McDonald's es otra víctima de la guerra por el Mar del Sur de China
Carlos Barria/File Photo/Reuters
Página principal Opinión, EE. UU., China

Panos Mordukatas, colaborador de la revista Forbes y catedrático de Economía habla acerca de por qué la compañía ha vendido sus negocios en China y Hong Kong.

McDonald's (NYSE: McDonald's [MCD]) no se ha pronunciado sobre la disputa en el Mar del Sur de China, ni tampoco se ha puesto del lado de nadie en lo que se refiere a China y sus vecinos.

Sin embargo, las disputas del Mar del Sur de China pueden haber tenido algo que ver con la decisión de la compañía de vender sus negocios en China continental y Hong Kong por 2.080 millones de dólares a Citic, un conglomerado estatal, y Carlyle Group, una firma de capital privado.

¿Por qué ha ocurrido eso? Las disputas del Mar del Sur de China han encendido el nacionalismo chino contra todos los países que se oponen al objetivo de China de controlar la región.

Y EE. UU. está en la parte superior de la lista, al igual que las empresas que son iconos de negocios estadounidenses – como McDonald's, Apple y otras.

El julio pasado, las tiendas de Apple (NASDAQ: Apple [AAPL]) en China atrajeron las protestas de los nacionalistas que intentaban boicotear los productos de Apple. ¿Por qué? Porque EE. UU. ha estado del lado de Filipinas en la disputa del Mar del Sur de China. Eso es algo que Pekín y los nacionalistas que llevaron su mensaje a las calles no pudieron aceptar ni comprender.

Una semana antes, un tribunal internacional de arbitraje declaró que China no tiene título histórico sobre las aguas del Mar del Sur de China – una decisión que sirvió para contener la ambición de China de controlar el comercio y los recursos en la región.

Sin embargo, el fallo supuso una gran victoria para Filipinas, que presentó el caso en 2013 bajo el Anexo VII de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM), el principal tratado que rige el derecho marítimo internacional.

El fallo, que también fue una victoria para EE. UU., un aliado cercano de Filipinas, significa que el Mar del Sur de China no le pertenece a China. Y Pekín no puede escribir legalmente sus propias normas de navegación en el Mar del Sur de China ni controlar el comercio en una de las vías navegables más concurridas del mundo.

El problema es que China ha desafiado el fallo arbitral. Pekín continúa usando un lenguaje agresivo, afirmando su soberanía sobre el mar y las áreas adyacentes, declarando que está listo para defender su soberanía sobre las aguas militarmente.

Eso ha provocado protestas contra las compañías estadounidenses populares como Apple – y las cosas han empeorado en las últimas semanas después de las escandalosas declaraciones del presidente filipino Rodrigo Duterte.

Es justo decir que McDonald's ya tenía muchos problemas en China que deben haber contribuido a la decisión de la empresa de ceder el control a una entidad local. Pero podrían ser perfectamente las disputas sobre el Mar del Sur de China las que han llevado a la empresa al punto de inflexión.

Lea también:

Хотите узнать больше о гражданстве за инвестиции? Оставьте свой адрес, и мы пришлем вам подробный гайд

Por favor, describa el error
Cerrar
Cerrar
Gracias por registrarse
Dele a me gusta para que podamos seguir publicando contenidos interesantes gratis