puedas repararla. Los componentes más importantes de calificación son tu historial de pago y la relación entre deuda y crédito, así que asegúrate de nunca olvidarte de hacer un pago.

De esta manera no solo evitarás acumular unos intereses innecesarios y costosos, sino que también reducirás los intereses que tendrás que pagar en créditos futuros cuando decidas comprar activos importantes como una casa. Piensa en los tipos de interés como el coste del dinero y, como con cualquier cosa, quieres que este coste sea lo más bajo posible.

7. Sé honesto contigo mismo

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero uno de los consejos financieros más importantes es ser honesto contigo mismo sobre tu situación financiera.

Reconozco que esto puede resultar aterrador, pero es imposible construir riqueza si no te enfrentas a la realidad. Independientemente de si estás empezando y no quieres admitir que no puedes hacer un viaje ya que no tienes suficiente dinero, o de si estás atrapado por errores financieros pasados y quieres ignorar el problema, la única manera de dar un paso en la dirección correcta es ser honesto contigo mismo, con tus amigos y con tu familia.

Seguramente te sorprendería la disposición de tus amigos a ajustar sus planes para que puedas ir con ellos (de hecho, puede que se sientan de la misma manera) y cómo tu familia puede ayudarte a pasar por ese difícil momento. Es lo mismo que sucede con tu salud física - si la ignoras, las enfermedades y las dolencias pueden convertirse en algo mucho peor.

Si has descuidado tus finanzas en el pasado y sientes que te encuentras en un hoyo, no te asustes, siempre hay una salida. El viaje hacia el millón de dólares comienza con ser honesto acerca de dónde estás y dónde quieres estar y antes de que te des cuenta, verás el progreso.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis