telegramyoutube
Estados Unidos ahora es un país al que pueden ignorar
Jason Reed/Reuters
Página principal Opinión, Siria, Rusia, Turquía, China, OPEP, Obama, EE. UU., Donald Trump, Irán
Tema de actualidad
27 de Diciembre de 2016
2601 2k

Un resumen de los ocho años de mandato de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.

Uno de los legados más importantes del presidente Barack Obama es la sensación de que Estados Unidos ya no es la potencia mundial dominante: puede ser ignorada. Es una nueva realidad que se ha hecho evidente este año, como varios regímenes autoritarios y movimientos populistas han demostrado. La Rusia del presidente Vladimir Putin ha estado a la vanguardia de este esfuerzo. El martes, los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia, Irán y Turquía se reunieron en Moscú para hablar sobre un plan para Siria. Estados Unidos no fue invitado. Durante esa reunión, los ministros aprobaron una declaración en la que los tres países se mostraban dispuestos a servir como los garantes de un acuerdo entre el gobierno sirio y la oposición. Según la declaración, el resto de países "involucrados en la situación" pueden unirse.

Este es el tipo de llamamiento que Estados Unidos se acostumbró a hacer durante las décadas posteriores a la Guerra Fría. Ahora, tres regímenes autoritarios –uno de ellos, el del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, un aliado cada vez más simbólico de Estados Unidos, y los otros dos enemigos públicos de EE. UU. –se sienten lo suficientemente poderosos como para asumir un importante papel en una región donde tal vez actúa la mayor amenaza para Occidente, el Estado Islámico.

Rusia parece estar trabajando con determinación junto con los aliados estadounidenses menos democráticos. A principios de este mes, rompió con la práctica de larga data y se unió a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en una promesa de reducción de la producción del petróleo. En estas negociaciones, Rusia tuvo que tratar con Arabia Saudí, ayudando a garantizar el consentimiento de Irán para un límite de la producción. Qatar, otro estado del Golfo aliado de Estados Unidos, está participando en un poco claro pero importante acuerdo de privatización como uno de los compradores de una participación del 19,5% en la petrolera rusa Rosneft (LSE IOB: Rosneft [ROSN]).

Rusia no se ha mostrado reacia a hablar con Estados Unidos –lo ha hecho repetidamente para abordar el tema de Siria – pero no sirvió de nada, en parte porque la administración Obama nunca quiso hacer tratos con Putin. Al parecer, a las autoridades del Kremlin no les gustó la experiencia. En un discurso reciente, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo:

"El contacto permanece, pero cada vez que estamos de acuerdo en algo, los estadounidenses se alejan de lo acordado".

Así que el Kremlin está construyendo abiertamente relaciones con otros jugadores de Oriente Medio –cuyos procesos de toma de decisiones se parecen más a los de Moscú que a los de Washington– para eludir a EE. UU. Turquía, Arabia Saudí y Qatar no tienen que traicionar a Estados Unidos por hablar con Moscú por su cuenta –pero tampoco sienten la necesidad de incluirlo en las negociaciones.

Otro país autoritario, China, no ha hecho caso omiso de las demandas de Estados Unidos para que detenga los proyectos de reclamación en las disputadas islas Spratly en el Mar de China Meridional, que al parecer ha militarizado las islas. Todavía no ha atacado a buques o aviones estadounidenses en la zona, pero al incautar un dron submarino de Estados Unidos la semana pasada, mostró que podría hacerlo.

Los ciudadanos británicos también ignoraron las advertencias estadounidenses cuando votaron a favor del Brexit. Y ahora, el gobierno del Reino Unido, el aliado más especial de Washington en Europa, continúa ignorando los intereses de Estados Unidos al mantener la incertidumbre sobre su futuro acuerdo con la Unión Europea.

La mayoría de los restantes miembros de la Unión Europea son mucho menos pro-estadounidenses que el Reino Unido, y la influencia de EE. UU. en el bloque está en decadencia.

Incluso en Alemania, que posee una deuda histórica con Estados Unidos, el sentimiento anti-estadounidense es fuerte: la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) propuesta por Obama es inmensamente poco popular allí. Incluso si EE. UU. quisiera seguir impulsándola, probablemente no tendría ninguna oportunidad en la Unión Europea actual. Y si los líderes populistas nacionalistas avanzan en varias elecciones europeas previstas para el próximo año, Estados Unidos podría obtener aún menos cooperación fuera de Europa.

La creciente tendencia a excluir o ignorar a Estados Unidos es un resultado directo de la incoherente política exterior de Obama, que ha sido considerada una basada en valores, pero gran parte del mundo no comparte los valores de hipocresía de Estados Unidos o lo acusa de arrogancia. Este tipo de posicionamiento requería consistencia y una voluntad de poner a los militares estadounidenses detrás de los principios que la nación supuestamente defendía. Sin embargo, ambas cosas han desaparecido.

Estados Unidos se ha mostrado tanto agudo como tímido en Oriente Medio y Siria ha convencido a muchos gobernantes locales de que Putin está más involucrado en los asuntos de la región y, por lo tanto, es un socio negociador esencial.

Obama trató de ser tanto cordial como firme con China. Pero ninguno de los dos tratos funcionó. Los líderes chinos consideraron que el "giro de Estados Unidos hacia Asia", anunciado durante el primer mandato de Obama, era principalmente un esfuerzo de contención de China. El segundo mandato de Obama, con el acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica claramente destinado a reducir el poder económico de China, no sirvió de nada. China está tratando de hacer acuerdos comerciales bilaterales y fortalecer sus defensas con poca deferencia hacia Estados Unidos.

En Europa, Obama ha seguido siendo muy querido durante sus ocho años de mandato, pero, aparte de la ATCI, su administración no ha hecho nada por los aliados estadounidenses en el continente. Los fracasos liderados por Estados Unidos en Libia y Siria inundaron la Unión Europea con refugiados, pero EE. UU. no ofreció ayuda. Obama prometió protección a los estados bálticos contra la posible agresión rusa que temían, pero el volumen de la ayuda militar que finalmente llegó los dejó tan temerosos como antes. Ucrania, que esperaba la ayuda estadounidense en un enfrentamiento armado continuo con Rusia, también obtuvo menos de lo que esperaba. No recibieron armas letales de Estados Unidos, y Alemania y Francia fueron abandonadas en la negociación de un acuerdo de paz con Putin mientras la administración Obama retrocedía en el asunto.

Bajo el gobierno de Obama, Estados Unidos logró proyectar una imagen de un país centrado por completo en sus propios intereses, a veces disfrazados de valores, pero poco dispuestos a apostar mucho por defenderlos. Logró parecer pasivo-agresivo tanto para los aliados como para los rivales.

Los defensores de una política exterior estadounidense basada en valores temen que Donald Trump no persiga una así, prefiriendo un enfoque transaccional. Eso está bien si la alternativa es la insistencia de Obama en valores sin una acción fuerte para respaldarla. Tal vez Estados Unidos no pueda permitirse ser más contundente: no hay apoyo electoral para los hombres sobre el terreno en Oriente Medio, mucho menos para arriesgar enfrentamientos con Rusia o China. Pero eso implica que Estados Unidos no debería pretender proyectar los principios democráticos liberales a nivel internacional: Será una promesa vacía.

Sin embargo, romper el molde de los valores y pasar a una diplomacia transaccional no es un camino fácil. Requiere una comprensión clara de los intereses empresariales y militares de Estados Unidos en todos los lugares del mundo y de lo que el país está dispuesto a renunciar para asegurar estos intereses. Una transacción implica dar y recibir –un concepto que fue ignorado durante los años de Pax Americana. Tal vez Trump esté interesado en avanzar en esa dirección, pero necesitaría una comunidad de política exterior diferente.

Lea también:
Por favor, describa el error
Cerrar
¡Nos alegramos de tenerle con nosotros!
Buenas noticias: ahora tenemos cotizaciones de mercado gratuitas. ¡Haga clic en el botón para empezar a utilizarlas ahora!
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis
Cerrar
Disfrute Insider.Pro sin anuncios y ayúdenos instalando nuestro plugin para Google Chrome
Instalar