telegramyoutube
 La crisis migratoria en Europa sin final a la vista
AP Photo/Emilio Morenatti
Página principal Opinión, Crisis migratoria, Unión Europea

La crisis migratoria está lejos de terminar y no lo hará mientras la guerra de Siria y la anarquía en Libia continúen.

La canciller alemana, Angela Merkel, puede que haya ajustado sus políticas después de la afluencia de refugiados del año pasado. Sin embargo, el domingo, fue castigada por los votantes en el distrito electoral de Mecklenburg - Pomerania Occidental. Esa es una señal de que la crisis migratoria de la Unión Europea está aún lejos de resolverse.

Desde marzo, cuando Merkel impuso un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía bajo el cual los inmigrantes indocumentados que llegan a las islas griegas desde los puertos turcos deben ser enviados de vuelta, el flujo de refugiados de Turquía a Europa ha disminuido de manera considerable. Eso no es debido a que el acuerdo esté funcionando como está escrito: Según la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, solo 468 personas han sido devueltas a Turquía desde marzo, una pequeña parte de las 16.688 que llegaron a las Islas Griegas desde Turquía entre el 20 de marzo y el 4 de septiembre.

La simple posibilidad de ser enviado de vuelta a Turquía ha reducido el número de llegadas diarias a las islas griegas de 6.360, en octubre de 2015, a 111 en agosto. Este efecto psicológico no es mitigado por la evidente tensión entre Turquía y la Unión Europea, que es causada por un lado por la inquietud de los europeos por el autoritarismo del presidente Recep Tayyip Erdogan y, por otro, por el resentimiento de Turquía por el retraso del envío por parte de la Unión Europea de ayuda financiera para los refugiados, así como por la supresión de los visados ​​de corta duración para los turcos. Pero incluso una disposición tan inestable como ésta introduce una incertidumbre adicional a los planes de alto riesgo de los sirios que huyen.

Además, los países a lo largo de la ruta migratoria desde Turquía han reforzado la publicidad negativa de la ruta: Macedonia, por ejemplo, ha cerrado prácticamente toda su frontera con Grecia. Aunque es evidente que por ahora estas medidas no resuelven el problema y han hecho que las rutas migratorias alternativas más largas y peligrosas parezcan relativamente más atractivas.

Algunos días, las llegadas de refugiados a Italia coinciden con el elevado número de las islas griegas el año pasado. En agosto, el número medio de llegadas alcanzó 686 al día, frente a 263 en octubre de 2015.

La mayoría de estos inmigrantes llegan a través de Libia, un país con el que la Unión Europea no es capaz de llegar a un acuerdo similar al de Turquía. "El gobierno de Acuerdo Nacional" del país ha rechazado la posibilidad porque no quiere comprometerse a recibir refugiados: El Estado libio no tiene dinero, ni infraestructura ni la autoridad suficiente para albergar refugiados del mismo modo que lo ha hecho Turquía con los 2,7 millones de sirios, que ha instalado temporalmente en los campamentos y las comunidades de acogida.

Dado que Europa no puede enviar inmigrantes de vuelta a Libia, hace que ésta sea la ruta preferible para los turcos, a pesar de que la probabilidad de morir en el mar es mucho mayor en un viaje de Libia a Italia que en uno de Grecia a Turquía. Esto explica por qué el número de inmigrantes que mueren o se pierden en el mar no ha disminuido desde el año pasado: 3.169 de ellos han fallecido o desaparecido en lo que va de 2016, en comparación con 3.777 en todo el 2015, y el número de inmigrantes es en realidad más alto que el del año pasado. La mayoría de las muertes se producen en la denominada ruta central del Mediterráneo, entre Italia y Malta.

Italia es más rica y menos incompetente desde el punto de vista burocrático que Grecia, por lo que ha servido como una barrera más fiable para los inmigrantes que esperan terminar en el norte de Europa. En mayo, Austria incluso detuvo la construcción de un muro en la frontera italiana y aseguró que la afluencia de inmigrantes estaba bajo control. Sin embargo, esto no afecta a la situación en Alemania.

Según la Oficina Federal de Migración y Refugiados de Alemania, se presentaron más peticiones de asilo entre enero y julio de 2016 que en todo el 2015 – 479.620 frente a 476.649. Por tanto, el número de solicitudes no baja, sino que realmente está aumentando.

Mientras que el número de llegadas ha disminuido a causa de las políticas más estrictas, el servicio de migración – cuyo presupuesto, personal y eficiencia han mejorado este año con la ayuda de los servicios de la consultoría McKinsey, por un valor de 10 millones de dólares – ha tenido un enorme retraso. La continua presentación de nuevas solicitudes significa que están llegando todavía más personas y que algunos de los que llegaron antes siguen aún sin papeles. Esto significa que ni siquiera han comenzado a integrarse en la sociedad y en el mercado de trabajo alemán, aunque con el tiempo planean hacer eso.

Las cientos de miles de llegadas nuevas en un limbo burocrático no ayudan a solucionar el problema político de Merkel. En Mecklenburg - Pomerania Occidental, su partido perdió solo 4 puntos porcentuales en comparación con los resultados de 2011, y eso probablemente todavía será parte de la coalición de gobierno dirigida por los socialdemócratas, que ganaron una mayoría relativa, al igual que en 2011. Sin embargo, la Unión Cristianodemócrata (CDU) quedó en segundo lugar tras la Alternativa para Alemania (AfD), que, con el 20,8% de los votos, es ahora el segundo partido más fuerte del país.

Eso no es una tragedia – Mecklenburg West Pomerania es un pequeño estado y la AfD no gobernará allí – pero el resultado del partido ha sido uno sin precedentes para una fuerza de derecha alemana, y que representa un peligro para Merkel si decide presentarse de nuevo como candidata a canciller el próximo año, así como para su partido de centro-derecha si se hace a un lado. La política interna alemana determina la necesidad de una solución menos improvisada para la crisis de los refugiados que el acuerdo de Turquía.

Otros grandes países europeos – especialmente Italia, como un punto de tránsito cada vez más importante, y Francia, donde los transportistas de larga distancia están protestando contra el campamento de inmigrantes cada vez más incontrolable y peligroso cerca de Calais – también necesitan una solución más duradera, pero sus líderes no pueden exponerse al tipo de reacción violenta que Merkel ha estado mostrando. Para empezar, sus posiciones no son tan fuertes como la suya. Pero si estos países no pueden recibir más refugiados, las opciones para una solución coordinada a nivel europeo están bastante limitadas a cerrar las fronteras externas de la unión – una proposición costosa que sería difícil de llevar a cabo, especialmente en vísperas de las elecciones que van a tener lugar en varias grandes naciones.

La crisis está lejos de terminar y no lo hará mientras la guerra de Siria y la anarquía en Libia continúen. Europa no puede ser una fortaleza inexpugnable, por lo que necesita ser una fuerza más fuerte para la paz.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar